Tácticas y estrategia en la guerra contra Hezbollah

Partidarios de Hezbollah escuchan el discurso de Hassan Nasrallah en Beirut Foto: Hasan Ghaedi / Fars Media Corporation CC BY 4.0 vía Wikimedia Commons

Por Jonathan Spyer

El ataque en Baalbek demuestra hasta qué punto Israel ha descartado las «reglas de enfrentamiento» tácitas anteriores.

La eliminación selectiva de tres miembros libaneses de Hezbollah por parte de Israel esta semana constituye una escalada significativa en la guerra limitada que está ahora en marcha entre Israel y el movimiento islamista chiíta libanés.

El comandante de la unidad regional libanesa de Hezbollah, Hassan Hussein Salami, murió mientras conducía un automóvil en la aldea de Majadel, en el sur del Líbano. En otros lugares, aviones israelíes atacaron objetivos en la zona central de Hezbollah en Baalbek. Otros dos miembros de Hezbollah, Hassan Ali Younes y Ahmed Mohammed Sindiyan, murieron en este segundo ataque, cerca de la ciudad de Aadous, según un anuncio de la organización.

El área objetivo se encuentra a 18 km de la ciudad de Baalbek. Al este del río Litani y a unos 75 km de la frontera con Israel. Hezbollah también anunció la muerte de un cuarto combatiente, Mohammed Ali Musulmani.

Estas muertes se produjeron en respuesta al derribo por parte de Hezbollah de un avión no tripulado [dron] israelí Hermes 450, mediante el empleo de un misil tierra-aire. La organización respondió, a su vez, lanzando una andanada de cohetes contra los Altos del Golán y la Galilea occidental, sin causar víctimas.

Si bien Salami fue el oficial de mayor rango entre los efectivos de Hezbollah atacados, la decisión de extender el alcance de los ataques israelíes a Baalbek, y por ende las muertes de Younes y Sindiyan, parecen ser los detalles más significativos de estos últimos ataques.

Efectivo de Hezbollah durante un ejercicio militar en el sur del Líbano Foto: Tasnim News Agency CC BY 4.0 vía Wikimedia Commons

Salami era un destacado comandante, pero no es la primera figura de este tipo que es atacada por Israel en el sur del Líbano desde el 7 de octubre. Wissam Tawil, una figura importante del brazo armado del movimiento, fue abatido por una bomba colocada a un costado de una carretera el 8 de enero, por ejemplo. Pero en lo que respecta a Baalbek, los objetivos de Israel se habían extendido anteriormente desde la frontera hasta la ciudad libanesa occidental de Sidón, a unos 50 kilómetros de la frontera.

El ataque en Baalbek demuestra hasta qué punto Israel ha descartado las «reglas de enfrentamiento» tácitas anteriores con Hezbollah. Muestra que, a partir de ahora, Jerusalén parece tener una ventaja táctica sobre sus enemigos vinculados a Irán.

Hezbollah parece haber sido tomado por sorpresa por la voluntad de Israel de operar más allá de los límites anteriores. El movimiento ha pagado un precio considerable por su decisión del 8 de octubre de entrar en combate contra Israel, aunque de forma limitada. Hasta la fecha, 237 combatientes han muerto, además de 44 civiles libaneses, según cifras de la AFP. En comparación, del lado israelí han muerto 10 soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y seis civiles.

Las acciones de Hezbollah sugieren la renuencia a una escalada de la misma forma. Más bien, continúa sus ataques diarios contra puestos israelíes estáticos a lo largo de la frontera, utilizando una variedad de sistemas de armas a su disposición. En medio de la crisis política y económica en el Líbano, en estos momentos difícilmente puede contemplar medidas más ambiciosas.

La creciente audacia de Israel en el Líbano es, a su vez, un detalle de un patrón más amplio visible también en Siria, en el que Jerusalén está ampliando el alcance y la profundidad de sus actividades más allá de todo lo visto antes del 7 de octubre. Esto incluye atacar y abatir a oficiales del Cuerpo de los Guardianes Revolucionarios Islámicos de Irán (IRGC, por sus siglas en inglés) en suelo sirio.

Alrededor de seis operativos del movimiento han sido abatidos en ataques en Siria desde el 7 de octubre. (A diferencia del último ataque sobre Baalbek; Israel no ha asumido la responsabilidad de estas eliminaciones. Sin embargo, la lista de otros posibles candidatos para hacerse cargo de estas operaciones está esencialmente vacía)

¿Qué hay detrás de la escalada?

¿Qué hay detrás de esta escalada? En primer lugar, vale la pena señalar que el ministro de Defensa, Yoav Gallant, inició un incremento en la intensidad de las operaciones israelíes en Siria incluso antes del estallido de la actual guerra de Gaza. Gallant, que también quería lanzar un ataque contra Hezbollah después del 8 de octubre, parece tener poca fe en las posibilidades de éxito de los esfuerzos diplomáticos occidentales para regular la frontera entre Israel y Líbano.

Más bien, sus acciones (y declaraciones anteriores) indican que comprende la gravedad de la situación estratégica que Israel ha permitido que surja en su frontera norte y quiere iniciar acciones decisivas no sólo para herir al enemigo sino para alterar sustancialmente esta situación.

En este sentido, es importante ser conscientes de que, si bien las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia de Israel han tenido un buen desempeño hasta ahora en el enfrentamiento táctico con Hezbollah, la situación estratégica ofrece menos motivos de satisfacción.

Hussein Salama, un notable comentarista pro-Hezbollah en el Líbano, escribiendo en el periódico Al Akhbar el 27 de febrero, señaló de manera simple y precisa que «la guerra de Gaza se está librando contra Mahwar al Muqawama (Eje ​​de la Resistencia)», el término con el que la alianza regional liderada por Irán prefiere ser conocida.

Como reflejo de la visión que esta alianza tiene de sí misma y de la dinámica regional, Salama pasó a enumerar varios logros y ambiciones de este eje, incluida la supuestamente próxima «segunda liberación de Irak de las fuerzas estadounidenses que actualmente se expande hacia Siria».

Una vez que el panorama se amplía y profundiza para incluir esta perspectiva, según la cual Israel en sus campañas del sur y del norte está luchando contra miembros de una única alianza liderada por un Estado; los logros tácticos de Jerusalén en el norte asumen una perspectiva más modesta. Israel está demostrando su destreza en la guerra aérea, la recolección de inteligencia y la defensa táctica, pillando a Hezbollah con la guardia baja en un momento difícil para el movimiento.

Pero es Irán quien ha logrado sembrar ejércitos insurgentes semirregulares en las fronteras de Israel. Y desde el 7 de octubre, Irán ha utilizado esos ejércitos para masacrar a más de 1.000 civiles israelíes, alterar la agenda diplomática global, desviar la atención de sus esfuerzos nucleares y su inestabilidad interna (y del intento de su aliado ruso de destruir un Estado europeo vecino), dejar en suspenso cualquier posibilidad de mayores avances israelíes en la diplomacia regional y, dicho sea de paso, obligar a 86.000 israelíes a abandonar sus hogares a lo largo de la frontera norte de Israel.

Como el general de brigada Eran Ortal, ex comandante del Centro Dado de Estudios Militares Interdisciplinarios de las FDI, lo expresó en una entrevista reciente con el periodista israelí Amir Oren: «Israel no tiene ‘peso militar’ lejos de aquí, pero los iraníes tienen un peso militar dramático aquí al lado de a nosotros. Esta es una asimetría básica y fundamental, y aún no nos hemos adaptado a ella”.

«Escucho a altos oficiales hablar de nosotros como potencia regional, y eso es peligroso porque pensar que eres una potencia te convence de que siempre puedes llevar a cabo operaciones de desgaste, pero en realidad los iraníes están logrando el desgaste contra nosotros, y no nosotros contra ellos.”

Esta afirmación recuerda la expresión persa que me dijo una vez un conocido iraní en el norte de Irak: «Otras naciones os matarán con hierro, los iraníes os asesinarán con algodón”.

La expresión sugiere paciencia y el montaje lento y gradual de los instrumentos del asesinato. Irán lleva varias décadas aplicando una estrategia de este tipo en toda la región y en las fronteras de Israel. Antes del 7 de octubre, los estrategas israelíes pensaban que construir vallas adecuadas a lo largo de la frontera permitiría a Israel ignorar o disuadir este proyecto. Ya nadie cree eso.

Las actuales dimensiones y dirección de las acciones militares israelíes en el norte desde el 7 de octubre sugieren un esfuerzo por ir más allá de este paradigma anterior y convertir la guerra actual en un esfuerzo por asestar golpes reales, incluso fatales, a los ejércitos islamistas apoyados por Irán que se han construido en las fronteras durante los últimos 30 años.

Queda por ver si se intentará tal esfuerzo en el próximo período o si las presiones diplomáticas y políticas seguirán impidiéndolo.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios