Nikolay Kiselyov, héroe soviético escasamente conocido

Este es el héroe soviético. Foto: ISRAEL JAMITOVSKY

Por Dr. Israel Jamitovsky

Recientemente comenzó a exhibirse en Israel la película El Justo (Hatzadik en hebreo) que aborda el memorable quehacer de Nikolay Kiselyov durante la Segunda Guerra Mundial. Conocido igualmente en idioma ruso como Nikolai Kiselev, fue un desatacado líder partisano gentil soviético que en condiciones extremadamente difíciles y riesgosas, salvó la vida de decenas de judíos. Ésta es, en breve, su historia.

Nacido en 1913 en la localidad de Dolginovo, se graduó en la Universidad de Leningrado en Comercio Internacional. Ante la invasión de Barbarrosa, se enrola en el ejército soviético y en cierta oportunidad lo hirieron y fue prisionero del ejército alemán. Logra escaparse de la prisión e incorporarse a unidad de partisanos rotulada El Vengador que operaba en los bosques ubicados al Norte de Minsk, capital de Bielorrusia.

En la aldea de Bogorodskoye, residían previo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial 5.000 judíos. Cuando los nazis conquistan la zona, los judíos son confinados en un gueto y en el invierno de 1942 la mayoría de su población judía es exterminada por las fuerzas alemanas con la entusiasta colaboración de nazis de Letonia y Lituania. Unos 300 judíos lograron escaparse a los bosques de Bielorrusia, ahí se toparon con la antedicha unidad de partisanos El Vengador y solicitaron incorporarse a sus filas. Sin embargo esta unidad no estaba en condiciones de alimentar un número de tan elevado de personas.

Ante ello, Nikolay Kiselyov solicitó ayuda de la Central de Partisanos de la zona en la cual felizmente reinaba una gran simpatía hacia sus ciudadanos judíos. Desde esta central, le respondieron que la única opción para salvarles la vida era trasladar a este colectivo de refugiados a un espacio fuera del dominio nazi. Ante esta opción Nikolay Kiselyov se ofreció personalmente en liderar y conducir a este colectivo. Salió con 270 judíos, en su mayoría ancianos, mujeres y niños, los jóvenes permanecieron en las unidades de partisanos-sólo dos personas estaban armadas, era el propio Kiselyov y el encargado de comunicaciones del grupo.

La travesía por los bosques de Bielorrusia fue dura y compleja, avanzaron en un terreno por cierto difícil de transitar y lo hicieron durante las noches para que los alemanes no los perciban y aun así en oportunidades tuvieron varios encuentros con las tropas alemanas y sus colaboradores. La secuela fue que perecieron 52 judíos.

Durante la travesía afloraron dilemas que no hicieron más que confirmar el compromiso y los atributos morales de Nikolay Kiselyov. Durante el periplo, un día se enfermó un joven judío llamado Shimón Javlin, lo que obligó a dilatar la travesía. Hubo quienes propusieron dejarlo en la bisque, por su parte su madre se negó a continuar sin su hijo.

Ante ello Kiseyov decidió llevarlo en sus brazos hasta que el joven pudo recuperarse y transitar por sus propios medios. Otro caso fue el de la hija del matrimonio Kramer que no cesaba de llorar por el hambre que padecía. Hubo quienes propusieron eliminarla habida cuenta que su llanto ponía en peligro a todo el colectivo. Ante ello, Kiselyov la tomó en sus brazos y en su órbita, lográndola calmarla y cesar en su llanto. En más de una oportunidad y durante la travesía se vio a la niña en su compañía.

Finalmente después de un mes de travesía que insumió 1.500 kilómetros, Kiselyov logra traer a 218 judíos a la zona soviética y de ese modo salvarles su vida. Casi de inmediato las autoridades soviéticas lo detienen por el presunto delito de deserción. Pero de inmediato lo liberaron en mérito a los testimonios prestado por los propios judíos que rescató y salvó. Su quehacer se destacó en la Central de Partisanos Soviética en comunicado emitido el 14 de Enero de 1943.

Después de la guerra contrajo enlace con una partisana en 1946, del matrimonio nacieron un hijo y una hija y continuó manteniéndose en contacto postal con algunos de los judíos que salvó. Trabajó en Moscú en el Ministerio de Comercio Exterior y falleció en 1964 a los 60 años.

TARDÍO RECONOCIMIENTO

Por razones que se desconocen o quizás secuela de una llamativa modestia y atributos morales, Kiselyov jamás hizo conocer su genuina hazaña y la misma simplemente no trascendió. Fue en la década del 90 del siglo anterior cuando la historiadora y Directora del Instituto de Historia y Cultura Judía de Minsk Inna Gerasimova encontró en los archivos del Museo Nacional de Bielorrusia. Era documentación que el propio Kiselyov había elaborado en relación con la salvación del remanente judío del Gueto de Dolginovo, incluida una nómina de los supervivientes, lo que posibilitó que la antedicha historiadora lograra posteriormente entrevistarse con varios de estos supervivientes.

A partir de este momento, Kiselyov se hizo acreedor a justificados y póstumos reconocimientos, a saber:

• En 2005, el Instituto Yad Vashem de Jerusalén le otorgó el título de Justo entre las Naciones.

• Para 2006, fue homenajeado por el Embajador de Israel ante la Federación Rusa en el Centro Ruso del Holocausto.

• Ya en 2008, se exhibe la película documental rusa La Nómina de Kiselyov dirigida por Yuri Malygin, la que se hizo acreedora-entre otros honores- a la mejor película documental del año 2008 del Festival de Cine de Minsk. Este film fue igualmente exhibido en el año 2009 en el Festival del Cine Judío celebrado en Miami, contando en esta oportunidad con la presencia de Simon Chevlin, residente local , uno de los supervivientes del periplo que promovió y encabezó Kiselyov y que fue localizado por la historiadora Inna Gerasimova en el marco de su investigación.

• Finalmente, en 2023 se presenta el film El Justo que como acoté al principio aborda la heroica travesía de Nikolay Kiselyov. La película se filmó en Rusia e Israel, fue dirigida por el conocido, laureado cineasta y guionista ruso-israelí Sergie Ursuliak. Y tomaron parte amén de actores rusos, excelentes actores israelíes como Uri Hochman y en especial Dov (Dóvale) Glickman, conocido entre otros, por su participación en el programa cómico Limpiando el Cerebro (Nikui Rosh) que se trasmite semanalmente en el Canal Público de la Televisión Israelí. En la premier del film en Tel-Aviv, se hizo presente y en calidad de invitado de honor, el ciudadano israelí León Rubín que a la sazón contaba con seis años y formó parte del antedicho periplo.

Compartir
2 thoughts on “Nikolay Kiselyov, héroe soviético escasamente conocido”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.