¿Ordenar o hablar? Tzav. Reflexión

3 abril, 2024 , ,
Foto: Pixabay

El Eterno habló a Moshé, para decir: “Ordena a Aharón y a sus hijos para decir: Esta es la ley de la ofrenda de ascensión”. 
Levítico 6: 1-2

Ordenar. Significado

La palabra ordenar proviene del latín, y se explica como colocar algo o a alguien de acuerdo a un plan de un modo conveniente. Y en verdad Tzav, es en hebreo una palabra que expresa un modo imperativo (expresa mandatos, solicitudes, ruegos o deseos).

Hablar y ordenar.

No cabe duda que hay diferencias entre hablar y ordenar. Las órdenes deben cumplirse, y difícilmente pueden apelarse o esquivarse sin consecuencias.

Podemos hablar, conversar e intercambiar opiniones e ideas, y esto está en la Torá. Pero el infinito también ordena, ya que siendo Él el fabricante y creador, conoce la naturaleza y tendencia que subyace en el ser creado. Sus limitaciones, frenos, su Yetzer hará o mal instinto y sus debilidades y excusas.

La Vaca roja. No hay excusas.

El Rey de Reyes, que decimos es: “nuestro padre, nuestro Rey”, se comporta y nos lo revela en forma dual. En ocasiones como un padre cercano, y en otras ocasiones como un Rey que ordena desde el interior de su palacio.

Jukim y mishpatim, es decir leyes (entendibles al intelecto humano), y otros jukim (decretos) que no lo son, o permanecen como una cerradura que no tiene llave, marcan una distancia entre la divinidad y el ser de carne y hueso.

No procastinar.

Hashem le da una orden a Moshé y a Aarón. La tarea del Tabernáculo debe comenzar ya, ahora, y no debe haber procastinación que significa diferir o aplazar el trabajo. La tarea no debe postergarse. Debe realizarse en caliente como decía mi madre Aida k. de Daitch Z»L.

Y si el general ordena, los soldados debemos marchar.

Como lo hacen los combatientes en la batalla. Eso no implica que el Superior desee su mal o su muerte. Se trata de una necesidad impostergable.

La orden y lo incomprensible. Final.

Y su acatamiento, es parte de la fe judía. La creencia y la confianza, o la convicción que todo lo que nos pasa (y los mandamientos) es o son para nuestro bien. Y todo lo que se nos pide es para nuestro beneficio, aunque de movida no lo podamos entender.

Y concluyo, siendo que hoy soy profesional, cuanto les debo a mis padres, que desde su pobreza me motorizaron a estudiar, y su experiencia de vida, les hacía ver lo que antes en mi juventud yo no podía ver, y hoy luego de varias décadas me aparece tan diáfano y claro.

El esfuerzo de ellos no fue en balde. De igual forma el Anciano de los días dicta normas que nos limitan y en ocasiones un poco nos incomodan, pero en el fondo y al final del camino podemos ver que todo es para nuestro bien. Y solo estaban motivados por el inmenso amor que los verdaderos y buenos padres sienten y desean para sus hijos.

Para terminar la palabra Ahavá o amor se inicia con la consonante Alef que es “Uno” (aquello que no entra en la cuenta con nada ni nadie) o D’os. Sin la participación del Todopoderoso no puede existir un verdadero amor.

También (para cerrar el círculo) la palabra Tzav (orden) encierra y oculta una motivación de amor y de bien, aunque en la superficie y en el momento no lo podamos entender.

Shavua Tov!

Dr. Natalio Daitch

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios