Revelación: dos semanas previas al 7 de Octubre el ejército israelí estaba preparado para contener la embestida de Hamás

26 marzo, 2024 , , ,
Foto: Fuerzas de Defensa de Israel (FDI)

por Dr. Israel Jamitovsky

Basándose en distintas fuentes, el columnista israelí  Yaniv Kubovich reveló este fin de semana desde el  cotidiano israelí Haaretz un hecho sorprendente.

La preparación en Israel ante  la radicalización de Hamás comenzó en el verano israelí ante una serie de actos cometidos por la banda terrorista en la frontera con Israel , que rebasaron lo conocido hasta el momento.  Los oficiales de la inteligencia israelí a nivel intermedio y en especial los que se ocupaban de todo lo relativo al sur de Israel y a la Franja de Gaza, estimaron que era una coyuntura diferente, que  Hamás apuntaba  mas  allá de la protesta cotidiana y habitual  y que se preparaba para atacar en masa a  localidades y bases militares israelíes .

Hubo un hecho que no pasó   inadvertido.  Las manifestaciones en las cercanías de la frontera con Israel aumentaron considerablemente en relación a las promovidas en el año 2018 y los enfrentamientos con el ejército israelí adquirieron un signo diferente y preocupante  en relación a las registrados en el pasado. A su vez las guardianas del ejército israelí advirtieron de intentos sin precedentes de Hamás de   forzar y derribar las vallas fronterizas.

En los primeros días de setiembre y previo al año nuevo hebreo, se celebró una reunión  entre la distintas fuerzas de seguridad de la zona y la conclusión fue que Hamás se preparaba  a un enfrentamiento militar con Israel. Paralelamente a serias advertencias que Israel hizo llegar a Hamás, la oficialidad intermedia del ejército israelí elevó la opción de un ataque preventivo de Israel contra Hamás, pero  basándose en la recomendación efectuada por los servicios de inteligencia, esta opción fue  descartada por  altos oficiales del ejército israelí y su Comandante General Herzi Halevi.

Se resolvió tomar como referente el Dia del Perdón en cuanto a las genuinas intenciones que abrigaba Hamás en ese momento, mucho mas que se cumplían 50 años del comienzo de la Guerra de Yom Kipur. Sin perjuicio de rechazar la opción de un ataque preventivo y  fulminante a Hamás, se adoptaron distintas medidas ante la posibilidad de   un enfrentamiento  bélico de considerables proporciones con la banda terrorista. Unidades  complementarías de infantería fueron destinadas a la frontera, los reservistas de los servicios de inteligencia fueron movilizados, efectivos de la fuerza aérea fueron puestos en alerta. Todo esta movilización se efectuó sigilosamente y lejos de la atención pública.

Cuando Hamás se apercibió  de las medidas preventivas adoptadas por Israel, decidió esperar. Al comienzo de  la Festividad de las Cabañas y una semana ante del estallido de la guerra, reinaba en la frontera un silencio absoluto .Ni siquiera se registraron las manifestaciones habituales. Era por cierto un silencio sospechoso y un signo preocupante, si se quiere Hamás  y su líder Yahya Sinwar echaron  manos a su imaginación y supieron adormecer a Israel.

Grueso error

Según Kubovich,  este silencio de Hamás determinó  que la capa superior del ejército israelí obrara con arrogancia y aires de suficiencia pensando que previeron los acontecimientos. Estimaron que Hamás y su líder Sinwar se atemorizaron y descendieron del árbol al que se habían trepado.

La secuela de este tremendo error fue inevitable. En la primera semana de octubre, la movilización del ejército israelí quedó sin efecto, la mayoría de las fuerzas    se  dispersaron y parte de ellas fueron enviadas a Judea y Samaria, otorgándole prioridad a este espacio por disposición del Gobierno y altas esferas del ejército israelí

La dispersión de fuerzas por parte del ejército israelí  encontró un motivo y justificación a la vez.  Se entendió que era una vía de reducir la tensión con Hamás y que Israel sigue comprometido en la postura de silencio contra silencio.

Hubo otro grave error. No soy experto militar ni mucho menos, pero la lógica y un mínimo sentido común indicaban que ante un enemigo de la calaña de Hamás,  si se resolvió la desmovilización de las fuerzas, debía efectuarse en forma gradual , cautelosa y tomando las precauciones del caso.

No fue así. El retorno a la rutina fue inmediato y apresurado, la solicitud de los comandantes del ejército de otorgar  licencia a sus soldados fue contemplada y aceptada  sin problema alguno.  El fin de semana que precedió al 7 de Octubre permanecieron en la frontera apenas algunas unidades. Israel había caído en la trampa.

De las fuentes que maneja Kubovich, aflora la controversia y disparidad de criterios entre las capas altas y la intermedia del ejército israelí. En la reunión celebrada el 30 de setiembre y con posterioridad al Dia del Perdón, se debatió cuales son las genuinas intenciones que animan a Sinwar y Hamás. En este encuentro, la capa intermedia del ejército israelí sostuvo que no hay que descartar la opción de un ataque promovido por Hamás y que el peligro no desapareció ni mucho menos.  Ante ello, la respuesta de las altas capas del ejército israelí  fue de  centrarse en la defensa y que no existe posibilidad alguna de que Hamas intente invadir territorio israelí. El resto  es historia conocida. 

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

8 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios