26 noviembre, 2021

Vayeshev: El precio de los sueños

Columna semanal del Rab. Elchanan Poupko.

«El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños». —Eleanor Roosevelt 

Nada encarna la verdad de este dicho como la historia de José y sus hermanos. La misma historia también encarna el hecho de que los sueños tienen un precio. 

Un viejo cuento judío cuenta que un hombre apasionado y piadoso, con barba blanca y brillo en los ojos, empezó a acudir a la sinagoga cada semana. El sábado, la congregación estaba leyendo la Torá de Vayeshev, el hombre escucha horrorizado la historia de los hermanos que cogen a su hermano José, lo tiran a la fosa y lo venden. El hombre estalla en un llanto incontrolable. Pasa un año y el hombre llega el mismo Shabat a la sinagoga. Cuando se pone la Torá en el centro de la sinagoga y comienza la lectura, el cuerpo del hombre tiembla. Cuando la porción que habla de José se acerca a sus hermanos, grita: «¡Detente! No te acerques a ellos». Lo mismo ocurre al año siguiente. Pasa otro año, y el hombre grita al centro de la sinagoga: «¡José! ¡Ya no me siento mal por ti! ¡Te advertí dos veces!».

Bromas aparte, a pesar de haber leído la historia tantas veces, son muchos los que se sienten intrigados por la historia de José y los hermanos cada año, como si se tratara de un thriller nunca visto. Hay tanto en esa historia, con la que muchos se relacionan a un nivel tan profundo. 

«…cuando José tenía diecisiete años, siendo pastor, estaba con sus hermanos con los rebaños, y era un muchacho, [y estaba] con los hijos de Bilhá y con los hijos de Zilpá, las mujeres de su padre; y José trajo historias malas sobre ellos a su padre».

Al principio, José parece el hermano que a todos nos desagrada. Lleva a su padre toda la información negativa que hay que contar sobre sus hermanos. Y sin embargo, muchos se identifican tanto con él. 

«Y amó Israel a José más que a todos sus hijos, porque era hijo de su vejez; y le hizo un fino abrigo de lana. Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, lo odiaron, y no pudieron hablar con él en paz».

Este es el giro. Hay algo que gusta de José. Es el hijo amado de su padre. Le nació a su padre en la vejez de Jacob, y es el desvalido; es José por un lado y todos por el otro. ¿Por qué quería Jacob a José más que a todos sus otros hijos? Los rabinos ofrecen diferentes perspectivas. Aunque el versículo dice que fue «porque era su ben zekunim», hay diferentes traducciones para esto. Rashi lo traduce como un niño nacido a Jacob en su vejez, mientras que la traducción aramea estándar, Targum Unkelus, lo traduce como «un niño sabio». El Midrash afirma que Jacob amaba a José porque era el que más estudiaba la Torá y cita una opinión según la cual se debía al parecido físico que tenía José con Jacob, lo que le hacía más simpático a éste.

Luego vienen los sueños de José:

«Y José soñó un sueño y se lo contó a sus hermanos, y ellos siguieron odiándolo. Y les dijo: “Escuchad ahora este sueño que he soñado: He aquí que estábamos atando gavillas en medio del campo, y he aquí que mi gavilla se levantó y también se puso de pie, y he aquí que sus gavillas la rodearon y se postraron ante mi gavilla”. Entonces sus hermanos le dijeron: “¿Reinarás sobre nosotros o nos gobernarás?”. Y siguieron odiándole a causa de sus sueños y de sus palabras».

Si estuviéramos al lado de José, si fuéramos el angelito que le susurra al oído, lo único que le diríamos es que dejara de soñar, o al menos que dejara de compartir sus sueños. Y, sin embargo, ocurre exactamente lo contrario.

«Volvió a soñar otro sueño, y se lo contó a sus hermanos, diciendo: “He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol, la luna y once estrellas se postran ante mí”. Y lo contó a su padre y a sus hermanos, y su padre le reprendió y le dijo: “¿Qué es este sueño que has soñado? ¿Vamos a venir yo, tu madre y tus hermanos a postrarnos ante ti en el suelo?”»

Al reconocer el odio que José está provocando con sus sueños, Jacob regaña a José e intenta que deje de compartir sus sueños. Jacob busca el interés de José en rehuir los sueños de José, aunque él también crea en esos sueños. 

«Sus hermanos le envidiaban, pero su padre estaba pendiente del asunto». (Ibid.)

La Torá nos dice que, efectivamente, Jacob esperaba la llegada de los sueños de José. A pesar de apoyar a José y sus sueños, Jacob desaconseja la forma en que José lleva a cabo sus sueños. 

José hace algo bien y algo mal. Tiene razón al tener sus sueños; se equivoca al compartirlos de forma poco diplomática.

¿Por qué Jacob, que fue capaz de reconocer la enemistad que trajeron los sueños de José, no fue capaz de reconocer el odio que le provocará su colorido abrigo? 

Los rabinos critican este enfoque de Jacob hacia José, hasta el punto de señalarlo como el ejemplo por excelencia de cómo no se debe educar a los hijos. 

«Una persona nunca debe distinguir a uno de sus hijos de entre los demás hijos dándole un trato preferente. Como, debido al peso de dos selas de lana fina [meilat] que Jacob dio a José, más allá de lo que dio al resto de sus hijos, al hacerle la túnica a rayas, sus hermanos se pusieron celosos de él y el asunto se desencadenó y nuestros antepasados descendieron a Egipto».

(Talmud Shabat 10b)

Entonces, ¿cuál era el significado del «ketonet passim» el abrigo, por qué hizo que los hermanos se enfadaran tanto, y por qué lo hizo Jacob para empezar? 

Curiosamente, las diferentes opiniones sobre el material con el que se confeccionó el abrigo a rayas tienen grandes implicaciones en cuanto a lo que ocurre en la historia. Mientras que el rabino Shlomo Yitzchaki, Rashi, en su gran comentario explica que el término «a rayas» se refiere en realidad al material del que estaba hecha la capa, y el rabino David Kimhi (1160-1235), también conocido como Radak, explica que se refiere a los muchos colores que tenía la capa, otros adoptan un enfoque diferente. El rabino Ephraim Zick, Rosh Yeshiva de Yeshivat Bnei Akiva en Ra’anana cita al gran Rabbenu Yonah Ibn Janah que dice que el término «ketonet passim» se refiere al hecho de que el abrigo estaba hecho de varias piezas de material, no sólo de una. Sugiere que esto implica que José no es una persona monolítica, sino que abarca varios tipos de personas. Así, los hermanos creen que Jacob está sugiriendo que José tiene todo lo que ellos abarcan. El rabino Zick continúa citando al yerno de Rashi, Rashbam, quien sugiere que el abrigo era único porque tenía mangas que llegaban a la palma de la mano. Según este punto de vista, la implicación era que José no tendría que realizar trabajos manuales mientras sus hermanos se afanaban en el pastoreo. 

En todos estos puntos de vista, Jacob no hizo nada para enfurecer abiertamente a los hermanos, mientras que incluso él fue capaz de reconocer cómo el hecho de compartir explícitamente los sueños de José y sus implicaciones, de hecho, magnificaría el odio de los hermanos hacia José.

Y luego viene el precio de los sueños. 

«Y sus hermanos fueron a pastorear los rebaños de su padre en Siquem. E Israel dijo a José: “¿No pastorean tus hermanos en Siquem? Ven, y te enviaré a ellos”. Y él le respondió: “Aquí estoy”. Y le dijo: “Ve ahora a ocuparte del bienestar de tus hermanos y de los rebaños, y tráeme la noticia”. Y lo envió desde el valle de Hebrón, y llegó a Siquem».

José, sin conocer el alcance del odio de sus hermanos hacia él, pero sabiendo que existe, acepta ir en esta misión. Acepta ir y quedarse a solas con sus hermanos, y por ello los rabinos lo elogian.  

No importa lo que pienses de José en este momento, luego viene la conversación que puede desgarrar el corazón de cualquiera. 

«Entonces lo encontró un hombre, y he aquí que estaba extraviado en el campo, y el hombre le preguntó diciendo: “¿Qué buscas?”. Y él respondió: “Busco a mis hermanos. Dime ahora, ¿dónde están pastando?”»

José podría salir con una buena excusa e irse a casa. Puede decirle a su padre: «¡Lo he intentado!», y librarse de todo el incómodo encuentro con sus hermanos. Sin embargo, cuando José dice: «Busco a mis hermanos», se oye algo más que una ubicación desconocida. José está buscando a sus hermanos. Aunque se relacione mal con ellos, busca a sus hermanos, quiere estar con ellos. Es el mismo dolor indecible que siente un niño cuando es excluido de un grupo, anhelando ser incluido, aunque el grupo no quiera incluirlo. José «busca a sus hermanos» en muchos niveles diferentes. Se pregunta dónde están, de muchas maneras diferentes. 

Con toda su búsqueda, José encuentra a sus hermanos, pero no de la manera que había imaginado ni en sus sueños más locos. 

«El hombre dijo: “Se han alejado de aquí, pues les he oído decir: ‘Vamos a Dotán’”. Entonces José fue tras sus hermanos, y los encontró en Dotán. Y ellos lo vieron de lejos, y cuando aún no se había acercado a ellos, conspiraron contra él para matarlo. Y se dijeron el uno al otro: “He aquí que viene ese soñador. Matémosle, pues, y lo arrojaremos a una de las fosas, y diremos: ‘Una bestia salvaje lo devoró’, y veremos qué será de sus sueños”».

Hasta este punto, la rivalidad entre José y sus hermanos puede verse como una rivalidad entre hermanos estándar. Los celos, la competencia por la atención y la incomodidad entre ellos pueden ser normales en el contexto de la rivalidad entre hermanos. De repente, todo se intensifica muy rápidamente. Los hermanos intentan matar a José, lo arrojan a un pozo y lo venden como esclavo. 

«Cuando José llegó a sus hermanos, lo despojaron de su camisa, de la fina capa de lana que llevaba».

Cuando el versículo dice que los hermanos lo despojaron de su abrigo especial no es sólo literal; cualquier ventaja única que los hermanos percibieron que tenía José, intentaron despojarlo. 

Pero la historia del abrigo no termina aquí. 

Después de vender a su hermano a la esclavitud, los hermanos de José no se limitaron a soltar la túnica. 

«Tomaron el abrigo de José, sacrificaron un cabrito y mojaron el abrigo en la sangre. Y enviaron el abrigo de lana fina, y lo llevaron a su padre, y le dijeron: “Hemos encontrado esto; reconoce ahora si es el abrigo de tu hijo o no”. Él lo reconoció, y dijo: “[Es] el abrigo de mi hijo; una fiera lo ha devorado; seguramente José ha sido despedazado”».

El abrigo ha llegado a simbolizar, más que nada, el ascenso, y la percepción de la caída, de los sueños de José. Lo que se pensaba que era un símbolo de estatus y altas aspiraciones, se convirtió en la prueba de su muerte; la encarnación de su desaparición. En lugar de ser algo que celebrar, el abrigo y los sueños de José se convirtieron en algo que Jacob tuvo que lamentar. 

Pero los sueños de José no terminan aquí. 

José va a Egipto, tiene un éxito fabuloso en la casa de Potifar y encuentra el favor de todos. Después de un nuevo revés y de ser arrojado de nuevo a la cárcel a instancias de la mujer de Potifar, vuelve a escalar posiciones.

Entonces, ¿cuándo se hacen realidad los sueños de José? ¿Cuándo se produce un cambio a mejor? Cuando José es capaz de hacer realidad los sueños de los demás. 

«Y José vino a ellos por la mañana, y los vio, y he aquí que estaban turbados. Y preguntó a los eunucos del Faraón que estaban con él en la cárcel de la casa de su señor, diciendo: “¿Por qué están hoy tristes sus rostros?”. Y ellos le respondieron: “Hemos soñado un sueño, y no hay intérprete para él”. José les dijo: “¿Acaso las interpretaciones no pertenecen a Dios? Díganmelas ahora”». (Génesis, capítulo 40)

Es a través de la resolución de los problemas de los demás y de la atención a sus sueños que José consigue hacer realidad sus propios sueños.

La lección que aprendemos de José es que debemos asegurarnos de soñar, de soñar en grande. Pero esos sueños no se harán realidad si no nos preocupamos por los demás y nos ocupamos de hacer realidad sus sueños. Los sueños tienen un precio, los sueños pueden llevar años, o incluso décadas, pero si implican mirar por los demás, preocuparse por lo que es importante para ellos, esos sueños se harán realidad. 

Una historia y un concepto que encarna esto, es el que tuvo lugar con Warren Buffet, el inversor más exitoso de Estados Unidos y una de las personas más ricas del mundo. 

«La historia cuenta que Buffett se acerca un día a su piloto, Mike Flint, tras darse cuenta de que Flint había trabajado para él durante los últimos 10 años. Quiere hablar de los objetivos profesionales de Flint y de cómo puede ayudarle a alcanzarlos.

“El hecho de que sigas trabajando para mí”, bromea Buffett, “me dice que no estoy haciendo mi trabajo”».

Para trazar sus objetivos, su jefe le pidió que realizara un sencillo ejercicio. Cambiaría su forma de ver sus prioridades para siempre.

El primer paso de este ejercicio fue hacer una lista de 25 cosas que Flint quería conseguir en un futuro próximo. Nada estaba fuera de la mesa.

En segundo lugar, Flint debía clasificar estas cosas por orden de importancia y marcar con un círculo las cinco primeras. Priorizar sus objetivos fue sin duda más difícil que enumerarlos, pero Flint lo consiguió.

Justo cuando parece que la parte más difícil del ejercicio ha terminado, Buffett le hace a Flint una pregunta aparentemente sencilla: «¿Qué vas a hacer con los 20 puntos restantes?».

«Bueno, los cinco primeros son mi principal objetivo, pero los otros veinte están en un cercano segundo lugar», explica Flint. Continúa: «Siguen siendo importantes, así que trabajaré en ellos de forma intermitente, según lo considere oportuno, mientras supero los cinco primeros. No son tan urgentes, pero sigo pensando en dedicarles un esfuerzo».

En este punto, la expresión de Buffett cambia un poco. Responde con severidad:

«No. Lo has entendido mal. Todo lo que no has rodeado se ha convertido en tu lista de “evitar a toda costa”. No importa, estas cosas no reciben atención de tu parte hasta que hayas tenido éxito con tu top 5».

Buffet estaba pendiente de los sueños de los demás, ayudándoles a hacerlos realidad. Quería dar vida a los sueños de su piloto, con pasos concretos para hacerlos realidad. Hacerlos realidad puede tener un precio, puede ser a costa de otras actividades, así es como funcionan los sueños. Buffet dejó de perseguir sus propios sueños para asegurarse de que los sueños de los demás se hicieran realidad. Con esa inspiración, es probable suponer que por eso muchos de sus propios sueños se hicieron realidad. Shabat Shalom. 

Compartir

Más sobre Opinión

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios