28 diciembre, 2020

Titular del nuevo Departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej de la OSM: “El futuro del pueblo judío pasa por la educación no formal”

El titular del flamante Departamento de la Organización Sionista Mundial (OSM), Sergio Edelstein, le contó a Aurora, con mucha pasión y una dosis de humor, sobre la transformación de los movimientos juveniles sionistas y por qué el futuro del sionismo y el pueblo judío en la era post-COVID-19 se basa en gran medida por la […]

Sergio Edelstein Foto: Jaime Edelstein

El titular del flamante Departamento de la Organización Sionista Mundial (OSM), Sergio Edelstein, le contó a Aurora, con mucha pasión y una dosis de humor, sobre la transformación de los movimientos juveniles sionistas y por qué el futuro del sionismo y el pueblo judío en la era post-COVID-19 se basa en gran medida por la educación no formal.

AURORA: Para los neófitos, ¿Cuál es la diferencia, a muy grandes rasgos, entre la Organización Sionista Mundial (OSM), la Agencia Judía, el Keren Hayesod y el Keren Kayemet LeIsrael (Fondo Nacional Judío)?

SE: Históricamente durante los primeros Congresos Sionistas se crearon las cuatro instituciones nacionales (“Mosdot Leumiim”), con el objetivo de poner en práctica las resoluciones de la creación de un hogar nacional judío en Israel: La Organización Sionista Mundial, la Agencia Judía, el Keren Hayesod y el Keren Kayemet.  En grandes rasgos, originariamente la OSM funciona como el coordinador de los esfuerzos de los brazos ejecutivos, La Agencia Judía encargada del proceso de la aliya, El Keren Kayemet responsable por la compra de los terrenos para la colonización, y más adelante fue creado el Keren Hayesod con el objetivo de apoyar los esfuerzos del movimiento sionista con la recolección de fondos.

En la actualidad, las funciones de cada institución han ido cambiando con el objetivo de acoplarse a un mundo constantemente cambiante. Pero la esencia de cooperación se mantiene. Tenemos la esperanza y la convicción de entrar a una era de cooperación mutua para alcanzar nuestros objetivos centrales.

AURORA: Entiendo. ¿Usted está ahora a cargo de un nuevo departamento en la Organización Sionista Mundial?

SE: Exactamente sí.

AURORA: Específicamente un Departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej (Juventud  Pionera y Continuidad)

SE: Es un departamento que se ocupa de centralizar la formación, capacitación y consolidación de los futuros líderes del movimiento sionista a nivel mundial.

El foco es en términos generales es en los movimientos juveniles, las organizaciones estudiantiles, y los marcos comunitarios encargados de la formación de los futuros líderes. La idea amplia de este departamento que se creó es enfocarnos en liderazgo juvenil, aprovechando las fuentes humanas que tienen la motivación y responsabilidad de llevar adelante este desafío, cargado de una necesidad imperiosa en base a la realidad en la que vivimos.

AURORA: ¿Y cuáles serían los objetivos que tiene a corto plazo?

El mundo ha cambiado, lo que era claro para el abuelito de un joven, o para el papá ya no lo es automáticamente obvio hoy en día. Hoy en día un joven es parte de una gran serie de marcos; y consolida su identidad en base a los mismos. Entonces tratemos de acercarnos y adaptarnos a eso. Cambiemos el idioma.

A corto plazo, debemos primero comprender la realidad actual, detectar y analizar los obstáculos y generar un plan sistemático para proceder hacia el éxito.

Aurora: En Latinoamérica específicamente, ¿Cuáles serían las preocupaciones y los objetivos?

SE: La preocupación grande que veo es el tema del deterioro de hoy en día, ya sea por la influencia del [movimiento] BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), por falta de interés o por falta muchas veces en un joven universitario de querer identificarse.

Creo que nuestro deber como movimiento sionista es hacer el diagnóstico actual. Yo creo que tenemos que trabajar junto a los jóvenes y no para los jóvenes.

Porque trabajar para los jóvenes es mirar desde arriba. Es decir, “yo sé y te voy a decir lo que es bueno para vos”. Creo que para los jóvenes de hoy en día eso ya es retrógrado.

Es mi pensamiento, mi modesta opinión.

Sergio Edelstein Foto: Jaime Edelstein

AURORA: ¿Con cuáles movimientos juveniles trabaja la OSM?

SE: Dentro del departamento de la OSM entran desde los movimientos juveniles de las corrientes reformistas conservadoras hasta Bnei Akiva. Desde Betar hasta Hashomer Hatzair. Todos. Inclusive cinco o seis que hay en otras partes del planeta y que no están en Latinoamérica. Se logró aglomerar a todos los movimientos porque entendimos que la competencia hoy en día no nos lleva a nada.

Cuando yo era chico era la guerra contra el Ijud Habonim y contra Betar. Nos matábamos en competencias deportivas, culturales y educativas. Hoy en día ese idioma es un poco… anticuado. Para ser exitosos debemos dejar a un lado lo que nos diferencia y enfocarnos específicamente en lo que nos une. El común denominador es mucho más amplio y debemos dedicarnos a unirnos de manera incluyente. El pluralismo de Hanoar Hatzioni o Jazit Hanoar lo prueba.

AURORA: ¿Qué desafíos ves en estos momentos con los efectos del COVID-19? ¿Cómo ha impactado el trabajo?

SE: Creo que algo que intuitivamente lo sabíamos, lo redescubrimos repentinamente en estos últimos 10 meses. La fuerza increíble del proceso educativo que puede hacer una tnuá (movimiento juvenil). La tnuá logró increíblemente llegar al corazón del janij. El hecho que un educador se contacta por Facebook con un educando, el madrij (líder) con el janij (educando), y le puede hablar de igual a igual, no darle una clase, sino darle esperanza.  Esto le dio una fortaleza a esa relación educador-educando que es increíble.

¡El otro día le conté a alguien el hecho de que se hicieron majanot (campamentos) por Zoom!

Vos me podés decir: ‘¿Qué es un majané por Zoom?’ Lo vi, porque me invitaron. A la tarde del majané, le pidió cada madrij a sus janijim que estaban cada uno en su casa, que agarren una sábana y que armen una carpa dentro de su cuarto. Y empiezas a ver en el Zoom a cada niño armando una carpa que vos podrías decirme “es una tontería”, pero el niño de repente unas horas estuvo con su madrij, alguien lo miró a los ojos por zoom y le dijo: ‘¡Qué linda es tu carpa!’.

Continuamos un proceso. No por el hecho de que había COVID no se hizo el majané; no por el hecho que hay COVID, yo, madrij tuyo, que tengo 18-19 años, no dejaré de llamarte, a comunicarme, hacerte una peulá (actividad), aunque no sea vivencial. Descubrimos una fuerza en los movimientos juveniles impresionante. Y a mí emociona mucho y me da mucha confianza.

AURORA: ¿Cómo ves el futuro de los movimientos juveniles? ¿Cómo te imaginas?

SE: Veo positivamente que lo que pasó en Israel hace quince años es un trampolín conceptual para lo que tiene que pasar hoy en día en el resto del mundo. Hace quince años el Gobierno israelí decidió invertir en la educación no-formal por medio de los movimientos juveniles…. Y el gobierno decidió que la educación complementaria, la educación no formal, la relación educando-educador, característica del movimiento juvenil, es un marco complementario significativo para los niños que después de clases dan vueltas por las calles, no hacen nada; es un marco de contención, benevolencia, solidaridad y formación de personas dignas. Esto fue un gran paso.

Como ejemplo, un año atrás se publicó en Israel que en el curso de oficiales de Tzahal (Fuerzas de Defensa de Israel) el 92 por ciento de los jóvenes que lo terminaron habían ido a un movimiento juvenil. El comandante del curso recalcó que los soldados que venían de movimientos juveniles comprenden el tema de liderazgo, el compromiso, y la responsabilidad del ejemplo personal -valores tan importantes- los adoptan y pasan a ser parte de ellos.

El hecho es que en Israel se dieron cuenta que el tipo de educación que da el movimiento juvenil da una respuesta moderna, con todo lo que pueda parecer irónico, porque los movimientos juveniles empezaron hace 110 años, pero hoy en día la adaptación que hicieron da una respuesta a las necesidades.

Cuando en la actualidad todo es por el teléfono, todo es frente a la televisión, el movimiento juvenil te permite encontrarte con un grupo de 10, 15, 20 chicos, tus pares, en un círculo, mirarte, tocarte el hombro, y no todo es frío. De repente resurgió y refloreció la esencia del movimiento juvenil que da una respuesta a problemas que hay hoy en día, tanto para los jóvenes como para la comunidad. El cara a cara, el mirarte a los ojos. ¿Sabes lo que es poder de un gesto, el poder de una lágrima? No todo es por el teléfono.

En esta era tan compleja, se hace indispensable invertir en la educación no-formal. Este nuevo departamento busca centralizar, coordinar, cooperar y desarrollar esta misión tan importante. No dudo que, con el apoyo del nuevo presidente de la Organización Sionista Mundial, Yaakov Hagoel, quien siempre ha mostrado incondicional apoyo a los esfuerzos de los movimientos juveniles tendremos éxito en nuestra misión. El futuro esta sobre los hombros del liderazgo juvenil.

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Israel y América Latina