Los últimos asesinatos en Irán pueden indicar un cambio notable en la estrategia israelí

Se ha producido un cambio notable de las reglas de enfrentamiento, en el que la totalidad de las acciones iraníes serán ahora confrontadas, también en territorio iraní.

Foto: Fars News Agency CC BY 4.0

Dr. Jonathan Spyer

El ataque a la flota de vehículos aéreos no tripulados [drones] en Kermanshah y el asesinato del coronel Khodai en Teherán fueron las primeras manifestaciones de este nuevo enfoque.

La eliminación del coronel Hassan Sayad Khodai del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) frente a su casa en Teherán el 22 de mayo parece haber sido la manifestación de un cambio significativo en la estrategia de Israel hacia Irán.

En el pasado, los supuestos esfuerzos del Estado judío en suelo iraní habían sido dirigidos hacia el personal y las instalaciones relacionadas con el programa nuclear iraní. Sin embargo, Jerusalén parece haber adoptado ahora una definición más amplia del desafío al que se enfrenta y las medidas que adoptará para abordarlo.

Khodai no tenía ninguna conexión conocida con el programa nuclear. En cambio, era uno de los hombres de operaciones especiales más experimentados del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica-Fuerza Quds [IRGC-FQ]. Khodai era un alto comandante en la Unidad 840 de las Fuerzas, involucrado en operaciones externas que incluían secuestros y asesinatos.

También desempeñó un papel esencial en la transferencia de tecnología de drones y misiles al Hezbollah libanés, el representante regional clave de Teherán. Además, según los informes de los medios hebreos, Khodai estaba planificando un plan para secuestrar israelíes en el extranjero en el momento de su fallecimiento.

La muerte de Khodai fue la segunda operación conocida atribuida a Israel en suelo iraní contra un objetivo no relacionado con el programa nuclear de Teherán. El primero fue un ataque a la base aérea en Kermanshah a mediados de febrero que diezmó la flota de vehículos aéreos no tripulados de Irán.

Las operaciones israelíes en suelo iraní, como se sabe, no son una rareza. En los últimos años han incluido el robo del archivo nuclear iraní en 2018, la eliminación de varios científicos asociados con el programa nuclear y probablemente también actos de sabotaje contra instalaciones nucleares, como la explosión en el complejo de enriquecimiento de uranio en Natanz, en diciembre de 2021.

Estas acciones indican que Israel ha logrado penetrar a fondo las defensas de Irán. En términos más generales, Israel ha estado involucrado en los últimos años en una guerra en la sombra contra los esfuerzos iraníes por construir poder en todo el Medio Oriente.

El poder aéreo israelí ha estado activo en interrumpir y dañar la infraestructura iraní en Siria. Se han producido asesinatos individuales en Siria y probablemente también en el Líbano. Los aviones israelíes han atacado lugares tan lejanos como Irak.

Por lo tanto, la acción israelí contra los esfuerzos iraníes por proyectar poder en los espacios pobremente gobernados del Levante e Irak ha sido frecuente. Y la campaña en suelo iraní para interrumpir la actividad relacionada con la energía nuclear es de larga data. Pero la extensión de la campaña de Israel contra las actividades subversivas no nucleares de Irán en suelo iraní es un nuevo desarrollo y una escalada significativa.

Entonces, ¿qué ha precipitado esta ampliación de la guerra secreta de Israel?

En primer lugar, tal cambio no es meramente táctico, y la decisión de adoptarlo no se habría tomado a nivel profesional-operacional. Tales operaciones tendrían que haber recibido el visto bueno del primer ministro.

La percepción creciente en Israel en los últimos años es que el programa nuclear iraní no puede verse aislado de la estrategia más amplia de dominación regional de Teherán. El primer ministro saliente, Naftali Bennett, ha expresado durante mucho tiempo su apoyo a esta opinión.

Mientras se desempeñaba como ministro de Defensa del entonces primer ministro Benjamín Netanyahu en febrero de 2020, Bennett dijo a los periodistas israelíes: “Cuando los tentáculos del pulpo te golpean, debes luchar no solo contra los tentáculos, sino también asegurarte de sofocar la cabeza del pulpo, y lo mismo se aplica a Irán”.

Añadió: “Durante años, hemos luchado contra los tentáculos iraníes en el Líbano, Siria y la Franja de Gaza, pero no nos hemos centrado lo suficiente en debilitar al propio Irán. Así que ahora estamos cambiando el paradigma”.

En junio de 2020, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) establecieron la Dirección de Estrategia y Tercer Círculo, un organismo encargado de formular una visión integral de la amenaza iraní. La Dirección está destinada precisamente a evitar la compartimentación de la amenaza iraní. En cambio, su responsabilidad es ver todos los aspectos del desafío iraní como conectados.

Ahora, este enfoque se está extendiendo al ámbito de la acción. Israel ve a Irán como involucrado en un impulso estratégico integral, destinado a dar como resultado el surgimiento de Teherán como el poder dominante en el Medio Oriente. La destrucción de Israel es un elemento crítico de esta estrategia.

Este proyecto no está liderado por el empleo de fuerzas armadas convencionales. En cambio, se centra en la actividad política y militar de apoderados [proxies], la inversión en su programa de misiles balísticos y el desarrollo de una capacidad nuclear que pretende ser una póliza de seguro para los otros dos elementos. El Estado judío, a su vez, está en proceso de formular e implementar una respuesta integral.

Un contraenvolvimiento de Irán a través de la profundización de los lazos con los estados que lo rodean, incluidos Azerbaiyán al norte y los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Arabia Saudita al suroeste, forman parte de este enfoque. La transferencia de Israel al Comando Central de EE. UU. (CENTCOM) ofrece potencial para poner en funcionamiento estos vínculos crecientes en áreas clave, como la defensa aérea.

Se ha producido un cambio notable de las reglas de enfrentamiento, en el que ahora se opondrán la totalidad de las acciones iraníes, también en suelo iraní. El ataque a la flota de vehículos aéreos no tripulados en Kermanshah y el asesinato del coronel Khodai en Teherán fueron las primeras manifestaciones de este nuevo enfoque.

Este no es un cambio de dirección estratégico para Israel, sino una ampliación significativa de los objetivos y tal vez una comprensión de la naturaleza del desafío iraní.

Se han producido algunas muertes sospechosas adicionales de figuras importantes dentro del aparato de seguridad nacional de Irán desde la muerte de Khodai, aunque ninguna de ellas era tan importante como él.

Ahora que el cambio de gobierno es cuestión de tiempo en Israel, será interesante ver si este cambio significativo se mantiene en el futuro. 

Fuente: JISS – The Jerusalem Institute for Strategy and Security


Compartir

#, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Diplomacia y Defensa