Diario saudita: El ataque de Hamas fue una operación suicida contra mujeres y niños para frustrar los planes de paz y desarrollo regional

Joe Biden y Mohammad bin Salman Foto ilustración: SPA Saudi Press Agency vía Wikimedia Commons CC BY 4.0

En un artículo del 18 de octubre de 2023 en el diario saudí Okaz, el periodista Fahd Ibrahim Al-Dughaither describió el ataque de Hamás del 7 de octubre contra Israel como una «operación suicida total, cuyas víctimas fueron mujeres y niños inocentes» y que de ninguna manera correspondió a los deseos de los pueblos de la región. El objetivo de este ataque sin precedentes, escribió, era frustrar los esfuerzos de desarrollo regional liderados por el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman y poner fin a la normalización entre Arabia Saudita e Israel, que podría haber llevado al establecimiento del Estado palestino.

La siguiente es una traducción del artículo:

«Repasemos rápidamente el ambiente en la región antes del 7 de octubre de este año. En los últimos cinco años apareció un nuevo eslogan, liderado por el Reino Árabe de Arabia Saudita, que atrajo considerable atención: el eslogan de «primero el desarrollo», no sólo en Arabia Saudita, sino a nivel regional. Esto se conoció como [la visión de Oriente Medio como la] «Nueva Europa», y en su núcleo está el [objetivo de] cultivar al individuo y fomentar la innovación y la creatividad. Esta tendencia sin precedentes en nuestra región después de décadas de fracaso político y militar, que estuvo acompañada de reacciones ampliamente positivas, especialmente entre los jóvenes, llevó a la desaparición de las consignas vacías de nacionalismo, resistencia e islamización que han sido repetidas incesantemente por algunos de los regímenes y milicias que dominaron la arena durante más de cincuenta años. Este programa, y cada palabra pronunciada por el príncipe heredero saudita [Mohammed bin Salman], fue la comidilla de la región, infundiéndole un espíritu de optimismo y esperanza. Las entrevistas mediáticas con este joven líder se convirtieron en las más vistas tanto en la región como en todo el mundo.

En este contexto, el reino, junto con la mayoría de los Estados donantes del Golfo, decidió adoptar un nuevo principio en su prestación de apoyo y ayuda. No habrá apoyo sin una viabilidad económica que produzca beneficios adecuados, los mismos que se obtendrían con cualquier inversión financiera. Lo que esto significa es que no se harán más transferencias [financieras] (que en realidad eran subvenciones) a organizaciones o gobiernos en los países que reciben apoyo. En cambio, estas subvenciones se convertirán en programas de desarrollo. Pero el éxito de esta medida naturalmente requiere esfuerzos coordinados de todos los países de la región, a fin de eliminar los obstáculos y allanar el camino para acuerdos políticos pendientes, que pueden perturbar o retrasar el éxito previsto.
Para ello, Arabia Saudita aceptó la mediación de China y llegó a un entendimiento con Irán sobre planes de cooperación económica. Se reabrieron las embajadas y se reintegró a los embajadores. Arabia Saudita también aceptó la mediación del gobierno estadounidense con respecto a la perspectiva de normalización con Israel, bajo condiciones específicas que conducirían al establecimiento de un Estado palestino (la solución de dos Estados), junto con otras condiciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita. A pesar de la manifiesta terquedad de Israel, las indicaciones que surgen de los principales think tanks de Occidente no descartan la posibilidad de que Israel acceda a estas demandas, aunque sea gradualmente. Antes de esto, Arabia Saudita abordó la cuestión de Yemen con un espíritu de reconciliación y optimismo futuros, lo que devolvió la esperanza y la seguridad a los yemeníes, elevó el nivel de ingresos de sus residentes y estimuló la reconstrucción de lo que fue destruido en las guerras.

En este punto, ellos (no es necesario nombrarlos) sintieron que el asunto se había vuelto serio, y que Israel podría aceptar concesiones que ellos mismos no habían podido obtener durante su «lucha». En otras palabras, ellos sintieron que se les había quitado la iniciativa de las manos. De repente, al amanecer de ese sábado, se abrió un nuevo frente entre Hamás e Israel. Si tan solo hubiera sido como sus predecesores, sin esta escalada de violencia y ataques contra civiles, que llevó el conflicto a la espantosa situación humanitaria que estamos presenciando hoy. Lo que ahora ha ocurrido, como señalaron muchos observadores, fue una amplia operación diseñada para producir indignación y reacciones que neutralicen los planes de desarrollo que sirven como alternativa a la paz. Esto se hizo para enterrar estos planes y destruir sus posibilidades de éxito mientras aún están en sus primeros pasos.

Esta fue una operación suicida total, cuyas víctimas fueron mujeres y niños inocentes. Una acción que supera todos los conflictos anteriores entre Hamás e Israel. No hace falta decir que lo que ocurrió, a diferencia de conflictos anteriores y basándose en indicios que lo corroboran, no refleja en absoluto la voluntad de las sociedades de la región, y especialmente la voluntad de la sociedad palestina, incluidos sus hombres y mujeres jóvenes. Hoy hay una nueva generación cuyos miembros nacieron después de las derrotas y han sido testigos de varios fracasos en su toda la vida, ya sea en Palestina, Líbano o Siria.

Hagamos una vez más la misma pregunta que se repite después de cada acción irresponsable: aparte de Netanyahu y su inestable gobierno – que recibió un regalo de salvación de Hamás – ¿quién se beneficia de esta destrucción? Una vez más habrá una rendición ante las milicias apoyadas por ‘factores extranjeros’, algunas de las cuales son árabes, que llevarán la situación a estar lejos de proporcionar los elementos básicos de la vida, los medios de subsistencia, la competencia sana y la innovación. ¿Nos hemos embarcado en otros cincuenta años que no lograrán producir soluciones alternativas ni horizontes positivos que pongan fin al conflicto [sino] que lo pospondrán para las generaciones futuras?

En cualquier caso, los estados del Golfo continúan construyendo su [capital] humano y su economía. Nuestros países dan la bienvenida a los innovadores árabes y los nombran en diversos puestos, independientemente de su religión u origen. Nuestra historia muestra que no hemos establecido, y nunca estableceremos, milicias contratadas para escondernos detrás de ellas y lograr objetivos expansionistas. Nuestras relaciones con los demás son abiertas, públicas y trascienden las fronteras de la región, y la fuerza de nuestras ideas se ha vuelto internacional. Las iniciativas que hemos tomado aquí van en beneficio del público en una región plagada de consignas y catástrofes. Nuestra región se ha convertido en un campo de juego para que otros alcancen sus propios ´objetivos´ con la colaboración de agentes árabes que traicionan a su patria, su país y su pueblo».

Fuente: MEMRI

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
8 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios