¿Quién se benefició de la visita del presidente Biden a Medio Oriente?

Mientras Biden era fotografiado con los líderes árabes en la cumbre de Yeda, Emiratos Árabes Unidos (EAU) emitió el bizarro anuncio de que no está interesado en unirse al eje de países que se han aliado contra Irán.

Foto captura de la pantalla / Alma

Por Sarit Zehavi

También se informó que los EAU enviarían un embajador a Teherán para construir puentes con Irán.

Irán está a unas pocas docenas de millas de las costas de los Emiratos Árabes Unidos.

Emiratos Árabes Unidos es un país que no solo firmó los Acuerdos de Abraham con Israel, sino que también tiene el proceso de normalización más amplio con Jerusalén.

Al mismo tiempo, el primer ministro iraquí hizo un anuncio similar.

Sin embargo, es obvio que las expectativas puestas en él eran mucho más bajas.

El líder de la mayor potencia mundial llega a Oriente Medio con un mensaje de buena voluntad, absorbe las críticas en su país por la pérdida de valores tras chocar con el puño del regente saudita, al que calificó de asesino, y los resultados son vagas promesas y declaraciones de que parecen anular los logros de la conferencia.

¿Que está sucediendo aquí?

¿Apareció de la nada el presidente Biden para una visita al Medio Oriente?

¿Qué ha logrado además de aprobar vuelos israelíes sobre Arabia Saudita?

Incluso en el área de los precios del petróleo, no es seguro en absoluto que los sauditas puedan aumentar la producción.

Para responder a esta pregunta, es necesario comprender la conducta de los líderes árabes.

En el Medio Oriente, hay dos capas de conducta al mismo tiempo.

Primero, la capa oficial sobre la superficie es esencial en términos de mensaje.

Por ejemplo, la imagen de Biden con los líderes árabes en Yeda ciertamente transmite un mensaje importante a Irán.

Pero la capa más sustancial de conducta es la que está “bajo el radar”.

Aquí, uno tiene que entender que los líderes árabes están menos interesados ​​en las palabras y más en los hechos.

Sin enmarcar los actos en acuerdos oficiales.

Como el artículo de prueba

Cuando tengas que disparar, dispara. ¡No hables!

Los árabes, encabezados por los sauditas, querían asegurarse de que Estados Unidos les proporcionará sistemas de defensa y les ayudará a defenderse de la amenaza iraní.

Pero no están listos para cortar por completo todos los lazos con los iraníes.

En su opinión, los regímenes democráticos son mucho menos estables que los regímenes totalitarios.

En una democracia, la política cambia cada pocos años.

Por lo tanto, también es importante para ellos “preservar los puentes” con Irán.

Así, utilizando el paraguas de la defensa estadounidense como medio para mejorar posiciones en el conflicto con Irán.

Ha estado funcionando así durante años.

Qatar alberga la base estadounidense más grande en el Medio Oriente.

Sin embargo, mantiene lazos con actores extremadamente problemáticos como Irán y Hamás.

A veces parece que Israel y los estadounidenses incluso se sienten cómodos con este arreglo.

Turquía también está tratando de posicionarse como el centro entre Oriente y Occidente y entre árabes y persas.

Incluso el rey jordano se da cuenta de que el presidente sirio no está perdiendo su asiento y mantiene el diálogo y las relaciones abiertas con Siria e Irán.

Parece que Israel y quizás también Estados Unidos querían crear en esta visita un mundo en el que haya una clara división entre buenos y malos; mientras que los actores de Oriente Medio quieren mantener abiertas todas las opciones sin pagar el precio por ello.

Por el momento, también parece que nadie obliga a los árabes a elegir.

No hay duda de que durante la visita de Biden a Medio Oriente, los actores árabes obtuvieron lo que querían.

Los días dirán si Estados Unidos también obtuvo lo que quería.

Fuente: Alma Research and Education Center

Compartir

#, #, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Medio Oriente