18 enero, 2021

¿Qué apartheid?

Yoseph Haddad es un árabe israelí que reside en Nazaret, director general de la organización “Together – Vouch for Each Other” que busca fomentar los lazos entre los árabes israelíes y toda la sociedad israelí. Yoseph fue comandante en el ejército de Israel y fue herido en la Segunda Guerra del Líbano. La semana pasada […]

Yoseph Haddad

Yoseph Haddad es un árabe israelí que reside en Nazaret, director general de la organización “Together – Vouch for Each Other” que busca fomentar los lazos entre los árabes israelíes y toda la sociedad israelí. Yoseph fue comandante en el ejército de Israel y fue herido en la Segunda Guerra del Líbano.

La semana pasada me desperté una mañana en mi casa en Nazaret y me sorprendí de descubrir que estaba viviendo bajo un régimen racista de apartheid cuyo único propósito es “la promoción y perpetuación de la superioridad de un grupo de personas – los judíos”. Me froté los ojos, leí la historia con más profundidad, y me calmé cuando me di cuenta que los reportes estaban basados en otro informe de la ONG de izquierda B’Tselem.

El problema es que este informe se ha propagado como un fuego salvaje alrededor del mundo y la propaganda está funcionando. B’Tselem, que se presenta como una organización de derechos humanos, es conocida realmente como una organización con una clara posición política que va en contra de la posición israelí. Resulta que las personas no tienen límites. ¿Cómo se atreven a decir que yo, un árabe israelí que fue comandante de cientos de soldados judíos en las Fuerzas de Defensa de Israel y manejó a cientos de empleados judíos, vivo bajo un régimen de apartheid? ¿Cómo puede alguna persona decir que vivimos en una sociedad bajo un régimen de apartheid si entre nosotros pueden encontrar doctores, jueces y hasta parlamentarios? ¿Cómo pueden decir que Samer Haj-Yehia vive bajo un régimen de apartheid mientras encabeza el banco más grande de Israel? B’Tselem ya había roto el récord de la hipocresía pero comparar a Israel con un régimen de apartheid por sus leyes raciales no solo es una mentira distorsionada sino también un insulto a aquellos surafricanos que realmente vivieron el apartheid. Es un desprecio al concepto y un uso cínico del mismo.

No estoy aquí para decir que todo en Israel es perfecto. Hay cosas que deben ser arregladas. Pero muéstrenme un país donde todo es perfecto. Veo alrededor a nuestros vecinos en la región y agradezco a Dios por haber nacido en el Estado de Israel, la única democracia del Medio Oriente. Es cierto, la minoría árabe en Israel enfrenta desafíos, así como lo hacen otras minorías naciones en otros países. Sin embargo, mientras todo tipo de minorías en el Medio Oriente – musulmanes chiítas, musulmanes sunitas, yazidíes, cursos y por supuesto cristianos – son perseguidas, el Estado de Israel es el único país que otorga a las minorías igualdad de derechos y la posibilidad de influir sobre su futuro.

Cuando el director de B’Tselem Hagai El-Ad, que es judío, decide que yo, mi familia árabe y mis amigos árabes estamos todos viviendo bajo un régimen de apartheid, él y su organización están básicamente diciéndonos que nos ven como ciudadanos de segunda clase. B’Tselem, no promuevan su agenda a costa nuestra.

Para mi deleite, Israel será probablemente el primer país del mundo en salir de la crisis del corona y en pocos meses personas de todo el mundo podrán venir aquí y ver cómo se ve el “apartheid” en Israel con sus propios ojos. Entonces podrán escuchar hebreo y árabe siendo hablados en el mercado de Nazaret, verán las mezquitas, iglesias y sinagogas una al lado de otra en Iafo y verán la coexistencia del mosaico israelí alrededor del país. Y tal vez, solo tal vez, su visita aquí hará que deseen vivir bajo un “régimen de apartheid”.

Compartir

#, #

Más sobre Opinión