Una encuesta de la Universidad Hebrea examina la percepción mutua de alemanes e israelíes y el apoyo bilateral a Alemania como mediador en Oriente Medio

Medienanalyse/Infas realizó el trabajo de campo de la encuesta en Alemania y el Instituto PORI en Israel. La encuesta fue financiada en parte por la Fundación Hanns-Seidel de Jerusalén.

Banderas de Alemania e Israel. Foto: Creative Commons

La visita a Israel el 2 de marzo del elegido canciller alemán Olaf Scholz anuncia una nueva era en los vínculos entre Alemania e Israel. Con motivo de esta visita, es oportuno anunciar los resultados de una reciente encuesta realizada en Israel y Alemania por el Foro Europeo de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU). Esta revela un panorama complejo en cuanto a la percepción israelí de Alemania, así como la percepción alemana de Israel.

La encuesta en ambos países fue preparada por el Foro Europeo de la HU. En Israel, se realizaron entrevistas cara a cara en los hogares de los encuestados desde el 5 a 26 de octubre de 2021. Las mismas incluyeron a 1.006 hombres y mujeres, mayores de 18 años. En Alemania, la encuesta se llevó a cabo durante el mismo periodo mediante entrevistas telefónicas, e incluyó a 1.011 hombres y mujeres, mayores de 18 años. Ambas son muestras representativas de la población de cada país.

En Israel, la afinidad por Alemania estaba ligada a la identificación étnica: judía o árabe. Dentro de la población judía israelí, la percepción de Alemania dependía del nivel de religiosidad del encuestado. A medida que aumenta la religiosidad judía, la actitud hacia Alemania se vuelve más negativa. En Alemania, las líneas divisorias tienden a ser entre grupos de edad, hombres y mujeres, de la antigua parte oriental y occidental del país, y con y sin antecedentes de migración.

Estas son las principales conclusiones de la encuesta:

  • Las relaciones actuales entre Israel y Alemania continuarán con el nuevo gobierno. La mayoría de los encuestados de ambos países espera que el nuevo gobierno de Alemania mantenga el enfoque de la canciller Angela Merkel hacia Israel. Incluida su afirmación de que garantizar la existencia de Israel es de interés nacional para Alemania.
  • Alemania como mediadora en Oriente Medio. Preguntados por la posibilidad de que Alemania actúe como mediador entre Israel y otros países de Oriente Medio, aproximadamente la mitad de los encuestados israelíes desearían que Alemania participara. Aproximadamente el mismo porcentaje de encuestados en Alemania querría ver a su país en ese papel, mientras que el 40,5% está en contra. Los encuestados alemanes más jóvenes, mucho más que los mayores, quieren que su país se implique diplomáticamente con Israel.
  • Sólo una minoría visita el país del otro. El 30% de los encuestados israelíes y el 13,6% de los alemanes han visitado el país del otro, y muchos de los que lo han hecho repiten visita. Por parte alemana, la mayoría de los encuestados que han visitado Israel son de la parte occidental de Alemania, sin antecedentes de migración y tienen una media de 63 años.
  • Déficit de conocimientos sobre la cultura del otro. La exposición y el conocimiento del país y la cultura del otro son bastante limitados. Además, los encuestados alemanes tienen dificultades para distinguir entre la cultura israelí y la judía.
  • La mayoría de los alemanes está de acuerdo en que el antisemitismo es un problema. El 58% de los alemanes está de acuerdo en que el antisemitismo es actualmente un problema en su país. La mayoría de los encuestados (72%) considera que emana de la extrema derecha, seguido (70,1%) del conjunto de la población, y el 58% de la minoría musulmana. Muchos más encuestados de la parte occidental de Alemania ven el antisemitismo como un problema que los de la parte oriental, donde los hombres son el grupo con el menor porcentaje (38,5%) que está de acuerdo.
  • Criticar a Israel no siempre es un acto antisemita. El 66% de los encuestados alemanes piensa que se puede criticar a Israel sin que ello esté relacionado con actitudes antisemitas. En Israel, la mayoría no ve las críticas a Israel necesariamente como una forma de antisemitismo. Pero considera que puede haber, al menos a veces, una relación entre ambas. Casi la mitad de los encuestados árabes no establece esta conexión en absoluto.

Gisela Dachs, profesora del Foro Europeo de la Universidad de Hamburgo y principal autora de la encuesta, cree que Israel y Alemania se encuentran ahora en una fase crítica de su relación bilateral. Porque una generación más joven empieza a tomar las riendas de todos los aspectos de la vida en ambos países. Explicó que «tenemos que mirar al futuro. La historia es un fuerte pilar, pero se desvanece. El reto es construir un futuro compartido entre Israel y Alemania que no sólo se base en un pasado compartido». Su plan es seguir realizando encuestas similares cada dos años para poder hacer un seguimiento significativo de los cambios de actitud y experiencia.

«La importancia de esta encuesta radica en que hemos recogido datos concretos no sólo sobre lo que piensan los encuestados, sino también sobre lo que realmente hacen», observó Dachs. La encuesta incluía preguntas sobre la frecuencia de los viajes al país del otro y las formas en que los encuestados experimentaban la cultura del otro. Como señaló Dachs, «una vez que se puede identificar una falta de conocimiento específica, se está en mejor posición para abordarla». Por tanto, la encuesta tiene implicaciones, dijo, para la educación y las políticas públicas de ambos gobiernos.

Compartir

#, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Internacional