Palestinos: cuando Fatah es el problema

9 noviembre, 2016
Mohamad Dahlan (izq.) y Mahmoud Abbás (der.)

Khaled Abu Toameh
A pesar de los cambios de última hora, la facción palestina de Fatah, encabezada por el presidente de la Autoridad Palestina (AP) Mahmoud Abbás, celebrará su Séptima Conferencia en Ramallah el 29 de noviembre. Esta será la primera reunión de este tipo desde agosto de 2009.
La próxima conferencia coincide con las crecientes tensiones en Fatah, resultado de disputas internas y el creciente descontento con el gobierno autocrático de Abbás. Se solicitará a 1.300 delegados a la conferencia que voten por dos de los principales órganos decisorios de Fatah, el Comité Central de 23 miembros y el Consejo Revolucionario de 132 miembros.
Los analistas políticos palestinos predicen que la conferencia de Fatah profundizará las divisiones entre los campos rivales de la facción, en particular a raíz de los continuos esfuerzos de Abbás para eliminar a sus críticos. Abbás, dicen, decidió convocar el Congreso en un intento por estrechar su control sobre Fatah y bloquear la aparición de nuevos líderes.
«La Séptima Conferencia no debería celebrarse bajo las difíciles y complicadas circunstancias en las que Fatah está atravesando», dijo Hani Habib, destacado analista político de Ramallah. «Las disputas internas en Fatah y la presión árabe sobre el liderazgo de Fatah podrían incluso resultar en el aplazamiento de la conferencia».
Según fuentes palestinas, varios países árabes, como Egipto, Jordania, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, han ejercido recientemente presión sobre Abbás para que retoque sus diferencias con su adversario Mohamed Dahlan. Estos países, según las fuentes, quisieran ver a Dahlan, un archienemigo de Abbás, como el próximo presidente de la AP.
«El liderazgo de Fatah está bajo la presión del ‘cuarteto’ árabe para no celebrar la conferencia antes de que Abbás y Dahlan alcancen un acuerdo de reconciliación y terminen su disputa», dijo otro analista político, Raed Nueirat. Refiriéndose a la actual rivalidad entre Abbás y Dahlan, añadió: «La celebración de la conferencia ahora podría profundizar el cisma en Fatah y agravar su crisis interna».
Sin embargo, todo indica que Abbás espera aprovechar la próxima conferencia para librarse de Dahlan y sus otros rivales en Fatah. Antes de la conferencia, Abbás ya había expulsado a varios miembros de Fatah sospechosos de afiliaciones con Dahlan. Las expulsiones están destinadas a enviar un mensaje de advertencia a los críticos de Abbás, silenciándolos en la Séptima Conferencia. Para Abbás, la única buena conferencia es aquella en la que los únicos delegados presentes son sus leales.
En este sentido, parece haber apoyado el modelo de autocracia de Corea del Norte.
Si todo va según el plan, se espera que Abbás surja triunfante en la Séptima Conferencia. Sus rivales políticos, en primer lugar Dahlan, que vive en los Emiratos Árabes Unidos, no estarán entre los invitados a la conferencia. La mayoría de los partidarios de Dahlan en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza también serán excluidos de la reunión, así como cualquier miembro de Fatah cuya lealtad a Abbás se considera cuestionable.
Las conferencias de Fatah están destinadas principalmente a discutir las reformas internas y allanar el camino para que las nuevas caras tengan una mayor influencia en la toma de decisiones.

Pero desde que Fatah perdió las elecciones parlamentarias en 2006 ante Hamás, no ha podido embarcarse en grandes reformas ni presentar nuevos y jóvenes líderes. Los mismos funcionarios de Fatah que perdieron las elecciones continúan con el mismo espectáculo viejo y cansado. Las disputas internas y la corrupción financiera y administrativa le dieron al Hamás una victoria en esa elección. Más recientemente, las elecciones locales palestinas fueron canceladas en medio de temores de que los candidatos de Fatah podrían perder una vez más frente  a Hamás.
El fracaso de Fatah en implementar reformas e introducir nuevas caras sigue siendo una fuerza impulsora de la popularidad de Hamás entre los palestinos. Hamás está aquí para quedarse, hasta que se ofrezca a los palestinos una alternativa mejor y Fatah definitivamente no es vista como una alternativa.
Desde su fundación hace 50 años, la facción secular de Fatah y sus líderes no han traído nada sino desastre, no sólo a los palestinos, sino también a otros árabes.
Fatah desempeñó un papel importante en las guerras civiles que estallaron en Jordania y el Líbano durante los años 70 y 80, lo que resultó en la muerte de decenas de miles de personas. Antes y después de la firma de los Acuerdos de Oslo y el establecimiento de la Autoridad Palestina a principios de los 90, los miembros de Fatah participaron en cientos, si no miles, de ataques terroristas contra israelíes. Las luchas internas y la corrupción masiva, así como los mensajes contradictorios a su pueblo y al resto del mundo, han sido siempre el sello principal de Fatah.
«Fatah enfrenta una grave crisis», dijo el analista político Abdel Sattar Qasssem. «Ni Fatah ni la Autoridad Palestina tienen el coraje de decirle a la gente la verdad, nadie sabe lo que Abbás quiere o cómo está dirigiendo el espectáculo. De vez en cuando Abbás expulsa a algunos miembros de Fatah y esto ha llevado a muchas divisiones».
Algunos funcionarios y activistas de Fatah esperaban que la Séptima Conferencia debatiera la cuestión súper sensible de la sucesión de Abbás o, al menos, el nombramiento de un Presidente Adjunto de la Autoridad Palestina. Pero estos temas son considerados tabú por Abbás, con 81 años. No tolera hablar de su futuro sucesor o compartir poderes con otra persona.
El negocio de Fatah es relevante para toda la comunidad internacional, incluyendo a Israel. ¿Por qué? Debido a que Fatah domina la AP, que se supone es el socio de paz de Israel y que es financiado directamente por los EE.UU., la UE y otros donantes internacionales.
Fatah es la facción con la que Israel debe hacer la paz en el futuro. Esta es la facción que se supone que controla cualquier futuro estado palestino. Un Fatah débil, corrupto y desgarrado que tiene poca credibilidad entre sus propios partidarios en particular y los palestinos en general vale menos que nada para el mejoramiento de la vida de los palestinos. ¿Por qué menos que nada? Porque Hamás continuará explotando la corrupción de Fatah para ganar más popularidad entre los palestinos.
Huelga decir que las promesas de Hamás nunca se han cumplido. Por el contrario, las condiciones de vida de los palestinos que viven bajo el dominio de Hamás en la Franja de Gaza se han deteriorado desde entonces a todos los niveles.
Del mismo modo, Fatah nunca ha cumplido sus promesas de reformar sus instituciones corruptas.
Abbás, por su parte, está determinado a reforzar su autoritarismo. Esta semana, el «tribunal constitucional» de la AP le concedió a Abbás el poder de despojar a los legisladores palestinos de su inmunidad parlamentaria. La decisión prepara el camino para que Abbás expulse a sus críticos de Fatah del Consejo Legislativo Palestino. «La decisión del tribunal es el último clavo en el ataúd de la democracia palestina», dijo el legislador de Fatah, Najat Abu Baker.
Independientemente de los resultados de la Séptima Conferencia, aquí está lo que sabemos: Fatah está lejos de dar pasos hacia grandes reformas y transparencia.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios