14 mayo, 2021

Opinión – Vamos a hablar de desproporción

Desproporción, en enfrentamientos bélicos, es una palabra que solo se usa en contra de Israel cuando lo atacan y se defiende. Desproporción es haber invertido tiempo, cerebros y dinero en desarrollar el sistema Cúpula de Hierro para salvar vidas, neutralizando los cohetes y misiles en el cielo, mientras que los terroristas palestinos de Hamás y […]

Streaks of light are seen as Israel’s Iron Dome anti-missile system intercept rockets launched from the Gaza Strip towards Israel, as seen from Ashkelon, Israel May 12, 2021. REUTERS/Amir Cohen TPX IMAGES OF THE DAY

Desproporción, en enfrentamientos bélicos, es una palabra que solo se usa en contra de Israel cuando lo atacan y se defiende.
Desproporción es haber invertido tiempo, cerebros y dinero en desarrollar el sistema Cúpula de Hierro para salvar vidas, neutralizando los cohetes y misiles en el cielo, mientras que los terroristas palestinos de Hamás y la Jihad Islámica, malversan su dinero para atacar deliberadamente a la población civil israelí.
Desproporción son los U$D 50.000 que cuesta cada uno de los misiles defensivos que Israel podría invertirlo en muchas otras cosas, y lo hace para preservar la vida de sus ciudadanos.
Desproporción es que Israel se retiró de toda la Franja de Gaza en 2005, trasladando hasta la última tumba para que ningún israelí tenga lo que hacer allí. Desde ese entonces, la Autoridad Nacional Palestina en Gaza pasó a ser la región que más ayuda económica recibió per cápita en todo el mundo. ¿La usaron para construir escuelas, hospitales, carreteras, investigación científica? No, le dieron hambre a su población y destinaron los fondos para armas con la intención de destruir a Israel, poniendo en riesgo de muerte a los palestinos que tenían que cuidar.
Desproporción es que Hamás tira con todo lo que tiene, con todo lo que puede, hace daño, y mata gente, y si tuviera poderío nuclear, lo usaría contra Israel y su población civil inocente. En cambio Israel, que no se va a defender con arcos y flechas contra morteros, cohetes y misiles, usará solo lo necesario para cumplir (y asegurarse que así sea) con los objetivos de defender a sus ciudadanos, preservar sus vidas, volviendo a sus rutinas en una vida normal y eliminar toda la infraestructura terrorista de Hamás y la Jihad Islámica. ¿Cómo lo hace? Considerando ante todo los derechos humanos para que la menor cantidad de civiles palestinos salgan dañados. Si Israel quisiera, porque poderío militar no le falta, barre con todo en un rato y se acabó todo. Pero no lo hace.
Desproporción es la razón de ser de cada uno, mientras que Israel apunta a una positividad no antagónica, los palestinos se definen por la negativa. En su
Declaración de Independencia el Estado Judío dice «El Estado de Israel permanecerá abierto a la inmigración judía y el crisol de las diásporas; promoverá el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad, justicia y paz, a la luz de las enseñanzas de los profetas de Israel; asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad de culto, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Lugares Santos de todas las religiones; y será fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidas.». En cambio, en la Carta Fundacional de Hamás dice “Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el islam lo aniquile, como antes aniquiló a otros”, y continúa en su artículo 13: «Las iniciativas, y las llamadas soluciones pacíficas y conferencias internacionales, están en contradicción con los principios del Movimiento de Resistencia Islámica.»
Desproporción es la asimetría de valores, donde en Israel se prioriza la vida por sobre cualquier otra cosa, y del lado del Hamás, el terrorismo palestino prefieren la destrucción del otro por sobre su bienestar personal. Mientras los soldados israelíes van al frente, proveyendo de refugios e innovaciones militares para proteger a sus ciudadanos, el Hamás se escuda en los civiles palestinos, niños, mujeres y ancianos y los utiliza como escudos humanos.
Desproporción es lo que ocurre la decisión de muchos medios de comunicación al decidir que la cobertura recién empieza cuando Israel se defiende y no en los ataques previos que venía recibiendo. El periodismo es el único género literario que se da el lujo de contar una historia sin principio y sin final.
Desproporción es el desprecio que siente el mundo por los palestinos, y la atención que les da solo cuando Israel se defiende, nunca cuando es atacado, perpetuando su condición de refugiados, para poder echarle la culpa a Israel.
Desproporción es que cuando todo esto termine, se apaguen las luces y los flashes, Israel seguirá siendo resiliente, el mundo haciendo uso de sus utilidades e innovaciones, tapándose un ojo para no boicotear el progreso.
Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Opinión