Azoulay en el edificio del Consejo

El Ministerio de Turismo, en cooperación con el Consejo Regional de Metula, organizó un recorrido para conocer la ciudad norteña de Metula y sus atracciones. Especialmente recomendada la visita durante el verano por el excelente clima de esta atractiva ciudad, que hay quienes la llaman “la Suiza israelí”. Está ubicada en la región de Galilea del norte que, por la forma que aparece en el mapa, se conoce como el “Dedo del país”. David Azoulay, presidente del Consejo Regional Metula que nos acompaña en el recorrido, aclara que la ciudad en realidad es “la uña del dedo de la Galilea”.

Vista de Metula

Es el asentamiento judío más septentrional de Israel, lo cual asegura “una ventaja” a nivel de clima y de turismo. Declara: “La colonia Metula está ubicada en un área topográfica única y está inmersa en verde en cada rincón, la vista desde la colonia es impresionante”.  Se fundó en 1896, cuando ese año el Barón Rothschild llevó 80 familias de agricultores, la mayoría de Rusia, a establecerse en Metula. Era una comunidad agrícola de tipo cooperativa y no la abandonaron ni siquiera en los momentos más difíciles, que los hubo y muchos.

Ora en el Beit Ha Ikar

A mediados de los años 50 llegó a Metula un nuevo grupo en el marco de un proyecto gubernamental llamado “de la ciudad al campo”. Eran sobrevivientes del Holocausto que llegaron para reconstruir sus vidas. Actualmente hay unos 2000 habitantes a los que se agregan cientos de trabajadores agricultores extranjeros y otros soldados. En agricultura Metula se destaca por la calidad de sus frutos de todo tipo.

David Azoulay

Como parte del recorrido, Azoulay nos revela las atracciones, el alojamiento y las experiencias turísticas que el municipio tiene para ofrecer. Visitamos el edificio en el que se halla el Consejo Regional. Una antigua e imponente casa de piedra que fue el hogar de los empleados del Barón, construida en 1897. Luego sirvió a los instructores agrícolas, incluido Aharon Aharonson. Junto a ella se encuentra la clínica de la colonia, una casa que presenta la fascinante figura de su dueño original, un holandés que llegó a Israel en 1913 como mochilero y quedó cautivado por sus encantos. También está el “Beit Harishonim” construido en 1901, sirve de centro comunitario y biblioteca. Fue la primera escuela de la colonia, el edificio original fue construido con la forma de la letra H y tenía diez habitaciones. En su patio trasero se cultivaban verduras y la ganancia de su venta era donada.

La sinagoga

En el centro de la ciudad, a lo largo de la calle Ha-Rishonim, siguen en pie varias casas de piedra del “moshav” original, y se puede conocer la historia en el Museo Casa del Granjero o “Beit ha-Ikar” (Farmer’s House Museum). Ora Ben Maimon, una octogenaria segunda generación de Metula, nos cuenta sobre las experiencias de su familia. Asegura que quien nació en Metula, no la puede abandonar. Nos cuenta que el Beit Ha-Ikar es una de las primeras casas de la colonia la única estructura que queda en su estado original, sin adiciones de edificios. La casa, era un edificio público, utilizada como residencia de las familias de los empleados públicos de Metula.

Beit Ha Ikar

En la década de 1930 se mudó el rabino Wingot  y en la década de 1960 dejó la casa al ayuntamiento, que la convirtió en museo. Se exhiben artículos domésticos y muebles originales, herramientas, fotografías y documentos antiguos y un modelo del área de la colonia.

Casa de Arcos Beit Lichansky

Las “Casas de arcos”  construidas en 1902, presentan un estilo único que solo existe en Metula. Arcos de piedra, también visibles desde el exterior, sostienen los techos abovedados de las dos habitaciones que había en cada casa. Fueron construidas en el estilo de construcción árabe debido al deseo del Barón de integrar la colonia al estilo existente. A lo largo de los años las casas han sufrido cambios y ampliaciones y hoy en día se utilizan como residencias privadas.

Observatorio

La mayoría de las instituciones públicas de la antigua colonia continúan sirviendo a la comunidad incluso hoy. La sinagoga de Metula era originalmente una pequeña casa de un piso que no se parecía en nada a las magníficas sinagogas de las colonias de la Primera Aliá. La “Casa del Pueblo” se utiliza ahora como cafetería-galería, y junto a ella se encuentra la torre de agua, que se construyó más tarde. A lo largo de la calle Ha-Rishonim uno todavía puede quedar impresionado por los edificios agrícolas originales con sus famosos patios rurales

Patinaje en Merkaz Canada

Visitamos la rambla que lleva a uno de los observatorios más espectaculares se llama  “Dado” por David Eleazar, noveno Jefe de Estado Mayor de las FDI. El observatorio, que mira hacia el norte, revela las vistas del monte Hermón y otras vistas de los Altos del Golán y la frontera con el Líbano, que está muy cerca de la ciudad.

Nuevo monumento a “Tzadal”, Ejército del Sur del Líbano

El visitante puede sentarse en uno de los bancos y disfrutar de la impresionante vista. Otro sitio para visitar es el que se acaba de inaugurar: El monumento en memoria de los caídos del Ejército del Sur del Líbano, que dieron sus vidas defendiendo a las localidades del sur de Líbano y los asentamientos del norte de Israel

Panorama desde el Observatorio

Metula también tiene un importante centro deportivo que se llama Centro Canadá (Merkaz Canada), con la única pista olímpica de patinaje en Israel en la que toda la familia puede patinar como profesionales en forma segura. Hay muchas actividades tanto para niños como para adultos: Piscina climatizada y techada, una sala especial para saltos, el bowling, un spa,y  mucho más. En hotelería se destaca el mitológico Hotel Arazim, uno de los más antiguos, fundado por la familia Belsky, unos de los primeros habitantes de Metula y los primeros en dedicarse al turismo.

Ruta 90, la más larga del país, termina en Metula
Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios