Pedir demasiado: ¿Evitará Hezbollah un compromiso razonable en la disputa marítima entre el Líbano e Israel?

El patrón recurrente de pedir más y más, que recuerda el cuento popular sobre la codiciosa esposa del pescador, pone en ridículo el intento actual de resolver diplomáticamente la disputa de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) entre Israel y el Líbano.

El enviado norteamericano Amos Hochstein con el presidente libanés Michel Aoun Foto: Departamendo de Estado de EE. UU. vía Twitter

Por el coronel (retirado) Dr. Eran Lerman

Las negociaciones han continuado durante años, y algunos en el Líbano entienden la necesidad de un resultado negociado: pero Hezbollah podría sabotear el trato una vez más.

Cuando el enviado de energía de EE. UU., Amos Hochstein, llegó a Beirut, parece que, si bien algunos de los factores de poder que están en el Líbano pueden comprender la necesidad de un compromiso, aún corren el riesgo de plantear, nuevamente, bajo la presión de Hezbollah, demandas escandalosas con respecto a la delimitación de la zona económica exclusiva (ZEE) con Israel.

A pesar de su reciente revés electoral, Hezbollah y sus aliados todavía tienen el control firme sobre la mayoría de las palancas del poder en el país.

El Líbano ya se ha opuesto al arribo de un buque operado por la corporación Energean, con sede en Londres (pero de propiedad griega), que llegó el 5 de junio para operar en el campo de gas Karish de Israel. El Líbano ahora reclama a Karish como parte de su ZEE. Grecia, en respuesta, advirtió al Líbano contra cualquier daño que pudieran sufrir los ciudadanos griegos.

Por lo tanto, no se puede descartar que el Líbano rechace una vez más cualquier compromiso razonable, incluso generoso, que pueda ayudar a sacar al país de su miseria económica. El pueblo libanés debe ser consciente de las consecuencias de la conducta de Hezbollah y podría expresar su descontento con tal resultado.

El patrón de pedir más y más

En 1835, el poeta ruso Alexander Pushkin tradujo en verso un viejo cuento popular sobre un pescador que salvó la vida de un mágico pez dorado y luego su esposa lo presionó para que le pidiera más y más: un palacio, riquezas incalculables, estatus real.

Las demandas siguieron aumentando hasta que dio un paso más allá del umbral y pidió gobernar el mar y los peces mágicos con él. No hubo respuesta, y el pescador regresó a su casa para encontrar a su anciana esposa tan pobre como siempre.

La dolorosa lección se aplica al patrón de demandas y reclamos libaneses cada vez mayores con respecto al control del mar, o más bien, la delimitación del límite de la ZEE entre el Líbano e Israel. Las negociaciones no llegaron a ninguna parte el año pasado después de que Líbano inexplicablemente abandonara su reclamo anterior basado en la «Línea 23» a lo largo de la línea de la ZEE chipriota y exigiera expandir su reclamo hacia el sur hasta la «Línea 29».

El patrón recurrente de pedir más y más ha puesto el intento actual de resolver diplomáticamente el problema en ridículo. Las negociaciones, inactivas durante mucho tiempo debido a la parálisis interna libanesa, fueron reactivadas recientemente por Estados Unidos.

¿Qué está en juego ahora?

Como lo hizo hace una década, Hochstein está tratando nuevamente de encontrar un término medio razonable entre las posiciones libanesa e israelí.

Los hallazgos de gas han cambiado la trayectoria de la región. Los libaneses revisaron su posición bajo la ley del mar, encontrando nuevas interpretaciones legales de los contornos costeros para ganar territorio adicional, agregando alrededor de 1400 km cuadrados (540 millas cuadradas) en lugar de 860 km cuadrados (332 millas cuadradas) al sur de donde Israel reclamaba, históricamente, lo que debería ser la línea ZEE. Al hacerlo, el Líbano reclamó el campo de gas israelí Karish, parte de la ZEE de Israel.

La respuesta inicial de Israel en 2011 podría haber sido señalar que el límite original del Líbano ya estaba trazado. De hecho, Israel habría estado en su derecho de insistir en ello.

Pero muy pronto, los actores clave del lado israelí, incluido Avigdor Liberman, quien se desempeñaba como ministro de Exteriores en ese momento y cuyo primer instinto fue adoptar una firme línea nacionalista, llegaron a ver la situación como una propuesta potencial de ganar-ganar: Israel ofrecería un compromiso generoso, y ambas partes podrían presentar ofertas en sus respectivos bloques, generando un incentivo para la estabilidad y atrayendo a posibles inversores.

Israel, por lo tanto, consintió en una división del área en disputa, la mayor parte de la cual se ofreció al Líbano. El estadounidense de origen israelí Hochstein, que entonces actuaba como mediador, presentó ideas creativas que habrían permitido al Líbano compartir la riqueza potencial del Mediterráneo oriental.

Por desgracia, el estado inestable de la política libanesa, en el que varias facciones compiten constantemente por su parte de una cantidad cada vez menor de recursos, hace imposible que Beirut tome ninguna decisión y, como era de esperar, los esfuerzos de Hochstein quedaron en la nada. Una década más tarde, en medio del estado en constante deterioro de la economía libanesa, el expresidente Donald Trump reinició el esfuerzo de negociación hacia el final de su mandato.

En octubre de 2020, en la base de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (FPNUL) en Naqoura, un equipo libanés dirigido por un oficial militar (como si nada hubiera cambiado desde 1949, el gobierno libanés insiste en mantener la fachada de solamente contactos militares) se reunió con la delegación israelí encabezada por el director del Ministerio de Energía. Un representante de los Estados Unidos asistió a la reunión.

Al final resultó que, la delegación libanesa no habló sobre la resolución de la disputa anterior, sino que planteó una serie de nuevos reclamos sin fundamento, sin relación con nada más que con la aparente expectativa de que una vez más podrían chantajear a Israel y Estados Unidos para que hicieran más concesiones.

¿Pueden las negociaciones tener éxito?

La voluntad de Hochstein de regresar al Líbano, a pesar de la burla abiertamente antisemita de Hezbollah de que el destino del país no estará en manos de Hochstein “ni de ningún otro Stein”, puede indicar que espera encontrar un oído más receptivo tras los resultados de las elecciones. en mayo, que debilitaron a Hezbollah y sus aliados.

Las elecciones demostraron que la economía es ahora el tema principal en la mente de muchos libaneses.

Una vez más, sin embargo, la esposa del pescador está operando: el líder de Hezbollah, Hasan Nasrallah, consideró oportuno insinuar que el Líbano (es decir, Hezbollah) tiene los medios para evitar que Energean, cuya filial israelí es propietaria total de los campos de Karish y Tanin, opere el buque o unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga, construido en Singapur, que recientemente atravesó el Canal de Suez.

Una lectura cuidadosa de las palabras de Nasrallah indica que él no ignora las esperanzas en el Líbano de que la extracción de energía pueda ayudar a salvar al país del colapso financiero.

Por lo tanto, deja abierta la posibilidad de usar la violencia “solo” si las negociaciones, que se llevarán a cabo, no logran un resultado satisfactorio. Pero la retórica que se refiere absurdamente al área de Karish-Tanin como un reclamo libanés está destinada a reducir las opciones del gobierno para un compromiso viable en la mesa de negociaciones.

Debería quedar claro para los líderes y el pueblo libanés que tales tácticas solo enviarán a su país, que ya está en bancarrota, a una mayor miseria. La disposición de Israel a un compromiso ha sido demostrada, y eso es correcto.

Tiene sentido ofrecer al Líbano una participación real y factible en el desarrollo de sus yacimientos de gas. Israel no tiene ningún interés en el colapso económico libanés. Sin embargo, existe un límite más allá del cual ningún gobierno israelí puede retroceder frente a demandas cada vez más arrogantes.

Elegir el conflicto no disuadirá a las corporaciones que ya tienen una presencia establecida en Israel. Sin embargo, ahuyentará a todos los que aún consideren la posibilidad de invertir en los yacimientos de gas del Líbano. Las voces de aquellos en el Líbano que entienden esta necesidad deben prevalecer si el país quiere tener la oportunidad de salir del abismo.

Fuente: JISS The Jerusalem Institute for Strategy and Security

Compartir

#, #, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Diplomacia y Defensa