Vayelech: ¿Un ejército o una escuela?

10 septiembre, 2021
Escuelas israelíes. Foto: REUTERS/Ammar Awad.

«Algunas personas llegan a nuestras vidas y se van rápidamente. Otras se quedan por un tiempo, dejan huellas en nuestros corazones, y nunca, nunca somos los mismos», escribió la autora estadounidense Flavia Weedn. Ninguna experiencia encarna esta descripción como la de Moisés despidiéndose del pueblo judío. El final del libro del Deuteronomio está muy centrado en el panorama general. Es la transición más grande que el pueblo judío ha visto hasta ahora, incluso mayor que la transición para salir de Egipto. Moisés está a punto de irse. Para siempre.

Moisés llamó a Josué y le dijo en presencia de todo Israel: «¡Sé fuerte y valiente! Porque vendrás con este pueblo a la tierra que el Señor juró darles a sus antepasados. Y se la repartirás como herencia».

Sin embargo, entre toda la gran charla, de repente recibimos algunos mandamientos muy detallados.

Sin perder de vista el panorama general, Moisés ordena al pueblo judío que se reúna —una vez cada siete años— y escuche las palabras de la Torá después del año sabático. La Torá no va a dejar que éste sea un mandamiento de imagen parcial y no ahorra detalles en la descripción. «Al final de [cada] siete años, en un momento determinado, en la Fiesta de Succoth, [después de] el año de la liberación, cuando todo Israel venga a presentarse ante el Señor, su Dios, en el lugar que Él elija, leerás esta Torá ante todo Israel, en sus oídos».

Al igual que una invitación de boda, no se escatiman detalles sobre la hora y el lugar. Se deja bien claro. Tampoco hay ambigüedad en cuanto a quién está invitado.  «Reúne al pueblo: a los hombres, a las mujeres y a los niños, y a los forasteros de tus ciudades» De nuevo, es tan claro como siempre: todos deben asistir. Sin excepciones.

La Torá no se detiene en la logística, sino que se asegura de delinear los objetivos de la manera más clara y dice que todo esto es «para que oigan, y para que aprendan y teman al Señor, tu Dios, y observen para hacer todas las palabras de esta Torá. Y sus hijos, que no lo sabían, oirán y aprenderán a temer al Señor, vuestro Dios, todos los días que viváis en la tierra, a la que vais a cruzar el Jordán, para poseerla».

¿Por qué? ¿Por qué la Torá invierte tanto en los pequeños detalles? ¿Cómo es posible que Moisés, que está al borde de la muerte, se preocupe por la asistencia a un evento que tendrá lugar sólo décadas después de que él muera durante este tiempo? ¿Por qué se eligieron estas palabras como una de sus últimas?

Para entenderlo, debemos volver al año 1960, cuando el presidente de Israel, Zalman Shazar, visitó Estados Unidos y se dirigió a más de ochocientos líderes judíos y sionistas.

JTA informó entonces:

«[Shazar] advirtió el domingo a los judíos estadounidenses que se enfrentan a otra “mitad de una generación perdida” porque más del 50 por ciento de su juventud carece de conocimientos sobre el judaísmo, en particular sobre la literatura hebrea, tanto antigua como moderna. [Shazar] dijo: “Uno no puede dejar de notar que si bien un gran número ha sido atraído al sistema educativo judío, una parte mayor permanece fuera de las escuelas judías”.

»”Si la parte consciente del judaísmo estadounidense”, continuó, “se ha esforzado por compensar una generación perdida en el pasado mediante la lealtad a los valores y las tradiciones judías, el dolor debe ser aún más profundo porque, a pesar de tales esfuerzos, observamos con indiferencia que en nuestros días se está perdiendo otra mitad de una generación… por la ignorancia de la cultura hebrea y los valores judíos”».

El mensaje es claro: sé valiente, Dios puede ayudarte a ganar guerras, «El Señor es el que va delante de ti; Él estará contigo; no te fallará, ni te abandonará. No temas y no te desanimes» (Ibid). Debes luchar por el futuro de la educación. Debes luchar para transmitir el mensaje a las generaciones futuras.

Hay seiscientos trece mandamientos en la Torá, la lectura de la Torá de esta semana contiene el último; la 613ª mitzvá.  La Mitzvah de escribir un rollo de la Torá. «Y ahora, escribid para vosotros este cántico, y enseñadlo a los Hijos de Israel. Ponedla en sus bocas, para que esta canción sea para Mí un testimonio para los hijos de Israel». Perpetuar las lecciones del pasado, poner las escrituras a disposición de todos, perpetuar la alta alfabetización en las palabras que nos han convertido en lo que somos, debe ser nuestra máxima prioridad.

Tras los terribles años del Holocausto, la principal autoridad estadounidense en materia de derecho judío, el rabino Moses Feinstein (1895-1986), fue abordado en varias ocasiones por personas que querían escribir rollos de la Torá en memoria de comunidades o familiares perdidos. Dado que ya existían muchos rollos de la Torá, el rabino Feinstein instó a esas personas a que tomaran la gran suma de dinero necesaria para escribir una Torá y la destinaran a Yeshivot, Escuelas Diurnas y otras instituciones educativas judías. Si no hay nadie que estudie el rollo de la Torá, no sirve de mucho. La educación judía es el corazón y el alma del pueblo judío y todos los esfuerzos deben ir en esa dirección.

Al pensar en el 613º mandamiento —escribir un rollo de la Torá y perpetuar la educación judía— es difícil no pensar en el primer mandamiento de la Torá: fructificad y multiplicaos. Cuando Moisés se prepara para dejar al pueblo judío, nos enseña el mayor secreto de nuestra supervivencia: transmitir el mensaje. Lucha por la educación. Lucha por la alfabetización judía. «Reúne al pueblo: a los hombres, a las mujeres y a los niños, y a los forasteros de tus ciudades», todos deben ser incluidos. Como dijo Lord Jonathan Sacks: «Para defender un país, se necesita un ejército. Pero para defender una civilización, se necesitan escuelas… Los judíos se convirtieron en el pueblo que basó su supervivencia en la casa de estudios. Sus héroes fueron los maestros, y sus ciudadelas, las escuelas».

Shabat Shalom.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios