Niños ultraortodoxos inician curso en Israel sin casi restricciones en la nueva ola

Niños ultraortodoxos miran por la ventana en el barrio ultrarreligioso de Mea Shearim en Jerusalén - Foto archivo: REUTERS/Ronen Zvulun

Los menores varones del sector más religioso -con una red de escuelas propias- son los primeros en volver al cole en Israel, y las niñas lo harán el 1 de septiembre, como el resto de estudiantes del sistema educativo del país, informó el Ministerio de Educación.

Los niños ultraortodoxos regresan a las aulas sin importantes restricciones ni división de clases en grupos más reducidos para prevenir nuevos brotes, aunque el Gobierno si prevé realizar pruebas entre el alumnado con un plan piloto que hoy se pone en marcha en localidades de mayoría ultraortodoxa como Beit Shemesh o Bnei Brak.

El Ministerio de Salud envió también cientos de miles de mensajes de texto a familias ultraortodoxas advirtiendo sobre la obligación de que los niños entren en cuarentena si estuvieron en contacto con una persona infectada, según la emisora pública Kan.

A su vez, recordó que los alumnos deben usar mascarilla en las aulas, una regla que anteriormente no se había cumplido en gran medida entre ciertas comunidades religiosas.

Ante la situación, según Kan, líderes espirituales ultraortodoxos han instado también a que los niños mayores de 12 años se vacunen para asegurar que las escuelas puedan seguir abiertas todo el curso.

Todo ello se produce también después de que el Gobierno aprobara anoche un plan para que el resto de alumnos israelíes regrese a clase el 1 de septiembre, fecha usual de inicio de clase en el país, pero que estaba en duda ante la cuarta ola.

Como prevención, el Ejecutivo prevé someter a 1,9 millones de estudiantes a pruebas de coronavirus 48 horas antes de volver a clase, y proporcionar test serológicos para detectar los alumnos con anticuerpos que ya pasaron el virus

Desde el inicio de la pandemia el sector ultraortodoxo fue una de las comunidades más señaladas en Israel por no respetar las limitaciones de reunión pública u otras medidas restrictivas durante los confinamientos o en los mayores picos de contagio del país, cuando incluso se registraron encuentros religiosos multitudinarios.

En ciertas ocasiones, las intervenciones policiales y las medidas de las autoridades para imponer las restricciones en los barrios más religiosos derivaron en disturbios y protestas, en los que los líderes ultraortodoxos denunciaron discriminación contra sus comunidades.

Israel, con alrededor del 60% de población vacunada, realizó una de las campañas de vacunación más veloces del mundo, lo que le llevó a dejar atrás en gran medida las restricciones ante el virus y poner los contagios casi a cero.

Sin embargo, en los últimos meses registró un progresivo aumento de infecciones atribuido a la variante delta -mucho más contagiosa- que le llevó a imponer de nuevo restricciones como el uso de mascarilla en interiores o el retorno al sistema de «Pase Verde», que regula el acceso a eventos de más cien personas.

Israel registró ayer más de 3.300 contagios nuevos, mientras que los pacientes hospitalizados son ya 360, cifras mucho más altas en comparación a las decenas de infecciones diarias y unos pocos ingresados en condición crítica que registraba hace poco más de un mes. EFE

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios