20 julio, 2021

Pakistán, ¿Quo Vadis?

 Los recientes movimientos políticos sugieren opciones que van desde un Estado que enfatiza la religión por encima de todo hasta un país que forja una relación más equilibrada con China y Estados Unidos. El posible lugar de Pakistán, un país populoso con armas nucleares cuyo sistema educativo está parcialmente anclado en el aprendizaje y la […]

Imran Khan Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0 vía Wikimedia

 Los recientes movimientos políticos sugieren opciones que van desde un Estado que enfatiza la religión por encima de todo hasta un país que forja una relación más equilibrada con China y Estados Unidos.

El posible lugar de Pakistán, un país populoso con armas nucleares cuyo sistema educativo está parcialmente anclado en el aprendizaje y la memorización del Corán en lugar de la ciencia, en el nuevo orden mundial es probable que sorprenda tanto a Washington como a Beijing.

Pakistán ha considerado durante mucho tiempo sus lazos con China como una amistad y una asociación estratégica inexpugnables, pero China ha estado explorando recientemente formas de trazar un rumbo más independiente.

Las relaciones entre Islamabad y Beijing se vieron reforzadas por una inversión china de hasta $ 60 mil millones en el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), una piedra angular de la infraestructura, el transporte y la Iniciativa Belt and Road (BRI) [Nueva Ruta de la Seda] impulsada por la energía de la República Popular.

Pakistán, profundamente endeudado con China como resultado del BRI, que ha contribuido significativamente al suministro de electricidad y la infraestructura de transporte, tendrá que actuar con cautela mientras explora los márgenes de su maniobrabilidad.

Sin embargo, en una sugerencia de que el CPEC pueda no estar a la altura de su promesa de impulsar significativamente la posición del país como un centro clave de transporte marítimo y terrestre de la BRI, Pakistán acordó recientemente con Arabia Saudita evitar la construcción de una refinería y un complejo petroquímico de $ 10 mil millones en el puerto de Gwadar, considerado durante mucho tiempo como una joya de la corona de la BRI. Los dos países están considerando la ciudad portuaria de Karachi como una alternativa.

El puerto de Gwadar se ha visto afectado durante años. La finalización del puerto se ha retrasado repetidamente en medio del creciente resentimiento entre la población de etnia baluchis de la provincia paquistaní de Baluchistán, una de las regiones menos desarrolladas del país. El trabajo en una valla alrededor del puerto se detuvo a fines del año pasado cuando los residentes locales protestaron.

La construcción de la refinería en Karachi afectaría las esperanzas chinas de que Gwadar emerja como un centro competitivo en la cima del Mar Arábigo. Las dudas sobre el futuro de Gwadar son una de las razones por las que Tayikistán sin litoral, así como Afganistán, están considerando los puertos iraníes como alternativas.

Arabia Saudita y Pakistán acordaron inicialmente construir la refinería en Gwadar en 2019 durante una visita del príncipe heredero de Arabia Saudita, Muhammad bin Salman. Desde entonces, un estudio de viabilidad financiado por Arabia Saudita ha sugerido que Gwadar carece de la infraestructura de transporte y tuberías para justificar una refinería. La refinería quedaría aislada de Karachi, el centro de suministro de petróleo de Pakistán.

De manera similar, Pakistán ha estado discutiendo una posible base militar en el país desde la cual las fuerzas estadounidenses podrían apoyar al gobierno en Kabul una vez que los estadounidenses abandonen Afganistán en septiembre en virtud de un acuerdo con los talibanes.

Washington e Islamabad no parecen estar ni cerca de un acuerdo sobre los términos que regirían la presencia militar estadounidense en Pakistán, pero el hecho de que Pakistán esté dispuesto a considerar la idea no habrá pasado desapercibido en Beijing.

Pakistán limita con la atribulada provincia china de Xinjiang, hogar de musulmanes turcos que se enfrentan a un brutal intento chino de aplastar su identidad religiosa y étnica.

China teme que Pakistán, uno de los pocos países que ha atestiguado protestas contra las medidas enérgicas durante los primeros días de la represión, pueda ser utilizado por los militantes musulmanes turcos, incluidos los combatientes que escaparon de Siria, como plataforma de lanzamiento de ataques contra objetivos chinos en el país o en el propio Xinjiang.

Es probable que la preocupante noción de que Pakistán vuelva a emerger como un caldo de cultivo para los militantes gane tracción tanto en Washington como en Beijing. Pakistán está implementando una reforma educativa que islamizaría los programas de estudios en todos los ámbitos, desde las escuelas primarias hasta las universidades. Los críticos afirman que la religión representará hasta el 30% del plan de estudios.

La islamización de la educación paquistaní arraigada en conceptos religiosos conservadores contrasta marcadamente con los movimientos de países como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos de restar importancia a la educación religiosa y garantizar que sea más pluralista. Los dos Estados del Golfo se han posicionado como defensores de formas moderadas del Islam que destacan la tolerancia religiosa al tiempo que apoyan el gobierno autocrático.

“Pakistán es un Estado islámico ideológico y necesitamos educación religiosa. Siento que incluso ahora nuestro plan de estudios no está completamente islamizado, y necesitamos hacer más islamización del plan de estudios, enseñando más contenido religioso para la formación moral e ideológica de nuestros ciudadanos”, afirmó Muhammad Bashir Khan, miembro del parlamento por el gobernante partido del primer ministro Imran Khan.

Por implicación, el parlamentario y el primer ministro Khan, estaban sugiriendo que Pakistán estaba buscando un papel de liderazgo conservador en el mundo musulmán, toda vez que varias fuerzas, incluidas Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Irán e Indonesia, compiten por el poder blando religioso en lo que equivale a una batalla por el alma del Islam.

La reforma educativa impulsa el esfuerzo de Khan por ser el portavoz de las causas musulmanas. El primer ministro acusó al presidente francés Emmanuel Macron de vender islamofobia y exigió que Facebook prohíba las expresiones de sentimiento antimusulmán.

Los críticos advierten que el plan de estudios producirá cualquier cosa menos una sociedad tolerante y pluralista.

Rubina Saigol, experta en educación, dijo: “Cuando el Estado se alinea con una secta o una interpretación singular de la religión, abre las puertas a un conflicto sectario, que puede volverse violento… Hay un supuesto apoyo a las ideas de diversidad, inclusión y reciprocidad, pero en realidad, un SNC con prejuicios de género, sectario y clasista agudizará las diferencias sociales, socavará las religiones y sectas minoritarias y violará los principios del federalismo”. La Sra. Saigol se refería por sus iniciales al proyecto Currículo Nacional Único [SNC] del PM Khan.

El exsenador Farhatullah Babar advirtió que “El SNC … abre la puerta para que … maestros de seminario (religiosos) ingresen a las instituciones educativas convencionales … Es bien sabido que la mayoría de la educación de los estudiantes de seminario se basa en el sectarismo. Imagínense las consecuencias de… maestros de seminario capacitados y educados en educación sectaria ingresando a las instituciones educativas actuales”.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. James M. Dorsey, asociado sénior no residente del Centro BESA, es investigador sénior de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Aficionados de la Universidad de Würzburg.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Internacional