Luis de Santángel, el financista de Colón

Retrato de Luis de Santángel conservado en el Museo Naval de Madrid. Foto: Wikipedia - Dominio público

La salida de los barcos de Colón “casualmente” coincidió con el último día que tenían para abandonar el país. Es por ello que muchos historiadores dicen que uno de los motivos de esta expedición era salvar a los judíos de las garras de la Inquisición. Habitualmente en la escuela nos enseñan que los Reyes Católicos financiaron el viaje y que la Reina Isabel vendió sus alhajas para pagarlo, pero no fue así, el viaje fue pagado por un judío converso, Luis de Santángel, de su propio dinero.

Santángel fue una de las figuras más decisivas para el descubrimiento de América. Era un destacado colaborador de los Reyes Católicos en las tareas financieras. Nacido en Valencia hacia 1435, provenía de una familia judía que fue obligada a convertirse al catolicismo tres generaciones atrás. Fue el tercero con este nombre en su familia, fue hijo de Luis de Santángel “El Viejo”, que vivía en la capital del Turia, en la calle Castellvins, en plena Judería, y que mantuvo buenas relaciones con los reyes Alfonso V y Juan II, participando en el comercio internacional de la sal.

Losa sobre la cripta de Santàngel, monasterio de la Trinitat de València. – Foto: Wikipedia – CC BY-SA 3.0

Santángel se asoció con conversos destacados, como Gabriel Sánchez, de la tesorería real (que también jugaría un papel fundamental en el descubrimiento del Nuevo Mundo), comerciando en todos los ámbitos conocidos, desde Flandes a Italia. Su amistad con el rey Fernando propició que le concediera una alcaidía de la Ceca de Valencia y el nombramiento de “escribano de ración”, una suerte de agente financiero de toda la hacienda aragonesa cuyo principal cometido era prestar dinero al rey. Haber tenido ancestros judíos le acarreó diversos problemas pese a su proximidad a la corona. De hecho, fue denunciado en varias ocasiones a la Inquisición por “judaizante”, es decir seguir practicando el judaísmo a escondidas.

Aun así, su dedicación a los reyes hizo que Fernando e Isabel, para protegerle, le concedieran en 1407 el estatuto “de sangre”, por el que ni él ni sus descendientes podían ser llevados al Tribunal de Santo Oficio, como sí sucedió con muchos miembros de su familia pertenecientes a la rama aragonesa que fueron torturados y quemados en la hoguera. Santángel fue comisionado por el rey en la ciudad de Génova para organizar y asegurar la correcta salida de los judíos por mar, muchas veces financiando él mismo los viajes. Allí Santángel entabló una estrecha amistad con Cristóbal Colón. Su papel fue decisivo en 1492, cuando persuadió a la reina para que apoyara la expedición y aceptara las exigencias del “Descubridor”. En ellas, Colón pedía que se le otorgaran los títulos de almirante, virrey y gobernador general de todos los territorios que descubriera o ganase durante su vida, así como la décima parte de todos los beneficios obtenidos. Los Reyes dijeron que, por las diferentes guerras que estaban afrontando, no tenían recursos para pagar esta travesía, entonces Santángel tomó a su cargo la financiación de la expedición y se ofreció a adelantar el dinero necesario.

De este modo, prestó, de su propia fortuna, 1.140.000 maravedíes (antigua moneda española) y, a título personal a Fernando, otros 6.375.000 maravedíes para otros gastos de estado. También se asoció con Gabriel Sánchez, de modo que gran parte de la financiación del proyecto de Colón recayó en ambos. Así Santángel fue uno de los pocos visionarios que previó el beneficio que ese proyecto podría reportar a la Corona y también ayudó a salvar la vida de muchos judíos. Muchos historiadores coinciden en que el verdadero objetivo de Santángel y Gabriel Sánchez era descubrir nuevas tierras donde los judíos pudieran sostener su culto con libertad y lejos de la Inquisición.

El agradecimiento de Colón se evidenció en la carta que le envió a Santángel narrando su “gran descubrimiento”. Este documento, que todavía se conserva, se imprimió en todos los idiomas de Europa, puesto que fue el primero que escribió Colón al llegar a las Indias, junto con otros dos que fueron remitidos a los reyes y a Gabriel Sánchez. Santángel falleció en el año 1498 y sus restos descansan en el Monasterio de la Trinidad de Valencia, como consignó en su testamento.

Fuente: Grupo de Facebook Personalidades judías de todos los tiempos. Compilado por Raúl Voskoboinik.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios