Los medios sauditas hablan a dos voces: contra Israel y contra Hamás

La corresponsal de Al Arabiya Rima Mustafa transmite desde Jerusalén Foto archivo: Oren Rosenfeld vía Flickr CC BY 2.0

Por Ilan Zalayat

Los sauditas temen que el logro de Hamás fortalezca la popularidad de sus rivales en la región: Irán, que apoya a Hamás, y los Hermanos Musulmanes, a quienes se identifica con la organización terrorista. 

En respuesta, los medios de comunicación controlados por Arabia Saudita, que son populares en todo el mundo árabe, hablan a dos voces: contra Hamás e Irán, y contra Israel.

Los comentarios desaconsejan emocionarse por la sorpresa inicial de Hamás, ya que al final Israel es más fuerte y la organización arrastró a Gaza a un acontecimiento catastrófico. 

Según ellos, fue Irán quien empujó a Hamás a lanzar un ataque para frustrar el acuerdo de normalización entre Israel y Arabia Saudita que podría haber mejorado la vida de los palestinos. 

Cuando el alto funcionario de Hamás, Khaled Mashal, fue entrevistado por la red al Arabiya, se sorprendió al encontrar a la presentadora lanzando estas acusaciones en su contra, e incluso comparando entre Hamás y el Estado Islámico (ISIS) a la luz del daño que la organización causa a los civiles. 

Un conocido publicista saudita fue aún más lejos y pidió al líder de Hamás, Yahya Sinwar, que redimiera Gaza y se entregara en lugar de luchar hasta la última gota de sangre palestina.

Al mismo tiempo, a los comentaristas sauditas no les faltan críticas a Israel: según ellos, el ataque es una prueba de que Netanyahu y la derecha israelí se equivocaron al suponer que la cuestión palestina sería olvidada y que es posible continuar con la ocupación y abandonar la solución de dos Estados, ya que eso no deja a los palestinos otra opción más que la guerra. 

Un artículo en a-Sharq al-Awsat afirmó que Israel e Irán están en un “matrimonio de conveniencia”, ya que ambos quieren destruir la lucha palestina, aunque por diferentes razones. 

El escritor se sintió reconfortado por el hecho de que la guerra puede conducir a la caída de las fuerzas extremistas, en Israel y entre los palestinos.

A través de esta retórica, Arabia Saudita intenta preservar su imagen como un elemento que se preocupa por los palestinos –a diferencia de Irán, que derrama su sangre con la improbable promesa de destruir a Israel. 

Los sauditas aclaran que Hamás no representa a los palestinos y se presentan como el elemento estabilizador moderado en la región.

Fuente: INSS – The Institute for National Security Studies

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
7 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios