La carne bien cocinada no es saludable

0
1021

Según estudio de la Universidad de Haifa

Investigadores de la Universidad de Haifa encuentran que aquellos a los que les gusta la carne cocinada a fondo tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad hepática grasa no alcohólica.
El estudio indicó que comer carne procesada y roja, en particular cuando se cocina o fríe durante largos períodos de tiempo, está relacionado con la enfermedad hepática crónica, la enfermedad cardíaca y la diabetes.
La investigación se suma a un conjunto de pruebas que sugieren que las personas deberían reducir su consumo de carne roja, y presenta resultados inequívocos en su conexión con la enfermedad hepática, donde la evidencia hasta ahora había sido mixta.
Los investigadores de la Universidad de Haifa descubrieron que las personas que comieron más carne “bien hecha” tenían un 47 por ciento más de probabilidades de desarrollar una enfermedad conocida como hígado graso no alcohólico (NAFLD) y un 55 por ciento más de resistencia a la insulina, independientemente de la saturación, la ingesta de grasas y colesterol y otros factores de riesgo como la obesidad.
La carne bien cocinada también se asoció con el desarrollo de ambas enfermedades, que se encuentran entre los rasgos que conforman el llamado síndrome metabólico, que aumenta aún más el riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes, según los investigadores citado por los investigadores.
En su estudio, que se publicará en el Journal of Hepatology en junio, el equipo israelí de investigadores preguntó a 789 adultos sobre sus hábitos de consumo de carne y los sometió a ecografías hepáticas y pruebas de resistencia a la insulina.
Los participantes generalmente tenían sobrepeso y tenían 59 años de edad en promedio (y entre las edades de 40-70 en general), y alrededor del 15% de ellos padecían diabetes, según el informe.
Se encontró que alrededor del 39% de los participantes tenían NAFLD, y el 31% había desarrollado resistencia a la insulina.
La enfermedad del hígado graso no alcohólico es una afección en la que más del 5% del hígado se compone de grasa. Esos niveles de grasa en el hígado son más comúnmente causados por el consumo excesivo de alcohol, pero no exclusivamente. La resistencia a la insulina es una condición donde el cuerpo es menos hábil para convertir azúcares en la sangre en energía mediante el uso de la hormona insulina.■

Dejar respuesta