¿Por qué Gran Bretaña declaró al movimiento Hamas organización terrorista?

• Hamas está preocupado porque Gran Bretaña tiene intenciones de dañar el sistema financiero del movimiento en Londres. Gran parte de los fondos fluyen a los bolsillos de importantes figuras de Hamas.

Pritti Patel Foto: DFID Departamento de Desarrollo Internacional de Gran Breaña vía Flickr CC BY 2.0

Por Yoni Ben Menachem

• La declaración británica ayuda a la lucha de relaciones públicas y políticas de Israel en todo el mundo para exponer el verdadero rostro de Hamas y justificar la guerra contra sus ataques terroristas.

• El movimiento Hamas controla las vidas de más de dos millones de palestinos en la Franja de Gaza, a quienes se les ha dicho que su órgano de gobierno es una organización terrorista.

• De acuerdo con la nueva ley, los partidarios de Hamas en Gran Bretaña pueden recibir penas de hasta 14 años de prisión.

La designación oficial británico de Hamas en su totalidad como una organización terrorista ha llegado muy tarde, pero «es mejor tarde que nunca». Es un paso muy alentador. La decisión británica está basada en considerable material de las comunidades de inteligencia británica e israelí. El Reino Unido se ha unido a países como Estados Unidos, Canadá, la UE [Unión Europea], Australia y Nueva Zelanda que ya han declarado a Hamas como organización terrorista.

La medida británica también se produjo después de que Israel decretara ilegales a seis organizaciones palestinas que afirmaban ser organizaciones civiles no gubernamentales, pero que en realidad pertenecían a la organización terrorista FPLP [Frente Popular de Liberación de Palestina]. El FPLP pertenece oficialmente a la OLP [Organización para la Liberación de Palestina], pero aboga por la destrucción de Israel y tiene estrechos vínculos con Hamas.

En noviembre de 2021, el liderazgo de Hamas en Gaza celebró una reunión especial con el liderazgo del FPLP en la Franja de Gaza para aumentar la cooperación entre las dos organizaciones.

Esto es motivo de gran preocupación para los medios de comunicación del mundo árabe porque Londres es el centro mundial de recaudación de fondos para los Hermanos Musulmanes y el movimiento Hamas. Ellos transfieren fondos a la Franja de Gaza para financiar las actividades terroristas del ala militar-terrorista de Hamas. Al mismo tiempo, las cuentas proporcionan fondos para inversiones privadas de líderes de Hamas en el extranjero.

Según la publicación saudí AlArabia.net en un informe del 28 de noviembre, las inversiones del movimiento Hamas en Gran Bretaña hasta 2020 ascendieron a mil millones de dólares. Cabe señalar que Hamas es considerada una organización terrorista en Arabia Saudita, los servicios de inteligencia sauditas vigilan de cerca las actividades de Hamas en el Medio Oriente. El año pasado, decenas de operativos de Hamas fueron arrestados en el Reino por contrabando y lavado de dinero.

Fuentes en la Franja de Gaza dijeron que el hijo de Khalil al-Hayya, el subjefe de Hamas en la Franja de Gaza, abandonó Gaza para unirse a los hijos del líder de Hamas, Ismail Haniyeh, para invertir dinero en el exterior. Los altos cargos de Hamas están invirtiendo miles de millones de dólares en varios países del mundo, y gran parte de los fondos pasan por Londres, junto con fondos de la Hermandad Musulmana. Hace dos meses, Sudán reveló que la suma de las inversiones de las principales figuras de Hamas en el país había alcanzado los 1.200 millones de dólares.

Según fuentes de la Franja de Gaza, varios cientos de agentes de Hamas trabajan en tres asociaciones de recaudación de fondos «humanitarios» en Londres. El dinero no llega a los habitantes de Gaza sino que fluye directamente a los bolsillos de los líderes de Hamas. El dinero se deposita en el HSBC Bank en Gran Bretaña o en bancos turcos, según las instrucciones de los Hermanos Musulmanes. Solo en el Reino Unido se establecieron sesenta asociaciones de beneficencia para la recaudación de fondos de Hamas. Una organización, la Organización de Ayuda Islámica, también recibió financiación del gobierno británico.

El decreto británico congeló o confiscó gran parte de los fondos de la empresa masiva de Hamas.

Hamás se niega a cambiar

La indignación del movimiento Hamas por la decisión británica es pronunciada. Hace unos días se marcó el aniversario de la histórica Declaración Balfour en 1917, una victoria histórica para el movimiento sionista. En los últimos meses, los palestinos presionaron su demanda de que Gran Bretaña se disculpe por la Declaración Balfour y reconozca un estado palestino independiente en las líneas de 1967. La respuesta británica llegó relativamente rápido: declarar a Hamas organización terrorista y culpar al movimiento de antisemitismo y de amenazar la vida de los judíos de Gran Bretaña.

Hamás no es la Organización de Liberación de Palestina que fue declarada organización terrorista en la década de 1970 por Estados Unidos y la mayoría de los países europeos. Sin embargo, a la OLP se le permitió abrir misiones en varios países y llevó a cabo negociaciones secretas con Israel en Oslo en 1993, reconoció oficialmente a Israel, canceló ostensiblemente la Carta Palestina en una ceremonia en la Franja de Gaza a la que asistió el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y abrió conversaciones diplomáticas con Israel.

La OLP fue obligada a renunciar al principio de la “lucha armada”, la segunda intifada, que Yasser Arafat desató en 2000, que costó muy caro a los palestinos. El actual presidente de la OLP, Mahmoud Abbas, ha aprendido sus lecciones y aboga por negociaciones políticas. También mantiene una estrecha cooperación de seguridad con Israel.

Por otro lado, el movimiento Hamas continúa abogando por la destrucción de Israel. La Carta Fundacional de Hamas de 1988, repleta de cláusulas antisemitas, todavía está en vigor. La organización apoya la destrucción de Israel y el establecimiento de Palestina «del río al mar», y sus líderes han adoptado formalmente el camino del terrorismo que apodan «resistencia». Ha establecido una gran entidad terrorista independiente en la Franja de Gaza equipada con miles de cohetes dirigidos contra Israel y, con ayuda iraní, busca extenderla a Cisjordania.

Los beneficios de la decisión para Israel

Esta decisión del gobierno británico ayuda a la lucha política y de relaciones públicas del Estado de Israel. Se espera que Israel sepa cómo aprovechar la acción británica para estas tareas, lo que podría influir en otros países para seguir los pasos del Reino Unido. También alienta a los países árabes, que se oponen al movimiento de Hamas y la Hermandad Musulmana, a seguir los pasos de Gran Bretaña e incluso a normalizar las relaciones con Israel.

La decisión británica también ayudará a Israel a librar batallas legales contra las remisiones palestinas a la Corte Penal Internacional en La Haya, que afirman que Israel está cometiendo «crímenes y terrorismo» en los territorios.

Hay otra implicación importante de la declaración británica de Hamas como organización terrorista: da justificación moral y de seguridad a Israel para lanzar una importante operación militar en la Franja de Gaza para protegerse de los ataques con cohetes de Hamas. La declaración británica ayuda a preparar a la opinión pública internacional de que Israel está luchando contra un movimiento terrorista que controla la Franja de Gaza y la utiliza como base para ataques contra civiles israelíes.

La decisión británica puede abochornar a Egipto, que ahora está tratando de lograr un entendimiento de calma de largo plazo entre Hamas e Israel, y también dificulta que el presidente de la Autoridad Palestina entre en asociación política con el movimiento Hamas sin que este último cambie sus posiciones. Gran Bretaña también le recuerda a la Administración Biden que Hamas es una organización terrorista islámica extremista que no está dispuesta a moderarse, reconocer a Israel y abandonar el camino del terrorismo.

Hoy, cuando la influencia de Hamas en la calle palestina ha aumentado tras la Operación Guardián de las Murallas, es fundamental que los habitantes de los territorios sepan lo que un país como Gran Bretaña piensa del movimiento Hamas y que el mundo no acepta el camino del terrorismo, la idea de destruir el Estado de Israel y dañar a los judíos que viven en el exterior.

Los palestinos eventualmente tendrán que decidir qué estrategia eligen: un enfoque hacia las negociaciones de paz, por largas y difíciles que sean, o el terrorismo y la lucha violenta contra Israel. Como parecen las cosas en este momento, el futuro no augura nada bueno.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

Compartir

#, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Diplomacia y Defensa