Nueva historia de Aliá: amor, comida y fútbol en la vida de dos argentinas viviendo en Israel

Victoria y Ana son dos jóvenes nacidas en Argentina que emigraron a Israel para cumplir sus sueños y hoy son felices en su nueva vida en Tel Aviv.

Victoria y Ana en su local de comida aergentina en el shuk.

Victoria y Ana se conocieron en club argentino de la comunidad judía, Hebraica. Allí ambas jugaban al fútbol, aunque no en el mismo momento. Las dos chicas son muy fanáticas de ese deporte, y en parte fue su primer punto en común.

En 2013 Victoria se mudó a Israel para seguir su sueño de ser futbolista profesional. Luego de una macabeada, le ofrecieron a ella junto a una amiga firmar un contrato profesional. Por varios años recorrió Israel pasando por diferentes equipo femeninos. «Empecé jugando solamente al fútbol, más adelante con el tiempo libre que tenía, incursioné en el rubro gastronómico», detalla Vicky.

Durante una de las visitas de Victoria a su país de origen, conoció a Ana en Hebraica. Luego de ese primer contacto, compartieron plantel en el plantel argentino que participó de otras Macabeadas Mundiales en Israel. Aunque Victoria ya vivía en Israel, representó a Argentina en el certamen internacional.

Precisamente en ese momento comenzó esta hermosa historia de amor. Luego de las Macabeadas, las chicas comenzaron una «relación a distancia, con visitas de por medio cuando una de las dos podía viajar a visitar a la otra», explica Ana.

Tiempo después, decidieron que querían vivir juntas, y avanzar en su relación. «Es una historia 100% de amor. Yo me vine a vivir a Israel para estar con Vicky, y fue una gran decisión», cuenta Ana.

Ya con ambas viviendo en Israel, la pareja argentina se dispuso a trabajar juntas «sin tener que depender de un jefe». Así fue como surgió la idea de «CHE», un emprendimiento de comida argentina en el shuk de Israel.

«Arrancamos con otra pareja de argentinos alquilando un puestito muy precario en el shuk. Producíamos y vendíamos empanadas fritas de carne y de verdura. En principio solo abríamos los viernes que es el día más fuerte de concurrencia», describe Victoria.

Con el correr del tiempo la otra pareja dejó el emprendimiento, y entre las dos jóvenes sacaron adelante el negocio. «Llevamos nuestros productos a eventos, restaurantes y tenemos clientes puntuales», dice orgullosa Ana.

También agrega que pudieron extender sus servicios: «Nos mudamos a un local más lindo dentro del shuk. Ahora tenemos seis gustos de empanadas, sandwiches de milanesa, y alfajores. En la calle Iom Tov 16 los jueves por la noche y viernes durante todo el día pueden venir a probar la comida argentina en Israel«.

«Durante el Covid-19 fue dificil para nosotras, pero todos vivimos lo mismo. Por suerte ya nos habíamos armado una clientela que nos siguió comprando, y también hicimos delivery ante la imposibilidad de salir tanto«, dice Victoria.

«No es fácil hacer Aliá, pero Israel te recibe con los brazos bien abiertos y te da mucha ayuda. Nuestra vida en Tel Aviv es muy linda, está lleno de jóvenes y la gente vive muy bien aunque sea la ciudad más cara del mundo«, cierra Ana.

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Cultura