Israel desclasifica documentos de la guerra de los Seis Días

5
1933
Foto: Archivos del Estado de Israel

Antes del 50 aniversario de la Guerra de los Seis Días, el Archivo del Estado de Israel, una unidad dentro de la Oficina del Primer Ministro, puso a disposición material de la Guerra de los Seis Días, que se puede encontrar en http://www.archives.gov.il/en/p1967/.

Entre ellos se encuentran las actas de 36 reuniones del Comité Ministerial de Seguridad Nacional de enero a julio de 1967, los protocolos del Gabinete y los documentos relacionados con la guerra de diversos ministerios (Ministerio del Interior, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Turismo, Ministerio de Justicia , Ministerio de Vivienda y otros), así como archivos de sonido y video, fotografías y materiales de los archivos personales de Levy Eshkol, Yaakov Herzog, Aviad Yafe, Moshe Sasson y Rabi Shlomo Goren.

La colección incluye cientos de artículos de más de 150.000 páginas.
El archivista del Estado de Israel, Dr. Yaakov Lazovik, explicó: “Por primera vez en 50 años será posible seguir de cerca la dinámica dentro del gobierno con respecto a la Guerra de los Seis Días: ¿Por qué el período de espera fue tan largo y por qué se decidió atacar? ¿Hasta qué punto logró el gobierno manejar la guerra o los eventos ocurrieron con demasiada rapidez? ¿Cómo fue la lucha diplomática en la ONU y cómo los acontecimientos de Nueva York afectaron lo que sucedió aquí y viceversa? ¿Cuáles fueron las posiciones iniciales de los ministros sobre el futuro de los territorios? Uno puede aprender sobre lo anterior y mucho más del material que hemos puesto a disposición”.
De acuerdo a los archivos, en vísperas del estallido de la Guerra de los Seis Días, el primer ministro Levi Eshkol temía “una verdadera masacre” y el ministro de Defensa Moshe Dayan advirtió que “hay un límite para nuestra capacidad de derrotar a los árabes”. Dos días después, tras las impresionantes victorias, el tono cambió al extremo opuesto y Dayan se jactó de que “dentro de unas horas” el ejército de Israel podría estar en Beirut.
Posteriormente, cuando se conquistó Cisjordania y se unificó a Jerusalén, el gobierno comenzó a reflexionar sobre el destino de los árabes en esos territorios. “Si dependiera de nosotros, enviaríamos a todos los árabes a Brasil”, dijo Eshkol.
Estas citas aparecen en las actas de los asuntos exteriores y discusiones de defensa de los ministros del gobierno de Israel en 1967, antes, durante y después de la Guerra de los Seis Días.

Uno de los documentos transcribe la discusión especial que el jefe militar del personal sostuvo con el comité ministerial en asuntos de seguridad el 2 de junio, en la cumbre del “período de espera” después de que el ejército egipcio entrara en la península del Sinaí en violación de acuerdos internacionales y cerró el Estrecho de Tirán al paso de los barcos israelíes.
Israel vio esto como una declaración de guerra y el Jefe de Gabinete Itzjak Rabin declaró que si Israel no da el primer golpe, “existiría un grave peligro para la existencia de Israel y la guerra será difícil, dolorosa y con múltiples víctimas”.
Al final, el gobierno decidió ir a la guerra. El 5 de junio, las Fuerzas de Defensa de Israel emprendieron un ataque exitoso. Comenzó por la mañana con un ataque aéreo sorpresa en los aeropuertos de los países enemigos. Posteriormente, las fuerzas terrestres de Tzáhal lanzaron un ataque contra el ejército egipcio en la Península del Sinaí. Entonces los jordanos se unieron a la guerra con un bombardeo de artillería de Jerusalén Occidental.

Del miedo a la euforia

El 6 de junio los ministros del gobierno se reunieron nuevamente. Ahora el miedo fue reemplazado por la euforia. “Es posible ocupar toda la Ribera Occidental… Es posible llegar a Sharm al-Sheikh… También es posible llegar al río Litani en el Líbano. Tal vez incluso más que eso”, dijo Dayan y propuso amenazar al Líbano que si los judíos de Beirut fueran heridos, “estaremos en Beirut dentro de unas horas y será mejor que tengan cuidado”.
Al día siguiente, el 7 de junio, soldados de Tzáhal entraron en Jerusalén Este y la Ciudad Vieja, liberaron el Muro Occidental y el Monte del Templo y ocuparon Cisjordania. Al final de la guerra, el esfuerzo militar se trasladó al frente sirio e Israel ocupó los Altos del Golán.
La euforia se hizo sentir. El 14 de junio, el canciller Abba Eban dijo a los ministros del gobierno: “En la historia de la humanidad no ha habido nada como el éxito de la diplomacia pública que Israel ha tenido el mes pasado. Israel se está expandiendo y expandiéndose así, y el mundo está aplaudiendo”.
El nacimiento del problema con los árabes palestinos

El 15 de junio, los ministros comenzaron a discutir el futuro político y diplomático de los territorios ocupados también. Eban advirtió de “un barril de dinamita” y explicó el problema inherente a gobernar a otro pueblo: “Estamos aquí sentados con dos poblaciones, una de ellas dotada de todos los derechos civiles y la otra que tiene negada todos los derechos. Esta es una imagen de dos clases de ciudadanos que es difícil de defender. El mundo acompañará a un movimiento de liberación de ese millón y medio de personas rodeadas de la simpatía de varias decenas de millones”.

El Ministro sin cartera Menachem Begin (pron. Menájem Béguin) propuso la concesión de la residencia árabe de Cisjordania durante siete años, periodo durante el cual no podrían votar por la Knéset. “¿Qué necesitamos hacer durante estos siete años?”, preguntó retóricamente y respondió: aumentar la inmigración a Israel y la tasa de natalidad judía”.

También se discutió la posibilidad de transferir a los palestinos a otros países. Eshkol dijo: “Si dependiera de nosotros, enviaríamos a todos los árabes a Brasil”.

El jurista Yaakov Shimshon Shapira no estaba de acuerdo con él: “Son habitantes de esta tierra, y hoy los gobernamos. No hay razón para tomar a los árabes que nacieron aquí y transferirlos a Irak”, dijo. Eshkol respondió: “Este no es un desastre tan grande… No nos escondimos aquí, dijimos que la Tierra de Israel es nuestra por derecho”.

Un problema sigue vigente desde entonces, 50 años de administración militar de los territorios en los que viven personas que no son ciudadanos de Israel. Y las mismas preguntas que emergen actualmente fueron hechas en ese entonces: “¿Vamos hacia un estado binacional?”, como lo advirtió el ministro de Justicia Yaakov Shimshon Shapira en ese momento, y añadió: “¿Terminaremos con la empresa sionista y finalmente estaremos en un gueto?”

Las capacidades proféticas de algunos de los participantes en las discusiones de entonces eran impresionantes, mirando hacia atrás, sobre todo teniendo en cuenta la euforia que se apoderaba de otros en las mismas reuniones, por ejemplo Moshé Dayán, héroe de la guerra, que sugirió que los árabes se quedaran quietos y en silencio e incluso entren en un acuerdo con Israel diciendo que no somos nosotros los que los conquistaron.

Estos archivos enseñan no sólo una lección sobre la historia sino también sobre la naturaleza humana. En ese contexto, sería interesante ver las minutas clasificados del actual gobierno expuestos en otros 50 años, y ver lo que el primer ministro Benjamin Netanyahu y sus ministros pensaron en tiempo real sobre los temas nacidos hace 50 años,  y que siguen preocupándolos 50 años después.

5 Comentarios

  1. Lo que pasa es que Israel es un pais muy pequeño y muy dependiente de la ayuda estadounidense. Si Israel fuera mas grande y los Judios en el mundo fueramos 500 millones en vez de apenas 13 millones, entonces la situacion sería muy diferente.
    Cuando Rusia , bajo el gobierno de Stalin, quiso echar a los Tartaros de Crimrea no tuvo ningun miedo de lo que el resto del mundo podía decir o hacer.

  2. despues de todo hicieron un buen trabajo…….y en el septimo dia abba eban fue el profeta cuando advirtio de la situacion creada por la ocupacion de los arabes de cisjordania y de las consecuencias que esto tendria……fue el unico que en medio de la borrachera de la victoria permanecio sobrio.

  3. esos son ucronias jorge G hay que manejarse con realidades, mi abuelo decia en Idish lo siguiente, si mi PADRE HUBIESE SIDO MI MADRE Y MI MADRE MI PADRES MI HVIDA HUBIERA SIDO DISTINTA

Dejar respuesta