29 mayo, 2021

Rabinos por Hamas

El resultado son generaciones de estudiantes bien intencionados pero mal informados y con el cerebro lavado, especialmente en lo que respecta al Medio Oriente. Tan deformadas están las percepciones de los académicos occidentales tanto de Israel como de sus enemigos que incluso los estudiantes rabínicos judíos estadounidenses están efectivamente promoviendo una organización terrorista islamista comprometida […]

Imagen de la Universidad de Columbia – Foto ilustración: Chenyu Guan vía Unsplash

El resultado son generaciones de estudiantes bien intencionados pero mal informados y con el cerebro lavado, especialmente en lo que respecta al Medio Oriente. Tan deformadas están las percepciones de los académicos occidentales tanto de Israel como de sus enemigos que incluso los estudiantes rabínicos judíos estadounidenses están efectivamente promoviendo una organización terrorista islamista comprometida con asesinar judíos dondequiera que estén.

El reciente estallido entre Israel y Hamas obligó una vez más a los judíos estadounidenses a tomar partido: Israel frente a sus ideales universales, que consideran incompatibles con la empresa sionista. Un ejemplo: un grupo de estudiantes rabínicos estadounidenses matriculados en instituciones no ortodoxas emitió una carta pública acusando a Israel de apartheid y pidiendo a las comunidades judías estadounidenses que responsabilicen a Israel por su presunta «supresión violenta de los derechos humanos».

En muchos sentidos, estos estudiantes rabínicos son un microcosmos de jóvenes judíos estadounidenses que ven el conflicto israelo-palestino a través del prisma estadounidense de la raza agravado por la fórmula de diversidad, equidad e inclusión que predomina en la sociedad estadounidense de hoy. También coincide con la práctica cuasirreligiosa actual de ser visto haciendo actos de «justicia» en lugar de participar en el culto o la oración.

Los futuros rabinos declaran en su carta: “Nuestras instituciones han estado reflexionando y preguntando: ‘¿Cómo somos cómplices de la violencia racial? … Y, sin embargo, muchas de esas mismas instituciones guardan silencio cuando el abuso de poder y la violencia racista irrumpen en Israel y Palestina». Todo esto plantea la pregunta: ¿estas personas caritativas comprenden lo que es Hamas y lo que representa?

Hamas, una filial de la Hermandad Musulmana de Egipto, como proclama con orgullo en su Carta Estatutaria, siempre ha sido muy claro sobre sus objetivos y métodos. Un vistazo a la Carta Estatutaria de Hamas los hace explícitos: el Movimiento de Resistencia Islámico «se esfuerza por izar la bandera de Alá en cada centímetro de Palestina», «Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el Islam lo aniquile, tal como lo hizo con otros antes» y “Las iniciativas y las llamadas soluciones pacíficas y conferencias internacionales están en contradicción con los principios del Movimiento de Resistencia Islámica”.

Como si nada de eso fuera claro acerca de la misión del grupo, la Carta Estatutaria hace la siguiente inequívoca declaración:

El Movimiento de Resistencia Islámica aspira a la realización de la promesa de Alá, sin importar cuánto tiempo tome. El Profeta, que Alá le bendiga y le conceda la salvación, ha dicho:

“El Día del Juicio no llegará hasta que los musulmanes combatan a los judíos (matando a los judíos), cuando los judíos se esconderán detrás de piedras y árboles. Las piedras y los árboles dirán Oh musulmanes, oh Abdullah, hay un judío detrás de mí, ven y mátalo. Solo el árbol de Gharkad no haría eso porque es uno de los árboles de los judíos».

El miembro del Buró Político de Hamás y ex ministro del Interior, Fathi Hammad, pidió recientemente al “Pueblo de Jerusalén, queremos que corten las cabezas de los judíos con cuchillos. Con tu mano, corta su arteria desde aquí. Un cuchillo cuesta cinco shekels. Compra un cuchillo, afílalo, pónlo allí y simplemente córtales [la cabeza]. Cuesta solo cinco shekels. Con esos cinco shekels, humillarás al Estado judío».

Los futuros rabinos estadounidenses encarnan la apatía, la ignorancia religiosa y la sustitución deliberada de la «justicia social» por la liturgia judía tradicional. Esto explica su declive en el compromiso con Israel. Estos instintos liberales y estadounidenses resaltan el peligro de colocar la antipatía hacia el Estado judío de Israel en el centro de las creencias religiosas. El aumento del desprecio y la culpa con respecto a Israel dentro de los judíos estadounidenses es particularmente agudo en la izquierda cultural, que está tratando de lidiar con lo que significa el sionismo para ellos, sus hijos y sus nietos en ausencia de sentimientos fuertes sobre el judaísmo o sus correligionarios judíos.

El sentimiento de culpa fuera de lugar se amplifica deliberadamente con declaraciones que emanan de miembros del “Squad” [Escuadrón] pro-Hamas, como la representante Rashida Tlaib, quien declaró: “Demasiados guardan silencio o son despectivos ya que nuestros dólares de impuestos estadounidenses continúan siendo utilizados para este tipo de inhumanidad. Estoy cansada de que la gente funcione desde un lugar de miedo en lugar de hacer lo correcto debido al acoso de los grupos de presión pro-Israel. Esto es simple y llanamente apartheid».

Tlaib declaró en una manifestación frente al Departamento de Estado de Estados Unidos, durante la cual acusó a Israel de participar en una “limpieza étnica”, que “lo que les están haciendo a los palestinos es lo que les están haciendo a nuestros hermanos y hermanas negros aquí. Mientras todos ustedes marchan por la libertad de Palestina, por favor sepan que debieran estar marchando por la libertad de todos. Todo está interconectado».

Los jóvenes judíos estadounidenses, en particular, luchan contra el sionismo, que en el siglo XXI se ha convertido en una fuente de debate, controversia, vergüenza y culpa, mientras intentan aceptar las actividades del Estado judío y sus funcionarios electos. En consecuencia, muchos buscan desprenderse de lo que solía encarnar el núcleo de la identidad judía moderna.

Históricamente, desde la era anterior al Estado hasta las secuelas de la Guerra de los Seis Días de 1967, hubo una apreciación de Israel, no solo como el cumplimiento del antiguo anhelo de regreso, sino también como un refugio. Después del Holocausto, se entendió que la amenaza de aniquilación era real. El sionismo fue visto como parte integral de la identidad judía estadounidense, especialmente en los años previos a 1967. No había contradicción entre ser estadounidense liberal y judío.

El juez de la Corte Suprema Louis Brandeis lo expresó bien:

“Que ningún estadounidense se imagine que el sionismo es incompatible con el patriotismo … No hay ninguna incompatibilidad entre la lealtad a Estados Unidos y la lealtad a los judíos. El espíritu judío, producto de nuestra religión y experiencias, es esencialmente moderno y esencialmente estadounidense … De hecho, la lealtad a Estados Unidos exige más bien que cada judío estadounidense se convierta en sionista. Porque solo a través del efecto ennoblecedor de su esfuerzo podemos desarrollar lo mejor que hay en nosotros y darle a este país el beneficio completo de nuestra gran herencia.”

Hoy, en contraste con Brandeis, la ideología de los grupos liberales es más marxista que democrática, apuntando a la “equidad” más que a la igualdad. Entonces, siguiendo los pasos de Marx, crean revoluciones sociales a través de políticas de identidad y hacen todo lo posible para socavar la estructura de valores estadounidense. Hasta ahora, este esfuerzo no ha tenido éxito, dado que Estados Unidos todavía se basa en anclajes nacionalistas que están ausentes en Europa.

Pero se necesitan anclas sionistas más firmes dentro de la comunidad judía para superar el auto reproche por la existencia de Israel. La memoria histórica colectiva falta en el discurso actual sobre el sionismo, especialmente en Estados Unidos. Si bien hay sionistas de izquierda y derecha que aún aprecian la historia judía y creen en el destino judío, se necesita una renovación sionista fuera de Sión.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

Asaf Romirowsky es director ejecutivo de Scholars for Peace in the Middle East (SPME) y miembro senior no residente del Centro BESA.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Mundo Judío

Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios