OIEA advierte que Irán sigue acumulando reservas de uranio, y prohíbe el acceso a inspectores de alto nivel

Foto: Agencia de noticias Tasnim CC BY 4.0

Irán decidió en los últimos meses reducir el ritmo de producción de uranio altamente enriquecido, con una pureza del 60 %, e incluso recortó sus reservas de ese material en un 5,3 %, hasta un total de 121,5 kilos, informó el OIEA, la agencia nuclear de la ONU.

La República Islámica venía aumentando a lo largo del año pasado la producción de ese material fisible, que es cercano a poder ser usado para la fabricación de una bomba atómica.

Por otra parte, en el informe técnico, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, «lamenta profundamente» que Irán no haya revisado aún su decisión de vetar la entrada de algunos de sus inspectores al país, lo que dificulta su capacidad de verificación.

Las reservas totales de uranio enriquecido, que según el acuerdo nuclear internacional de 2015 (conocido como JCPOA) no deberían superar los 300 kilos, se encuentran ahora por encima de los 5.164 kilos, en diferentes grados de pureza, un 25 % más que a finales de octubre pasado.

Según los datos del OIEA, las reservas de uranio enriquecido al 2 % aumentaron desde el anterior informe, emitido en noviembre pasado, en un 58 %, hasta 1.934 kilos.

Mientras, la cantidad de uranio enriquecido al 5 % aumentó sólo un 8 %, hasta 2.396,8 kilos, mientras que el uranio con una pureza del 20 % subió un 25,4 % hasta 712,2 kilos.

Solo la cantidad de uranio enriquecido al 60 %, el más delicado, bajó al pasar de 128,3 hasta 121,5 kilos, lo que, tal vez, se deba a que Irán «diluyó» el material a purezas inferiores.

En noviembre de 2022, Irán disponía de 62 kilos de uranio al 60 %, menos de la mitad que actualmente.

El acuerdo de 2015, del que EEUU se salió unilateralmente en 2018 y que Irán comenzó a incumplir un año después, establecía un límite de 300 kilos de uranio enriquecido con una pureza máxima del 3,67 %.

El OIEA también critica que Irán haya seguido dificultando los controles aplicando un veto, permitido en el Tratado de No Proliferación (TNP), a varios inspectores, la mayoría de países europeos.

Pese a las peticiones de Grossi de que Irán cambie de parecer, Teherán decidió no revisar su veto.

El informe técnico del organismo fue emitido de cara a la próxima reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA, la semana próxima en Viena. EFE

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios