Paul Anka vuelve a Israel

Un artista que el público israelí admira por más de 70 años, llega para presentarse en dos funciones con una banda sonora. En el Anfiteatro Cesárea y en la “Piscina del Sultán” de Jerusalén.

Paul Anka, la leyenda que no necesita ser presentada, especialmente en Israel, donde la audiencia muestra un amor infinito con cada visita. Lo traen los empresarios Shuki Weiss y Carmi Wartman, quienes informan que “Anka, es el epítome de la actuación, el magnetismo vocal y el romanticismo llega con una banda sonora completa que es una indulgencia nostálgica de momentos en el tiempo”. Ante su próxima visita Paul Anka declara: “Estoy muy emocionado de regresar a Israel y, por primera vez, actuaré en dos lugares tan icónicos: el Antiguo Teatro Romano en Cesárea y la magnífica Piscina del Sultán en Jerusalén. ¡No puedo esperar a verlos a todos en los espectáculos!”. Se podrá ver el 18.7 en Cesárea y el 19.7 en Jerusalén.
Más datos en www.eventim.co.il/paulanka

Se nos informa que el reconocimiento internacional como ícono cultural se debe a la escritura de más de 500 canciones, incluidas «Put Your Head On My Shoulder» y «My Way», junto con las ventas de más de 90 millones de copias de sus álbumes: Anka toca los corazones de sus oyentes con su voz y canciones inolvidables. Las actuaciones de Anka se han convertido a lo largo de los años en nostálgicas actuaciones de culto, llenas de emoción y romance, y ahora imaginarlo en el mágico anfiteatro de Cesárea y la Piscina del Sultán en Jerusalén, bajo el cielo abierto y vistas impresionantes.

Algunos datos biográficos: Nacido en 1941 en Ottawa, Canadá, en el seno de una familia muy unida, Paul Anka no perdió el tiempo para iniciar su vida en la música. Desde temprana edad cantó en un coro, estudió piano y perfeccionó sus habilidades de escritura con cursos de periodismo, incluso trabajando como reportero novato en el Ottawa Citizen. A los 13, tenía su propio grupo vocal. Cegado por la determinación, tomaba el auto de su madre y conducía para presentarse en todas las noches de aficionados que podía al otro lado del río en Quebec. Poco después, ganó un viaje a Nueva York al ganar un concurso de sopa Campbell que le obligó a pasar tres meses recolectando etiquetas de latas de sopa. Después de visitar el centro musical de Nueva York, fue allí donde se consolidó su sueño de triunfar como cantante y compositor. Lo que sigue es h historia conocida de grandes éxitos

Compartir

#, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Arte y Espectáculo