30 julio, 2021

Opinión: BDS, una promesa falsa y un objetivo claro

El discurso del BDS (boicot, desinversión y sanciones), movimiento fundado en 2005, que supone ser una lucha por los derechos humanos del pueblo palestino, es una misión encubierta, hipócrita y fallida, ya que este movimiento no va a liberar Palestina ni ayudar a ningún pueblo, porque la única consecuencia a sus demandas sería la eliminación […]

Wikimedia.

El discurso del BDS (boicot, desinversión y sanciones), movimiento fundado en 2005, que supone ser una lucha por los derechos humanos del pueblo palestino, es una misión encubierta, hipócrita y fallida, ya que este movimiento no va a liberar Palestina ni ayudar a ningún pueblo, porque la única consecuencia a sus demandas sería la eliminación Israel, el único Estado Judío del mundo. Ignorando así, su supuesta filosofía pacifista y defensora de los D.D.H.H.

El grupo que llama a que “se le devuelvan los Derechos Humanos al pueblo Palestino”, hace que nos planteemos varias preguntas; ¿a qué se refieren con “devolver” ?, ¿quién debe entregar derechos?, y ¿cuáles son esos derechos?

Dentro de su discurso, además, decide no incluir que el propio gobierno Palestino es corrupto y está relacionado a actividades terroristas que están lejos de respetar la ley Internacional. Incluso, el propio fundador del movimiento Omar Barghouti, quien tiene ciudadanía israelí y estudió un PhD en éticas en la Universidad de Tel Aviv en Israel (cosa que es bastante hipócrita considerando que una de las bases del movimiento es un boicot académico a las instituciones y estudios israelíes), expresa libremente el apoyo hacia el terrorismo y promueve conspiraciones antisemitas, demonizando constantemente al Estado de Israel.

Es más, este (auto)considerado defensor de los D.D.H.H, define al BDS como un “Movimiento de derechos humanos, no violento, que busca la libertad, la justicia y la igualdad para el pueblo palestino”. Sin embargo, esto se contradice con sus acciones, ya que se niega a trabajar con israelíes, incluso con aquellos que simpatizan con su causa.

¿Cómo puede el fundador de un supuesto movimiento por los derechos humanos, apoyar abiertamente a grupos terroristas y discriminar mediante origen nacional, pero igual ser considerado pacifista?

¿Por qué aún con las acciones de Barghouti muchos consideran el movimiento pacífico?

Un ejemplo de los efectos reales del movimiento, lo vemos en la Universidad de California, cuando universidades aceptan las resoluciones del BDS, notan un aumento en incidentes antisemitas dentro de campus, cosa completamente opuesta a otras acciones pacifistas, y/o que apoyan los pilares de los D.D.H.H. pero, aun así, el movimiento nunca ha condenado estas acciones, demostrando que son en realidad la reacción que buscan generar.

Tampoco vemos valores positivos reflejados por la gente que apoya al movimiento, un claro ejemplo de esto es en la Universidad de California, cuando la institución acepta las resoluciones del BDS, se nota un aumento en incidentes en contra los estudiantes judíos dentro del campus, esta acción es completamente en contra de la moral del movimiento, a pesar de esto el BDS jamás condenó estas acciones ya que en realidad es como el movimiento espera que sus adherentes reaccionen.

Es difícil juzgar de manera racional cómo es que los líderes del movimiento predican una cosa y al mismo tiempo accionen y justifiquen con otro pensamiento tan externo. Esto se demuestra con las relaciones que se han establecido con la organización terrorista Hamas y el apoyo público que Hamas otorga al movimiento.

Asimismo, estas alegaciones y apoyo hacia la violencia, no solo impiden que se logre su objetivo anunciado, sino que expone a sus partidarios a ser parte de una escuela de odio. Queda en evidencia en una entrevista con el co-fundador de BDS, Omar Barghouti diciendo; “…nosotros definitivamente tenemos un derecho legal y moral a una resistencia armada en contra de la ocupación militar de nuestra tierra, incluso de acuerdo con la ley internacional, mientras que ataquemos objetivos legítimos, que es la ocupación, los colonos y la gente armada.”

No es ético defender a un movimiento que, de una manera hipócrita y falsa, desde su fundador, hasta sus supuestos ideales, en lugar de proteger y luchar por el progreso del pueblo palestino, utiliza sus recursos y donaciones en la búsqueda de eliminar Israel, todo esto con apoyo logístico de grupos terroristas, los cuales infringen todo tipo de libertades y principios de los D.D.H.H.

Si uno decide investigar las acciones del movimiento BDS, los resultados nos entregan más preguntas que respuestas; ¿de qué manera el actuar del movimiento realmente ayuda al pueblo palestino?, ¿Por qué toda la información apunta a una misión de destrucción del “enemigo” y no a una ayuda para el pueblo palestino?

Dejamos las respuestas a su criterio.

#, #

Más sobre Opinión