18 septiembre, 2021

¿Qué significa la rendición de Daraa para Irán y Rusia en Siria?

En el suroeste, las potencias exteriores relevantes son Irán y Rusia. El acuerdo vigente desde julio de 2018 hasta ahora fue producto de un incómodo enfrentamiento entre ellos.

Soldados del Ejército Sirio posan en Deraa al-Balad. Foto: SANA

Por Jonathan Spyer

En un nuevo acuerdo de alto el fuego que puede poner fin al asedio de 75 días del régimen de Assad a la ciudad siria de Daraa al-Balad, los rebeldes sirios, con pocas alternativas, han hecho vastas concesiones al gobierno sirio. El asedio y el acuerdo posterior ponen fin a una situación anómala que se había producido en Daraa al-Balad desde la reconquista de la zona por parte del régimen, las fuerzas rusas e iraníes en julio de 2018.

Desde ese momento, Rusia había respaldado una situación en la que los exrebeldes podían portar armas ligeras y mantener la seguridad dentro de la ciudad. Mientras tanto, el régimen no intentaba establecer puestos de control ni imponer su dominio en Daraa al-Balad.

La ofensiva del régimen en marcha desde junio tenía como objetivo poner fin a esta situación y volver a imponer un gobierno directo, como parte del esfuerzo del presidente Bashar Assad por reconquistar todas las partes de Siria que actualmente están fuera del control del gobierno. En Daraa al-Balad, este objetivo parece estar en vías de alcanzarse. El asedio ha sido brutal, al estilo habitual de Assad. Los alimentos y los suministros médicos fueron mantenidos fuera de la zona, en la que residen unas 50.000 personas. Se cortó el suministro de electricidad, irregular incluso antes del asedio.

El cambiante equilibrio de poder en esta provincia del suroeste de Siria es importante para Israel, porque la provincia de Daraa limita con los Altos del Golán. Es la ubicación de un proyecto estratégico iraní para establecer y desplegar fuerzas bajo su control en el área, con la intención de que puedan usarse en un futuro enfrentamiento entre Jerusalén y Teherán, o con el apoderado local de Irán, Hezbollah.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) envían ayuda a los sirios que huyen de Daraa en la operación nocturna del Buen Vecino Foto: Unidad del Portavoz de las FDI

Irán controla el cruce fronterizo de Abu Kamal, más al este, que une Siria con Irak. Los iraníes tienen libertad de movimiento en el sur del país. Han construido varias instalaciones cerca del cruce fronterizo, incluida la gran base Imam Ali.

Desde el punto de vista de Israel, el principal obstáculo para la consolidación y afianzamiento de este proyecto iraní, además de las propias acciones militares de Israel, ha sido la presencia rusa en la zona. Los rusos no apoyan el proyecto iraní de desarrollar una capacidad de agresión contra Israel en el suroeste de Siria. Su propio proyecto de cooperación limitada con los exrebeldes parecía estar empujando en la otra dirección.

El aparente cambio ruso hacia la aquiescencia de los deseos iraníes reflejado en el acuerdo de Daraa no será bienvenido en Jerusalén. Junto con los crecientes signos de impaciencia rusa con la campaña aérea de Israel contra objetivos iraníes en Siria, es una indicación de que cualquier esperanza israelí de que Rusia pueda desempeñar un papel en la limitación de la influencia de Irán en Siria tendría que ser revisada.

En la actualidad, alrededor del 30% de Siria permanece fuera del control del régimen. Las principales áreas fuera del ámbito de competencia de Damasco en Siria son actualmente invulnerables a las incursiones porque están garantizadas por potencias exteriores. Se trata de la Autoridad Autónoma del Norte y Este de Siria dominada por los kurdos (AANES), cuya existencia continua está respaldada actualmente por la presencia de fuerzas estadounidenses en su territorio, y el área ocupada por Turquía en el noroeste de Siria.

En el suroeste, las potencias exteriores relevantes son Irán y Rusia. El acuerdo vigente desde julio de 2018 hasta ahora fue producto de un incómodo enfrentamiento entre ellos.

Moscú decidió alinearse con el excomandante rebelde Ahmed Oda y sus camaradas. Estos fueron reclutados nuevamente como la 8ª Brigada del V Cuerpo del Ejército Sirio, una estructura creada por Rusia. La 8ª Brigada estuvo durante un tiempo directamente bajo el mando ruso. Los oficiales rusos jugaron un papel en ella a varios niveles.

La reciente ofensiva del régimen constituyó un intento directo iraní de desafiar frontalmente este proyecto ruso. La ofensiva fue encabezada por la 4ª División. Esta formación se describe a menudo como una de las unidades «pretorianas» del régimen de Assad. Su composición es mayoritariamente alauita y está compuesta por soldados profesionales, en lugar de reclutas. Comandada de facto por Maher Assad, el hermano del presidente, la 4ª División trabaja hoy en estrecha colaboración con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y es un componente clave de los esfuerzos de Irán para difuminar la distinción entre las fuerzas del «régimen» y los apoderados iraníes. La inteligencia de la Fuerza Aérea y la Guardia Republicana son elementos adicionales que trabajan en estrecha colaboración con Teherán.

La ofensiva de la 4ª División contra Daraa al-Balad, que comenzó a finales de junio, avanzó lentamente. De hecho, es un testimonio de las capacidades muy limitadas de esta división supuestamente de «élite» el hecho de que haya tardado más de dos meses en pacificar un área controlada por combatientes (aunque experimentados) armados únicamente con armas ligeras.

El aspecto clave de la rendición de Daraa al-Balad fue la decisión de Rusia de abandonar la ambigüedad y dejar en claro que apoyaría nuevas acciones del régimen contra la zona si los excombatientes rebeldes no aceptaban las demandas del régimen.

A partir de ahora, los ex rebeldes han acordado los términos en las negociaciones mediadas por Rusia, que representan su completa rendición a las demandas del régimen. El acuerdo, según informes del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, verá el establecimiento de 10 puestos de seguridad y puestos de control dentro de Daraa al-Balad, bajo la supervisión de la policía militar rusa, donde se izará la bandera rusa y la bandera del régimen sirio. Además, las personas requeridas para el servicio militar obligatorio deberán «regularizar» su situación con el régimen. Todos los que no quieran cumplir con estos términos deberán partir hacia el área controlada por los turcos y los rebeldes islamistas en el noroeste.

Abdullah Al-Jabbassini, un investigador sirio que monitorea el suroeste, señaló además que el acuerdo incluirá la entrega de armas ligeras por parte de los combatientes en Daraa al-Balad. Jabbassini también registró que, según el acuerdo, la policía militar rusa estará involucrada en el contacto directo con la comunidad, incluida la verificación de los documentos de identidad en los puestos de control, y que notables locales acompañarán a las fuerzas de seguridad.

Estos dos últimos elementos están claramente destinados a suavizar el golpe para los antiguos rebeldes y reducir en la medida de lo posible la fricción que resultaría del contacto directo entre ellos y las fuerzas de seguridad de Assad. Pero lo que ha ocurrido es un logro significativo para el elemento alineado con Irán dentro de las fuerzas de seguridad oficiales sirias. También representa un abandono por parte de los rusos de la postura que buscaban mantener desde julio de 2018, es decir, el esfuerzo por mantener el status quo establecido por el acuerdo de reconciliación de esa época.

¿Por qué ha sucedido esto ahora? Las tensiones en esta área no son nuevas y han estado latentes desde el regreso del régimen en 2018. Pero los últimos eventos reflejan una creciente autoconfianza iraní, que a su vez parece derivar de un debilitamiento del compromiso ruso con el status quo. El último elemento es el punto crucial, creando el espacio para el cambio, que ahora ha explotado el elemento del régimen más alineado con Irán.

La razón de este aparente cambio en la posición de Rusia es menos clara, pero la dirección parece inconfundible. Bien puede ser que la sensación de un debilitamiento estadounidense en la región también contribuya a la audacia iraní y al desprecio ruso por las preocupaciones de los aliados locales de Estados Unidos. El resultado será un mayor avance del interés iraní en el suroeste de Siria. Este interés está entretejido en las estructuras decrépitas del régimen de Assad. Representa ambiciones, estrategias y prioridades determinadas en Teherán, no en Damasco. Y actualmente se está extendiendo hasta la frontera con Israel.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir

#, #, #

Más sobre Medio Oriente