Ministros y civiles israelíes piden la pena de muerte para el asesino de Ori Ansbacher

Ori Ansbacher. Foto: Facebook

El cadáver de la joven israelí Ori Ansbacher de 19 años fue encontrado en la zona boscosa de Ein Yael, cerca del Zoológico Bíblico de Jerusalén. La familia reportó su desaparición el día jueves en horas de la tarde. Su cuerpo estaba desnudo y con signos de haber sido acuchillada en el tórax y el cuello. Sus restos mortales descansan en su ciudad natal de Tekoa en Gush Etzion.

La Policía y las Fuerzas de Defensa de Israel arrestaron a Afiyeh Araf, palestino de 29 años, de quien se sospecha podría ser el asesino de la joven. Domiciliado en la ciudad de Hebrón en Cisjordania (Judea y Samaria), residía ilegalmente en Israel.

Arafat les dijo a sus interrogadores que partió de Hebrón armado con un arma blanca y se dirigía a Jerusalén cuando vio a la joven israelí en el bosque y la atacó, reveló la Policía de Israel y el Servicio de Seguridad (Shabak) en un comunicado.

Tras el arresto del sospechoso palestino, el público israelí se levantó en protesta en el centro de Tel Aviv. Durante la protesta realizada en la Plaza Rabin, la gente se manifestó a favor de diferentes formar de castigar a los terroristas; desde la expulsión hasta la pena de muerte para los terroristas asesinos.

La investigación del asesinato se realiza en forma conjunta por la Policía de Israel, el Shin Bet (Servicio de Seguridad General), la Policía de Frontera y las Fuerzas de Defensa de Israel, según una información oficial que indica que los cuerpos de seguridad trabajan en conjunto para localizar toda la información y evidencia con respecto al caso. La investigación tiene una orden de mordaza de los detalles cruciales, a excepción de aquello que se dio a conocer por los medios oficiales.

Las unidades de seguridad se encontraron con serios disturbios al llegar a Ramallah, los palestinos lanzaron piedras, bombas molotov a los vehículos de las fuerzas israelíes.

La ministra de Justicia Ayelet Shaked manifestó al Canal 13 de noticias que “la fiscalía debe pedir la pena de muerte para el asesino de Ori Ansbacher”. Otros ministros se unieron a la petición asegurando que el asesinato fue producto de un ataque terrorista, aunque la mayoría de los detalles del crimen están bajo secreto de sumario.

El ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, dijo que las autoridades deberían tratar el caso como terrorismo: “Cuando un palestino entra ilegalmente y mata a una persona judía en el Estado de Israel, no hay ninguna duda que debe ser considerado un asesinato nacionalista. Si no hay legislación al respecto deberíamos crearla”, señaló a Canal 13 de noticias.

Aunque la pena de muerte existe formalmente en la ley israelí, solo se ha utilizado una vez en 1962, en el caso del oficial nazi Adolf Eichmann. Se permite técnicamente en casos de alta traición, así como en ciertas circunstancias en virtud de la ley marcial que se aplica dentro de las FDI y en Cisjordania, pero actualmente requiere una decisión unánime de un panel de tres jueces y nunca se ha implementado.

El primer ministro Benjamin Netanyahu, quien como ministro de defensa supervisa el procesamiento militar, respaldó el proyecto de ley sobre la pena de muerte en noviembre. También pidió la pena de muerte después de un ataque terrorista de 2017 en el que varios miembros de una familia fueron apuñalados en su casa en el asentamiento de Halamish en la Ribera Occidental. Sin embargo, los legisladores de seguridad se opusieron a la legislación, incluido el jefe de Shin Bet, Nadav Argaman, quien la calificó de “inútil” en un testimonio ante un panel de la Knesset en noviembre del 2018.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios