Un año del reconocimiento de Trump sobre Jerusalén: embajador americano prende Janukiá en el Muro de los Lamentos

1
211
Foto: Kobi Gideon / GPO

El pasado 6 de Diciembre, el presidente de Estados Unidos Donald Trump, realizó una importante rueda de prensa televisada en la que anunció que reconocía oficialmente a Jerusalén como capital de Israel.

Exactamente 12 meses después, el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, llegó al Muro de los Lamentos junto al primer ministro Netanyahu para encender la vela de Janucá. Durante el acto el PM Netanyahu expresó: “Hace un año exacto decidió (Trump) tomar una decisión histórica, tanto porque tiene una importancia histórica como porque reconoció la historia. No se puede promover la paz basados en mentiras y el fin de una política que se basa en mentiras es estrellarse en las rocas de la realidad”.

Además, Netanyahu añadió: “Hay aquí una victoria grande, perseverancia y una gran continuidad de nuestro pueblo que supera todas las reglas de la historia con la fuerza de la fe y la voluntad de nuestro pueblo”.

Minutos después del encendido, Friedman describió su emoción por el acto: “El lugar correcto en el momento correcto. Una verdadera bendición encender la Menora con el primer ministro de Israel en el Kotel, a escasos metros del lugar donde ocurrió el milagro de Janucá hace 2.200 años, en el primer aniversario del histórico reconocimiento del presidente Trump”.

En sus palabras para anunciar la histórica decisión hace un año, Trump declaró: “Mientras muchos presidentes anterior prometieron esto en sus campañas, fallaron en cumplir su promesa, yo hoy la voy a cumplir”. Además el mandatario americano dijo que su decisión no era “nada más ni menos que reconocer la realidad y es también lo correcto para hacer”. En aquel día Trump anunció también el inicio de las preparaciones para trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, un paso que se completó el 14 de mayo.

Además, en sus históricas palabras añadió que “Jerusalén no solo es el corazón de tres grandes religiones, también es hoy en día el corazón de una de las democracias más exitosas del mundo. Por siete décadas, el pueblo de Israel construyó un país en el que judíos, musulmanes y cristianos, y personas de todas las religiones, son libres de vivir y orar acorde a su consciencia y sus creencias. Jerusalén es hoy, y debe permanecer, como un lugar donde los judíos rezan en el Muro de los Lamentos, los cristianos pueden caminar por las estaciones de la crucifixión y los musulmanes pueden rezar en la mezquita de al-Aqsa”.

 

1 Comentario

  1. La más brillante acción en el mes de Januca.
    Que Adona´i ilumine al presidente Donald Trump, vice presidente Michael Pence, embajadora en la onu Nikki Haley y embajador David Friedman por enfrentarse al mundo con coraje y ubicar su embajada donde tiene que ir, en su capital, Jerusalem.

Dejar respuesta