Organizaciones judías piden apartar al fiscal del caso AMIA por encubrimiento

5
789
Foto: Portavoz militar

Las dos organizaciones judías más importantes de Argentina pidieron apartar al fiscal del caso de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en el que se investiga el atentado contra su sede que en 1994 provocó la muerte de 85 personas, por encubrimiento.

Según hicieron público AMIA y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas DAIA pidieron al juez Rodolfo Canicoba Corral el “desplazamiento” del cotitular de la Unidad Fiscal AMIA, Roberto Salum.

Esto luego de apuntar que el fiscal tuvo una “eventual pérdida de imparcialidad”, y que asumió una posición “revisionista al extremo”.

Una posición “alarmante y preocupante” que beneficiaría al “principal acusado de haber participado en el atentado”, Carlos Telleldín.

Los abogados de los titulares de las asociaciones judías recordaron que, durante su alegato en el último juicio oral por encubrimiento del atentado, dijo que Telleldín vendió la camioneta que estalló, por lo que lo liberó de “toda responsabilidad”.

“La postura ahora novedosa del doctor Salum viene a revertir casi 25 años de investigación judicial”, defendieron los letrados.

Roberto Salum fue designado en febrero de 2015 por la entonces procuradora general, Alejandra Gils Carbó, un mes después del asesinato del fiscal de la causa Alberto Nisman.

Por esta causa la Justicia argentina también investiga a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), que acudió a principios de este mes a declarar y que deberá volver en febrero del año próximo.

Fernández de Kirchner está acusada -por el fiscal Nisman- de presunto encubrimiento a través de un pacto con Irán, y tiene otros cargos a sus espaldas de asociación ilícita y fraude en la concesión de obra pública.

La Unidad Fiscal de Investigación del atentado solicitó el pasado diciembre la pena de 4 años de prisión para el ex presidente Carlos Menem (1989-1999) igualmente por presunto encubrimiento.

La comunidad judía atribuye a Irán y al grupo terrorista chií Hezbollah la planificación y ejecución del ataque, que fue el segundo contra judíos de Argentina, después de que 29 personas fuesen asesinadas en 1992 al explotar una bomba frente a la embajada de Israel, que también sigue sin esclarecer.

Mientras, otra causa trata de dilucidar lo que le pasó a Nisman, que días antes de morir había acusado a Fernández de Kirchner y otros miembros de su Gobierno de encubrir a los sospechosos iraníes mediante un acuerdo firmado con Irán en 2013, algo que la ex presidenta niega.

El pasado año un informe policial dio un vuelco a la investigación al asegurar que dos personas golpearon, drogaron con ketamina y asesinaron al fiscal Nisman.

Después de 23 años del ataque terrorista a la AMIA, nadie cumple condena por los hechos. EFE y Aurora

5 Comentarios

  1. Lamentable el tema de la impunidad en la Argentina.Pero a esta condiciòn crònica del paìs deberìamos sumar la falta de uniòn de los familiares de las vìctimas.Nuevamente ese dicho: ” 2 judìos, tres ideas”.Y obvio al ser la parte querellante y damnificada, nos juega en contra.Y esto se da casi desde el principio de los atentados.
    Los no-judìos se dan cuenta, y esto ayuda un poco mas a la impunidad.
    Reitero lamentable pero cierto en nuestra comunidad.
    Gmar Jatimà Tova para todos!.

  2. En España esto de liarla en los juicios de gran repercusión ocurre con frecuencia, por ejemplo en todos los casos de corrupción, o en el caso del terrorismo de estado del GAL en los años 90’s, donde ocurrió algo inaudito ya que los medios de la derecha, comandados por el diario El Mundo, la desaparecida radio Antena 3 o luego la radio COPE que dirigía el Opus Dei, todos medios de máxima audiencia en la España derechista, decidieron autoflagelarse yendo contra Policías, Guardia Civiles, y sicarios fascistas y neonazis, contra todos estos que eran “uno de los suyos”, sobre todo porque cometieron varios errores secuestrando y asesinando a ciudadanos totalmente inocentes sin vinculación con ETA. Al margen de por estas supuestas ideas humanistas católicas, también fue por derrocar el largo gobierno socialista del PSOE de Felipe González, hasta la derecha del PP y comunistas de Izquierda Unida se unieron contra el PSOE, en lo que se conoció como “la pinza”. Al final dos políticos socialistas fueron condenados y a los pocos meses el propio gobierno del Partido Popular los indultó, después de varios años inculcando a los españoles, día sí y día también, la asociación de ideas PSOE igual a terrorismo ultraderechista, a la vez que olvidar todos los anteriores grupos terroristas de ultraderecha. Pero hay algo o alguien que para los disparates cuando el crimen es especialmente grave, como el atentado yihadista del 11-M en el 2004 en Madrid, esta vez la radio COPE de el Opus y el diario El Mundo la tomaron con el PSOE pero a través de un disparatada teoría de conspiración, que incluía a judeo-masones socialistas conspirando con terroristas de ETA y yihadistas para quitar al gobierno derechista, un primera prueba fue una llamada telefónica entre el dirigente socialista José Blanco y la jueza antiterrorista francesa Le Vert, casada con un destacado líder de los masones francesa, los peores por ser más ateos. La población española derechista y fascistas picó otra vez y presionaron al que no les seguía la corriente, como la portavoz de las víctimas del atentado, Pilar Manjón, que le decían de todo por ser afiliada a un sindicato de izquierdas, o a un comisario de policía del barrio donde ocurrió el atentado, Rodolfo Ruiz, porque no les seguía en sus disparates, se trasladó de ciudad o su esposa se suicidó por esta presión de estos sectores de siempre de la derecha española. En los juicios, en medios más serios y en el Parlamento ante las preguntas de la derecha los tomaban por lo que son, por disparatados, locos o ridículos, pero a pesar de todo, al final volvieron a conseguir su propósito de poner a su gobierno del Partido Popular.

    En este caso de los atentados en Argentina, especialmente graves con tantas víctimas mortales, no se corresponde esa actitud chapucera o liante con la propia española, cuando las víctimas son de izquierdas es cierto que las ganas de los españoles disminuyen, o ya no digamos terroristas de ETA o personas afines que denuncien torturas o fallecimientos durante detenciones, pero ni siquiera tratándose de judíos tendría sentido liarla en la investigación de un atentado grave en España. Puede que pretendan culpar a los judíos argentinos de pretender investigar sospechas imaginarias, no hay que olvidar que son crímenes que afectan a máximos cargos del estado, o al prestigio de Argentina, en uno de los países más chovinistas del mundo.

    • Muy interesante tu “ni siquiera tratándose de judíos” al final de tu largo texto.
      Da la impresion que cuando se trata de judios ya hay de oficio más justificacion para “liárselas”, o me equivoco?

      • Son suposiciones. No conozco el caso de Argentina. En España no se ha dado un atentado contra los judíos, ni nada parecido, a los de Argentina. En un comunicado del Estado Islámico dijo que los recientes ataques en Barcelona fueron contra “cruzados y judíos”, cuando los judíos españoles es como si no existieran, o si los españoles de derechas hacen un boicot contra los productos catalanes, y entre sus numerosos insultos les llaman judíos, más que nada es por su separatismo. El vandalismo, las amenazas y los ataques de españoles, sin asesinatos, son de unos pocos elementos neonazis o de violentos de extrema izquierda que estén muy obsesionados con los judíos o contra Israel. De todas formas siempre existe el peligro de convertirse en otro país europeo hostil a los judíos, sobre todo contando con los muchos inmigrantes musulmanes. En gran parte no hay noticias en los grandes medios, aunque los rituales judíos se siguen celebrando en las sinagogas bajo protección de la Policía, ya que, según el director de la Casa Sefarad-Israel, “es difícil encontrarse a un judío visiblemente judío en la calle, nadie lleva una kipá y nadie va vestido como un ultra ortodoxo”. Los 30-40.000 judíos en España principalmente residen en las dos grandes capitales: Madrid, Barcelona, o en la turística Marbella en Málaga. En provincias como Almería, en el sur, vivieron judíos desde la época romana poco después de la destrucción del Segundo Templo, en el pueblo de Adra encontraron la lápida de la primera niña judeoespañola, lápida desaparecida hace unos siglos al parecer cuando la trasladaron a Toledo, y hubo bastantes judíos durante la larga época musulmana de Almería, pero hoy día no queda restos ni reside ninguno, a pesar de esto, en un monumento homenaje a las víctimas españolas republicanas en Mauthausen, un monumento considerado de los comunistas o de los partidos Podemos e Izquierda Unida, puesto que son los únicos que se preocupan más de denunciar los crímenes del fascismo y de recordar el pasado fascista de España, en el monumento aparecen pintadas contra los judíos de neonazis, extrema izquierda y árabes. Estos pintadas son absurdas, siendo los comunistas los que más apoyan a los musulmanes y a otros más radicales de izquierdas, o no habiendo ni un judío pero también vandalizan este sencillo monumento con esvásticas, cruces celtas o la palabra “Juden”, que es alemán, probablemente fue escrita por algún neonazi con estudios básicos que aspira a salir de la provincia. También he visto una pintada de una estrella de David muy mal dibujada y con unos garabatos ininteligibles, a saber.

        Dado que la extrema derecha española desde siempre consideran que los judíos y masones se relacionan con comunistas, separatistas y hasta con terroristas de ETA, igual se puede anticipar algo por lo más significativo ocurrido en los años de la Transición a la democracia y posteriores, a finales de los años 70’s, con varios grupos terroristas de extrema derecha ayudados por otros como la triple A argentina, italianos y franceses, cometiendo atentados contra comunistas y separatistas, con total impunidad, con la policía española y jueces en connivencia con los asesinos si eran juzgados, por ejemplo en el famoso atentado de Atocha de 1977 contra un despacho de abogados sindicalistas, una de las abogadas que no estaba en el despacho es la actual alcaldesa de Madrid por el partido Podemos, Manuela Carmena, atentado perpetrado por fascistas españoles muy probablemente ayudados por policías españoles, los acusados tuvieron un juicio de broma y uno de los terroristas huyó fácilmente al extranjero; o en los disparos indiscriminados de la Policía española contra una Iglesia en el País Vasco, en Vitoria, donde se refugiaban unos trabajadores huelguistas; o la conocida Matanza de Montejurra en 1976, donde asesinaron a dos carlistas comunistas, los asesinatos fueron cometidos por falangistas españoles, ayudados por mercenarios neofascistas italianos y argentinos, asesinatos debido a rencillas entre carlistas por el sucesor a llevar la corona de España, se acusa de ordenar el atentado terrorista al fundador del Partido Popular, Manuel Fraga, ya fallecido.

        Un ejemplo posterior se produjo en Almería, una de las provincias de España con unos de los más altos porcentajes de votos para partidos de la derecha, al menos en su ciudades y pueblos más grandes de la costa, siendo una muy rara avis dentro de la región de Andalucía siempre socialista, o hasta hace unos meses destacaba por ser una provincia sin ni una sola logia masónica española a pesar de tener uno de los más importantes legados históricos de la masonería y con figuras muy destacadas para los masones españoles, como son Nicolás Salmerón, el Presidente del Gobierno de la Primera República, o los “Coloraos”, los héroes anti-absolutistas mártires de Almería. En 1983 ocurrió el famoso Caso Almería en el que tres jóvenes inocentes fueron torturados, asesinados, descuartizados y quemados por la Guardia Civil, ya que los confundieron con terroristas de ETA. La familia de la víctima almeriense recibió continuas coacciones y amenazas, durante el juicio a su abogado defensor le pusieron una bomba, o a los pocos meses se estrenó en un cine de Almería una película española de bajo presupuesto típica de la época al que acudió un grupo de fascistas para coaccionar a los espectadores que acudieran al estreno. A día de hoy, los familiares de los 3 torturados y asesinados por la Guardia civil no han recibido de ningún gobierno el reconocimiento de víctimas del terrorismo y en el diario comunista Público se publicó que además a los Guardias Civiles involucrados les regalaron un apartamento en el turístico pueblo playero de San José, pasando muy cerca de uno de los lugares donde se produjeron los hechos en la urbanización playera de Retamar, como premio por no haber dicho nada.

        Los terroristas de ETA y sus partidarios también denuncian torturas cuando fueron detenidos, más de 4.000 casos según sus organizaciones políticas, más algunos asesinatos o muertes causadas por malas condiciones de los presos en las cárceles o por los largos viajes de los familiares, en España estas denuncias o se toman por invenciones, o algunos de los pocos policías acusados fueron indultados o condecorados, o los separatistas vascos llevan las denuncias al tribunal europeo. Es un caso un poco especial al tratarse de terroristas, se ve normal que se cometieran excesos, pero de todas formas la extrema discriminación o anulación del derecho a opinar que se efectúa en España contra los separatistas vascos no parece normal ni entra en parámetros europeos donde se supone que pertenece España.

        Lo que ocurriría en España si hubiera un atentado dirigido contra judíos se supone que no sería una chapuza como la de Argentina, la única incógnita es la opinión pública más derechista y sus medios, más que nada propensos a buscar conspiraciones judeomasónicas y fabricar enredos absurdos, la policía española en su mayoría ya no sería tan fascista como hace unos años.

      • En cuanto a discriminación social, en general los judíos parece que no sufren discriminaciones en España aparte del antisemitismo o por cuestiones políticas, hay quejas de cosas que les dicen a lo hijos pequeños en los colegios, pero queda muy atrás las leyes franquistas que prohibían a los judíos profesiones como odontólogo o médico, también probablemente muchos fuesen equiparados a masones, o al menos sospechosos si se juntaban más de dos en alguna asociación, en este caso al menos a los familiares de los masones les prohibieron por ley ser funcionarios del estado. Los verdaderos discriminados son, o eran, los gitanos españoles, algunos todavía siguen viviendo en barrios de chabolas y muchos en barrios marginales, por ejemplo en Almería en el barrio marginal de La Chanca, donde en una parte vivieron los judíos durante una de las etapas musulmanas de España, y otros muchos en el barrio de El Puche, el más marginal de todos, un gueto apartado de la ciudad, hace unos años asesinaron a un blanco español porque atropelló sin darse cuenta a una niña gitana, barrio con muy malas condiciones de salubridad, tiran las basuras a una rambla o cauce del río cercano, venden todo tipo de drogas, sobre todo la heroína la controlan mafias de gitanos españoles, y probablemente estas mafias criminales ordenan apedrear a los servicios públicos que se acerquen, como policías o autobuses urbanos. Las viviendas públicas sin derechos de propiedad se traspasan por alrededor de 6.000 euros (24.000 shekels), y en años recientes los gitanos tuvieron rencillas con inmigrantes marroquíes por dominar el espacio. Puede que ahora los inmigrantes de países pobres sean los más discriminados, superando a los gitanos españoles, sobre todo marroquíes, africanos y gitanos europeos, estos tienen costumbres anticuadas ya olvidadas entre los gitanos españoles, que los ven como extraños y atrasados, por si fuese poco, algunas mafias se dedican a la delincuencia o a la prostitución de bajo nivel y otras controlan el 90% de los puestos de mendicidad. En España, los judíos ni de lejos están tan mal considerados como estos grupos marginados, ni siquiera peor que otros inmigrantes europeos como rusos o rumanos asociados a las mafias y delincuencia, me atrevería a decir que los españoles consideran peores a los vascos y catalanes. Los judíos españoles sólo se tendrían que preocupar de unos pocos neonazis, y de los comunistas y musulmanes propalestinos.

Dejar respuesta