Nación de Impacto

20 enero, 2019
Premiados del "Global Impact Awards" con el presidente de Israel, Reuven Rivlin.

Distinguen iniciativas, emprendimientos e individuos de Israel y del mundo que están impactando positivamente en países en desarrollo.

Hay quienes cada día se despiertan pensando en cómo ayudar al prójimo, quienes trabajan para transformar esos pensamientos en acciones y resultados concretos; hay quienes encabezan proyectos influyentes en las condiciones de vida de personas necesitadas, quienes innovan para el bien común; hay quienes no esperan, quienes entienden las urgencias y dedican recursos, tiempo, esfuerzos y generan múltiples alianzas para intentar solucionarlas.

El prestigioso Premio “Global Impact Awards”, iniciativa conjunta de SID-Israel, el medio Walla!News, OLAM y otras organizaciones, ha distinguido a estas personas, iniciativas, emprendimientos de Israel y del mundo, que están impactando positivamente en los países en desarrollo.

El pasado miércoles 16 de enero, se llevó a cabo la ceremonia de entrega de los premios en un evento de gala en el Museo de Arte de Tel Aviv, que contó con la destacada presencia del Presidente del Estado de Israel, Sr. Reuven Rivlin.

Los premiados fueron seleccionados por un comité de reconocidas personalidades de los medios israelíes, de negocios, referentes académicos y de ONGs, junto con representantes de la comunidad judía mundial. Entre los ganadores hay 6 israelíes y 2 ciudadanos no israelíes que han hecho una contribución significativa al desarrollo internacional y la ayuda humanitaria mientras forjan alianzas entre Israel y la comunidad judía mundial.

“Los ganadores representan lo mejor de nuestra investigación académica, lo mejor de la innovación israelí que ha producido compañías, innovaciones y tecnología de una calidad y una cantidad que no tiene paralelo en el mundo ”, dijo el presidente Rivlin. «También representan a la sociedad civil, donde la profundidad de la especialización y el nivel de pasión lo han hecho innovador, y la cooperación entre Israel y las comunidades judías de todo el mundo que trae un soplo de aire fresco, y actúa como nuestra fuerza multiplicadora para hacer el bien en el mundo.»

«Quién hubiera pensado hace 70 años, cuando el estado de Israel recién comenzó a evolucionar, que algún día nuestro país (tan pequeño y rodeado de oponentes) será fuerte y lo suficientemente desarrollado para compartir conocimiento, capital humano e innovación tecnológica con la comunidad mundial”, zanjó Rivlin.

La Dra. Georgette Bennett, fundadora de Multifaith Alliance for Syrian Refugees (MFA), “es la encarnación de por qué creamos este premio en primer lugar. No solo ha transformado las vidas de los refugiados sirios vulnerables, sino que lo ha hecho en profunda asociación con Israel y la comunidad judía mundial», dijo Dyonna Ginsburg, Director Ejecutivo de OLAM, una red de 54 organizaciones judías e israelíes que trabajan en servicio global, desarrollo internacional y ayuda humanitaria.

La Dra. Bennett es reconocida por su trabajo innovador en la principal respuesta interreligiosa de los Estados Unidos a la crisis de los refugiados sirios. Durante los últimos 2 años, MFA ha enviado $120 millones en artículos de socorro a puertos israelíes, desde donde fueron transportados por los Altos del Golán y entregados por el Ejercito Israelí a ONGs en el suroeste de Siria. Este esfuerzo sostuvo hospitales y clínicas, equipó una sala de maternidad y estableció una instalación bancaria. Además, MFA ha llegado a más de 11,000 personas a través de eventos de sensibilización y se ha convertido en una red de alrededor de 100 organizaciones involucradas en el apoyo a las víctimas de la guerra en Siria, el desarrollo de materiales de información y la prestación de asistencia humanitaria directa a los refugiados dentro de Siria, en estrecha cooperación con Israel.

La Dra. Bennett, nació en una familia de refugiados judíos y es hija de sobrevivientes del Holocausto, es miembro del Comité Internacional de Rescate; fundó el Centro Tanenbaum para el Entendimiento Interreligioso; y es Presidente del Consejo del Jewish Funders Network.

El otro premio para un ciudadano no israelí ha sido para Jean-Claude Nkulikiyimfura, Director Ejecutivo de la Aldea Juvenil Agahozo-Shalom (ASYV), una comunidad holística de vida y aprendizaje en Ruanda. Siguiendo el modelo de Yemin Orde, una aldea juvenil israelí, ASYV se fundó en 2007 como respuesta a la crisis de huérfanos post-genocidio de Ruanda. Jean-Claude fue nombrado jefe de la aldea en 2011 y fue ascendido a CEO en 2015. Bajo su liderazgo, ASYZ se convirtió en el hogar y la fuente de educación de calidad para más de 500 jóvenes ruandeses en riesgo por año, que afectan las vidas de más de 1,200 jóvenes en todo el mundo. A partir de 2018, el 80% de los adultos de la aldea se han inscrito o completado los programas de educación superior, y ASYZ está en estrecha cooperación con el  American Jewish Joint Distribution Committee (JDC) y recibe regularmente voluntarios judíos. Asimismo, alberga un campo de energía solar construido por la compañía israelí Energiya Global, que proporciona energía limpia para Ruanda. Jean-Claude fomenta los contactos con Israel y los judíos de todo el mundo.

El Prof. Samuel Pohoryles ha sido premiado por su trayectoria con el Lifetime Achievement Award, como personalidad que ha contribuido en gran medida a la sociedad. El profesor Pohoryles es activo en el campo de la agricultura en el mundo en desarrollo durante 60 años. En su opinión, la agricultura es una industria de construcción de paz que contribuye a la promoción de las relaciones entre los estados. Ha trabajado en diferentes iniciativas  en los países árabes, los países del sudeste asiático y África, los países de América del Sur y Central y las repúblicas de la antigua Unión Soviética.

Pohorils fue uno de los principales factores en la normalización con Egipto, encabezó una delegación económica secreta a China antes del establecimiento de relaciones diplomáticas, trabajó para racionalizar los cultivos en Irán y sirvió como emisario de muchas organizaciones e instituciones como el gobierno de Israel, la ONU, el Banco Mundial, universidades en Israel y en el extranjero. Es el padre de muchos programas de investigación y desarrollo. Ha estado detrás de grandes proyectos de agricultura, agua, genética, biotecnología y nanotecnología. A lo largo de los años, ha desarrollado estrategias y reformas a largo plazo para países en materia de desarrollo rural, seguridad alimentaria, planificación agrícola y agroindustria.

GivingWay ha creado soluciones innovadoras para organizaciones sin fines de lucro en países en desarrollo para cerrar la brecha tecnológica y conectarse efectivamente con voluntarios, donantes y colaboradores en todo el mundo.

Fundada en 2001, IsraAID es una organización internacional no gubernamental con sede en Israel. Desde su inicio, IsraAID ha trabajado en entornos de desarrollo a largo plazo y de emergencia en 47 países. Con una extensa lista de destacados expertos israelíes e internacionales, la organización diseña e implementa un programa innovador, rentable, eficiente y de alta calidad que refleja plenamente las necesidades inmediatas a largo plazo de las poblaciones afectadas por desastres en todo el mundo.

La empresa Tahal Group ha sido honrada en reconocimiento a las contribuciones realizadas que han mejorado la vida de las personas en el mundo en desarrollo. TAHAL se dedica al desarrollo internacional sostenible, construyendo un futuro mejor para las generaciones futuras. Entre los proyectos realizados se destaca el reciente Gadag Karnataka, un extenso proyecto de infraestructura que conecta a cientos de miles de hogares en la India con agua corriente.

Cada año, millones de personas se enferman como resultado de enfermedades que podrían haberse prevenido fácilmente, si hubieran tenido acceso a instalaciones de higiene adecuadas y reguladas. El emprendimiento premiado Soapy Care, fundado por Max Simonovsky, ha desarrollado la primera micro-estación de higiene  IoT (Internet of Things) con cápsulas de jabón patentadas que proporcionan la dosis precisa de agua y jabón. Las estaciones de higiene de Soapy generan una potente red de datos que permite a las ciudades y organizaciones transformar el consumo de saneamiento en una fuente de informacion que salva vidas. Tarda solo 30 segundos y consume un 95% menos de agua que cualquier otra solución disponible. Los hábitos de higiene seguros y saludables son esenciales para todas las edades, pero son especialmente importantes en entornos con niños.

El sistema de hygiene de manos de Soapy permite un acceso simple y efectivo a los niños en las escuelas y al personal médico en los centros de salud. Pueden producir hasta 1,000 lavados de manos al día, a partir de los 100 litros de agua que el sistema produce desde el aire. El proceso de enjuague es simple y muy rápido de asimilar.

Arie Levy, padre de 15 hijos, ha liderado misiones de ayuda humanitaria en diferentes países. Esta experiencia lo impulsó a crear la ONG SSF-Rescuers without Borders, cuya misión principal es brindar atención de emergencia y asistencia a la población en situaciones de peligro como consecuencia de catástrofes naturales o atentados. Durante los últimos 14 años, los equipos de emergencia israelíes de SSF han operado en 15 paises. Profesionales israelíes de SSF entrenan locales para que puedan asistir de forma inmediata en tiempos de desastres.

SSF se está expandiendo globalmente, implementando programas de formación en primeros auxilios, programas educativos, sociales y de asistencia médica en los países en los que opera. La asociación fue creada en el año 2000 en Israel y hoy en día cuenta con más de 800 brigadistas voluntarios en Israel dispuestos a pasar a la acción en caso de alerta. Los equipos de rescate de la SSF han intervenido en numerosas misiones de emergencia en el mundo entero, tanto en catástrofes naturales como en situaciones de guerra (Sri Lanka, Birmania, Haití, Tailandia, Filipinas, Nepal, Malí, Israel y los territorios palestinos, Jordania,entre otros.) La asociación utiliza la tecnología al servicio del socorrismo, desarrollando la aplicación móvil “Salvadores Sin Fronteras”, favoreciendo el vínculo entre los ciudadanos.

Esta ceremonia de premiación destacó el compromiso de Israel con el desarrollo sostenible y el poder inherente de la cooperación entre todos los sectores, reconociendo a estos casos ejemplares de innovación y dedicación para transformar desafíos en soluciones, personas que nos inspiran por su filosofía de vida “Tikkun Olam” de reparar dejando una pequeña contribución al mundo.

 

Dalia Silberstein

Representante Honoraria de la Ciudad de Buenos Aires en Tel Aviv por el Programa «Voceros de Buenos Aires», Directora de la RedUnES, mentora del Programa Social 8200 – aceleradora de tecnologías con impacto social Israelí, miembro del Advisory Board de Soapy, Project leader NegevNet, Israel.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios