Netanyahu culpa al Ministro de Transporte por el caos en los trenes de Israel

4 septiembre, 2016
Foto: GPO Amos Ben Gershom

Una desenfrenada batahola política se desató en las alturas del Gobierno bajo el telón de fondo del caos en el sistema ferroviario. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, acusa al ministro de Transporte, Israel Katz, de haber desencadenado una crisis en la coalición en torno al trabajo en la empresa estatal Ferrocarriles de Israel en shabat, pocas semanas después de que ambos disputaran el control de un organismo clave del partido Likud.

Netanyahu afirma que Katz creó la pelotera entre el Likud y los líderes de los partidos ultra ortodoxos, la semana pasada, al ordenar la continuación de los proyectos de construcción durante el fin de semana, aparentemente para evitar el retraso de los trenes.

«Esta crisis fue iniciada innecesariamente por Katz para socavar la relación entre el primer ministro y el público ultra ortodoxo, así como para dañar su reputación entre el público en general», afirmó la Oficina de Netanyahu.

El primer ministro está «sorprendido por el cínico ataque», aseveró su oficina. Algunos reportes indican que el primer ministro está a punto de despedir a Katz.

«Desde el principio, no había necesidad de instar a que el trabajo se hiciera en shabat (el día sagrado judío). Se podía hacer el trabajo en otros momentos, y no perjudicar al público ultra ortodoxo, o a los soldados», argumentó la oficina de Netanyahu, añadiendo que Katz «mantiene de rehenes a los pasajeros y los soldados».

Netanyahu ordenó a los Ferrocarriles de Israel a que detengan 17 de los 20 proyectos que habían sido programadas para el fin de semana, después de que los partidos ultra ortodoxos amenazaran con derribar la coalición si las obras continuaban en shabat. Las obras en los 17 proyectos tendría lugar en cambio el sábado por la noche.

Sin embargo, los partidos ultra ortodoxos rechazaron el compromiso, insistiendo en que las obras en los 20 proyectos debían detenerse durante el shabat.

Las líneas canceladas afectan a unos 70.000 pasajeros, incluyendo miles de soldados que regresan a sus bases.

El jefe de la Oficina del primer ministro, Yoav Horovitz, acusó a Israel Katz de tratar de promover un «golpe» contra Netanyahu.

La líder del partido Meretz diputada Zehava Gal On, solicitó a la Corte Suprema de Justicia que anule la decisión de Netanyahu de detener los trabajos en el sistema ferroviario durante el fin de semana.

«La Corte debe poner fin a la locura desenfrenada del primer ministro sobre las espaldas de miles de pasajeros», manifestó Gal On.

Mientras tanto, los miembros de la oposición recolectaron las 25 firmas de diputados de la Knéset (Parlamento) necesarias para forzar una sesión especial de la Comisión para discutir la decisión de Netanyahu.

Manifestaciones contra la interrupción del sistema ferroviario tuvieron lugar en las estaciones centrales de trenes de Tel Aviv y Haifa.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
4 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios