Solomon Molcho, el cabalista que anunció la llegada de la era mesiánica

Una representación del siglo XIX de Galileo ante el Santo Oficio, por Joseph-Nicolas Robert-Fleury - Foto: Wikipedia - Dominio Público

Fuente: Grupo de Facebook Personalidades judías de todos los tiempos. Compilado por Raúl Voskoboinik

Fue un místico y judío portugués mesiánico. Cuando se reunió con el emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico para instar a la creación de un ejército judío, el emperador lo entregó a la Inquisición y fue quemado en la hoguera.

Nació en Portugal de padres marranos, forzados a la conversión con el nombre original de Diogo Pires. Ocupó el cargo de secretario del Tribunal Superior de Apelaciones de su país natal. Diogo Pires tenía solo 20 años cuando se desempeñó como juez de la Corte Suprema en Portugal. Era 1521, dos décadas después de la conversión forzada de los judíos de Portugal, y el brillante joven juez tenía un secreto: era judío. Pronto dejaría la corte y el país y se convertiría en uno de los cabalistas más influyentes de todos los tiempos. El juez Diego Pires pronto se convertiría en el rabino Shlomo Molcho, y lo quemarían en la hoguera por hacerlo.

Cuando el aventurero judío David Reubeni llegó en 1525 para negociar con el rey, aparentemente en una misión política de algunas de las diez tribus perdidas de Israel, Molcho quiso unirse a él, pero fue rechazado.

Molcho le pidió que le enseñara Torá, pero Reuveni trató de disuadirlo. Pires creía que Reubeni no quería enseñarle porque, como marrano, no había sido circuncidado. Así que se circuncidó a sí mismo, soportando varios días de dolor insoportable y, poco después, tuvo sueños en los que le enseñaron los misterios de la Torá y le mostraron cuál sería su destino. Regresó a Reuveni y anunció que ahora era parte del Pacto de Abraham y nuevamente pidió ser instruido en la ley judía, pero lo rechazó nuevamente y se vio obligado a emigrar.

Molcho se convirtió en un maestro talmudista y exégeta bíblico, y luego estudió cabalá con Joseph Taitazak. Él mismo inspiró a Joseph Caro y Shlomo Alkabetz. Luego vagó como predicador por Italia y Turquía y alcanzó una gran reputación y sugirió que el reino mesiánico vendría en 1535 o 1540. En 1529 Molcho publicó una parte de sus sermones bajo el título Derashot, un libro que más tarde pasó a llamarse Sefer ha-Mefo’ar. Al regresar a Italia, se opusieron judíos prominentes, incluido Jacob Mantino ben Samuel, quien temía causar malestar entre los judíos. Recibió una audiencia ante el Papa Clemente VII y obtuvo su favor, así como el de algunos cardenales judeófilos en Roma. Advirtió al Papa que abandonara Roma ya que la ciudad pronto se inundaría y envió un mensaje al rey de Portugal advirtiéndole de un inminente terremoto. La ocurrencia de una inundación mortal el 8 de octubre de 1530 y un terremoto en Lisboa el 26 de enero de 1531, elevaron la reputación de Molcho entre las autoridades religiosas y políticas.

En compañía de David Reubeni, su mentor, fue en 1532 a Ratisbona, donde estaba el emperador Carlos V. En esta ocasión, Molcho llevaba una bandera con la palabra hebrea Macabi, las cuatro letras מכבי que también significan una abreviatura de Éxodo 15:11 “¿Quién entre los poderosos es semejante a Dios?”. Los tres se reunieron durante dos horas, y se dice que Molcho propuso el establecimiento de un ejército conjunto judío-cristiano para defenderse de los enemigos extranjeros del emperador y, posiblemente, para reconquistar Tierra Santa. El emperador hizo arrestar a Molcho y Reubeni y los llevó de regreso a Italia. En Mantua, un tribunal eclesiástico condenó a Molcho a muerte por fuego. Molcho fue llevado a la hoguera en noviembre o diciembre de 1532. Se dice que el emperador se ofreció a perdonarlo con la condición de que regresara a la iglesia católica, pero Molcho se negó y pidió la muerte de mártir. Su mentor, David Reubeni, fue exiliado a España, donde más tarde murió.

Molcho publicó un libro de homilías Derashot en la Biblia, basado sobre todo en el Talmud y el Midrash, en Salónica a finales de 1529. Dos de sus cartas biográficas, que también relatan sus sueños, se publicaron en un libro titulado Hayat Kaneh y fueron censuradas en Amsterdam en 1660. Los estudiosos modernos han descubierto varias obras más de Molcho, incluido un segundo libro, que había preparado para su publicación en el momento de su muerte y que se centró en la redención mesiánica y enfatizó la importancia de la cábala. Su segundo libro, junto con sus homilías y otros escritos, incluidas versiones sin censura de sus cartas, se publicaron como Kitvei Shlomo Molcho (Los escritos recopilados de Shlomo Molcho) en Jerusalén en 2019.

Los escritos y discursos de Molcho destacaron los roles del Mesías ben Joseph y el Mesías ben David en el proceso de redención y enfatizaron que la redención podría llegar si los judíos fueran fieles a Dios y sus mandamientos o si los poderes religiosos y políticos no judíos fueran extremadamente malvados y opresivos. Un sueño que Molcho tuvo en 1526 aparentemente lo llevó a creer que estaba destinado a ser el Mesías ben José o su precursor, pero en ninguno de sus escritos o discursos él dijo explícitamente esto o se proclamó a sí mismo el Mesías.

Casi 500 años después de su muerte al Kidush Hashem, Molcho vuelve a ser noticia. Sus comentarios manuscritos sobre la Biblia y el Zohar se recopilaron de varios archivos de todo el mundo y se publicaron como Kitvei Rabbi Shlomo Molcho Hakadosh en Jerusalén.

Molcho conoció al rabino Yosef Taitazak, un gran posek (sabio inteligente) en ese momento, y aparentemente estudió en su ieshivá (centro de estudios de la Torá y el Talmud) en Salónica. Sus compañeros de estudios incluyeron al rabino Moshe Alshich (el Alshich Hakadosh) y al rabino Shlomo Alkabetz. La ieshivá no era conocida por sus estudios cabalísticos, sin embargo, influenciados por el carismático Molcho, varios de sus estudiantes se volvieron hacia la cabalá y, como Alkabetz, quien escribiría Lecha Dodi , se convirtieron en algunos de sus principales defensores.

Molcho se ganó la reputación de ser capaz de responder a cualquier pregunta que se le hiciera sobre la Torá, y la gente venía de lejos para hacerle preguntas. A pedido de sus amigos o admiradores en Salónica, Molcho escribió un libro de comentarios que fue publicado en agosto de 1529.

Molcho no se molestó en nombrar el libro, pero después de su muerte se volvió a publicar con el título Sefer HaMefoar (El libro maravilloso). En él, Molcho explica la naturaleza del alma y atribuye el pecado de Adán y Eva a que prefirieron el placer material a la contemplación divina, un pecado que, según él, los israelitas repitieron en el desierto cuando preferían las frutas y los peces egipcios al maná del cielo.

Creyendo que tenía un papel que desempeñar en el proceso de redención y en salvar a los judíos de la opresión, Molcho dejó la seguridad del Imperio Otomano y se dirigió hacia la guarida del león, el centro del poder cristiano, Roma.

Al parecer, la reputación de Molcho lo precedió, y algunos judíos temían que enojara a las autoridades cristianas, por lo que informaron sobre él. Molcho no se detuvo; fue directamente al Papa. Salió de su reunión con el permiso del Papa Clemente VII para publicitar las enseñanzas de la Torá ofreciendo consuelo al pueblo judío siempre y cuando no difamara el cristianismo.

El Papa continuó protegiendo a Molcho, y Molcho le devolvió el favor advirtiendo al Papa que una inundación estaba a punto de inundar la ciudad. La inundación azotó el 8 de octubre de 1530 y mató a unas 10.000 personas.

Molcho envió entonces un mensaje a su antiguo amigo, el rey de Portugal, advirtiendo que un terremoto era inminente y, de hecho, el 26 de enero de 1531, un terremoto destruyó un tercio de las casas en Lisboa. Molcho también predijo la aparición de un cometa, que resultó ser el Cometa Hailey, cuyo ciclo se desconocía en ese momento.

El Papa llegó a ver a Molcho como un vidente y un activo estratégico, y Molcho supuestamente usó su influencia para retrasar la imposición de la Inquisición en Portugal.

Molcho escribió un segundo libro de comentarios, entre otras cosas, elaborando sobre los dos mesías de la tradición judía, sus respectivos roles en la redención, las guerras de Gog y Magog, y la rivalidad entre Jacob y Esav. El tema principal del libro es que para que venga la redención, el pueblo judío tiene que dominar no solo el rasgo de la misericordia sino también la fuerza; que para que los enemigos de Israel sean destruidos, Gad g’dud yegudenu, el pueblo de Israel tendrá que formar legiones para pelear guerras.

En 1532 Molcho decidió que había llegado el momento de actuar en su misión. Analizando la situación geopolítica, vio que los líderes cristianos de Europa estaban luchando y perdiendo batallas con los musulmanes del Imperio Otomano. Molcho izó su propia bandera, bordada con varios versículos bíblicos y santos nombres, encontró y se lo llevó a David Reuveni, y partió para encontrarse con el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Carlos V.

La pareja pasó dos horas con el emperador. Molcho propuso establecer un ejército judeocristiano para luchar contra los musulmanes y se ofreció a llevarlo a la batalla. El emperador estaba horrorizado; un ejército judío sería bastante malo, pero la idea de un comandante en jefe judío era anatema. El emperador envió a Reuveni a la cárcel y envió a Molcho a la Inquisición para ser juzgado y ejecutado.

Los inquisidores temían a Molcho por su reputación de vidente y cabalista. Lo amordazaron cuando lo llevaron al auto de fe para evitar que pronuncie alguna fórmula mágica o para evitar que influya en la multitud. Justo antes de ser ejecutado, llegó un mensajero de Carlos V con una oferta de clemencia si Molcho se retractaba y se convertía al cristianismo.

Le quitaron la mordaza a Molcho. Él respondió que lo único que lamentaba era haber vivido alguna vez en la sociedad cristiana, y ahora estaba listo para que su alma regresara a su hogar con Di-s.

La influencia duradera de Molcho se sintió de varias maneras. En ese momento, su drashot público en las sinagogas levantó el espíritu de un pueblo oprimido y mantuvo viva la esperanza de redención. Su enfoque, que la redención vendría con el pensamiento y la actividad estratégicos y políticos, daría frutos solo siglos después.

Sus colegas rabínicos se vieron muy afectados por su muerte. El rabino Joseph Karo, el autor del Shulchan Aruch , llamó a Molcho “AShlomo Bechiri” (Shlomo, el elegido de Di-s) y oró para que muriera como Molcho.

Unos meses después de la ejecución, el rabino Karo se reunió con sus amigos para una noche de aprendizaje de Torá. Aparentemente todavía conmovidos por la muerte del soñador carismático que les había dado tanto consuelo, escucharon un bat kol (una voz del cielo) esa noche, que les dijo que fueran a Eretz Israel y enseñaran Torá allí. Fueron, y así se fundó la comunidad cabalística de Tzefas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.