Los cristianos en Israel, una primavera naciente

13 enero, 2019 ,
Basílica de la Anunciación en Nazareth. Foto: GPO

El número de cristianos que habitan Israel en este nuevo año es de unos 175.000, lo que constituye aproximadamente el 2% de la población del país; de estos el 80% son cristianos de habla árabe.

No muchas personas en el mundo conocen a la comunidad cristiana de Israel, y hay quienes ni siquiera saben que hay cristianos que son ciudadanos israelíes. La mayoría de los cristianos en Israel son cristianos de habla árabe, o «árabes cristianos», un término común pero anacrónico.

Cuando se habla de cristianos en Israel o de cristianos israelíes, ciudadanos del Estado, se trata de la misma comunidad de cristianos que hablan árabe. Esta comunidad está profundamente arraigada en la Tierra de Israel, la Tierra Santa. Son descendientes de los cristianos de los días de Jesús el judío, y de las iglesias y los primeros cultos, y otros son descendientes de los habitantes de la tierra que adoptó el cristianismo durante el Imperio Romano.

El Imperio Bizantino asumió el cristianismo como su religión oficial en 324 AD (EC). En ese momento, los cristianos se convirtieron en mayoría en la Tierra de Israel, condición que perdieron después de las conquistas del islam y las tribus árabes. Los cristianos en la Tierra de Israel y el norte de Levante vivieron en la región muchos años antes de las conquistas del islam y el control de la cultura y el idioma árabe.

Algunos de los cristianos de habla árabe en Israel pertenecen a la Iglesia Católica Griega y a la Iglesia Ortodoxa Griega. Otros son maronitas, coptos, protestantes, bautistas y evangélicos, entre otras denominaciones. Junto a ellos están los cristianos armenios que viven en Israel, muchos de los cuales también hablan el idioma árabe. Sin embargo, hoy en día las familias están mezcladas y hay matrimonios entre cristianos de todas las denominaciones.

En Israel, los cristianos son considerados altamente educados, ya que muchos de ellos estudian en escuelas privadas de las iglesias donde la educación es de un estándar muy alto. De hecho, este es el grupo con los mejores datos en términos del sistema educativo en Israel.

Reciben certificados de matriculación que cumplen con los requisitos de ingreso a la universidad: el año pasado el 64% de los cristianos, comparado con el 50% de los drusos, el 39% de los musulmanes y el 53% de los alumnos en el sector educativo hebreo, recibió el certificado de matriculación que cumple con los requisitos de ingreso a la universidad. La condición económica promedio de la mayoría de ellos también es muy buena.

La comunidad cristiana en Israel no tiene un solo liderazgo religioso debido a la división entre diferentes denominaciones y pertenencia a varias iglesias.

La mayoría de ellos viven en comunidades árabes con mayoría musulmana, mientras que otros viven en comunidades judías o mixtas. La mayoría de los cristianos viven en Galilea, Nazaret y Haifa, en el norte de Israel. Otra gran concentración se encuentra en Jerusalén, mientras que otras viven en Tel Aviv-Yafo, Ramle y Lod, en el centro de Israel. Solo hay dos aldeas, Mi’ilya y Fassuta, que están pobladas con mayoría cristiana absoluta y se consideran aldeas cristianas.

En el pasado, la ciudad de Nazaret era una ciudad con una mayoría cristiana, pero durante décadas los cristianos han perdido sus derechos originales en la ciudad y se ha convertido en una ciudad de mayoría musulmana, lo que ocasiona que muchos cristianos se vayan de allí y se muden a Nazareth Illit, la ciudad judía vecina y a otras comunidades judías.

Los cristianos de habla árabe siempre fueron considerados una parte de la minoría árabe en Israel, una minoría de alrededor de 1,5 millones de musulmanes. Los cristianos, de hecho, son una minoría dentro de una minoría y no tienen influencia real. Como resultado, no tienen un liderazgo político unificado y no tienen una influencia política significativa en el Estado de Israel en general y en el sector árabe en particular.

A lo largo de los años, algunos cristianos fueron miembros de la Knesset en el parlamento israelí. Algunos de ellos como parte del Partido Laborista Israelí, que es un partido sionista en su núcleo. Otros sirvieron como miembros del parlamento como parte del Partido Comunista y también como parte del Partido Balad, que tiene un punto de vista nasserista panarabista, un partido que se considera nacionalista radical y separatista, que se opone firmemente a la existencia del Estado de Israel y que incluso apoya el terrorismo y la lucha violenta.

Los miembros cristianos de la Knesset no se ven a sí mismos como representantes de los cristianos, sino como representantes de todo el sector árabe. Bassel Ghattas, ex miembro de la Knesset Cristiana que prestó servicios en nombre del partido Balad, actualmente cumple una pena de prisión por delitos que cometió cuando traficaba teléfonos móviles a terroristas encarcelados en prisiones israelíes. Otro cristiano que sirvió como miembro del parlamento para este partido, Azmi Bishara, huyó de Israel a Qatar luego de ser señalado como espía de la organización terrorista Hezbolá en 2006, durante la Segunda Guerra del Líbano.

En contraste con esta tendencia extrema, que es prominente y notoria pero que no representa a la comunidad cristiana, hace poco más de seis años surgió una tendencia completamente opuesta.

Varios activistas cristianos, policías y otros decidieron en agosto de 2012 establecer un foro que alentara a la comunidad cristiana a conectarse con el Estado de Israel y con la sociedad israelí de una manera diferente a como lo había hecho durante todos estos años, una manera que afirmara que los cristianos en Israel se comprometen y contribuyen a la protección y fortalecimiento del Estado.

El primer y más importante movimiento que quiso alentar esa propuesta fue el voluntariado para servir en las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y en el Servicio Civil Nacional.

En Israel es importante tener en cuenta que existe una ley de reclutamiento obligatorio que se aplica a los judíos, drusos y circasianos (una pequeña comunidad musulmana no árabe). Cristianos, beduinos y musulmanes árabes están exentos del servicio obligatorio, pero pueden ofrecerse como voluntarios en las FDI y las Fuerzas de Seguridad o el Servicio Civil Nacional (voluntarios en hospitales, hogares de ancianos, escuelas, extinción de incendios, medicina de emergencia).

En octubre de 2012 los activistas celebraron la primera conferencia pública en Nazareth Iliit, en la que se pedía a los jóvenes cristianos que se ofrecieran como voluntarios en las FDI. Al evento asistieron 300 cristianos, la mayoría jóvenes y otros activistas sociales. Tres sacerdotes asistieron a la conferencia y expresaron su apoyo a este movimiento.

Una de las conferencias para cristianos

El día después de la conferencia, los elementos políticos radicales en el sector árabe, la comunidad cristiana y los elementos islámicos radicales comenzaron a amenazar a los sacerdotes. En los días posteriores a la publicación de los anuncios, sus vehículos resultaron dañados y se encontró un trapo empapado en sangre en la puerta de uno de ellos. Dos de los sacerdotes sintieron temor y se retiraron. Un tercer sacerdote, el padre Gabriel Naddaf de la iglesia ortodoxa griega en Nazaret, no se inmutó y decidió continuar.

Estableció y amplió una organización que trabajó para alentar a los jóvenes cristianos, no solo a ofrecerse como voluntarios para el servicio militar o nacional sino también para que la comunidad cristiana se integrara plenamente en la sociedad y el Estado de Israel en todos los campos. Y pasar de una minoría sin influencia a una comunidad influyente, una influencia que busca su identidad histórica aramea y que actuara para fortalecer al Estado de Israel y corregir lo que se necesita en una verdadera asociación y no en una tendencia de aislamiento.

Es importante tener en cuenta que incluso antes de eso los cristianos llegaron a puestos claves en el sector público israelí, como jueces en los tribunales, en el Tribunal Supremo, como directores de departamentos y hospitales, policías y oficiales del Ejército, altos funcionarios del Gobierno, académicos y diplomáticos. Pero todos ellos lo hicieron de manera individual y personal (algunos de ellos solo en el aspecto profesional, otros también al ser parte integrante del Estado). Pero esta no fue una tendencia relacionada con la responsabilidad comunitaria o en representación de la comunidad cristiana que surgiera de una visión para aprovechar la construcción del Estado e influir en la configuración de la sociedad israelí.

El cambio que promovió el sacerdote Naddaf junto con sus activistas en la organización que fundó (y donde los cristianos de todas las denominaciones e iglesias se ofrecieron como voluntarios) fue apenas un enfoque que se inició con el tema del servicio militar y nacional. En la sociedad israelí este servicio es un símbolo, indica pertenencia y es la característica de integración más prominente entre todas. El servicio militar o servicio nacional es un boleto de entrada a la sociedad israelí y simboliza un paso hacia una verdadera integración.

Foto: Cortesía

Pero esa no fue la única razón. El sacerdote y los voluntarios que estaban con él destacaron que uno de los principales factores que los llevó a dar el paso decisivo y público fue la situación de sus hermanos y hermanas cristianos en otros países de Medio Oriente.

En el Estado judío de Israel los cristianos viven bajo un régimen democrático, en una sociedad libre, con libertad de religión, de culto, de expresión, con seguridad y con su propia comunidad en constante crecimiento, mientras los cristianos en el Medio Oriente son perseguidos. En Egipto, Gaza, la Autoridad Palestina, Irán y en el Líbano, los cristianos han perdido su derecho de nacimiento, por no mencionar el genocidio contra los cristianos (y los yezidis) en Irak y Siria.

Por lo tanto, hicieron un llamado a los cristianos en Israel para que se levanten y contribuyan a la defensa del Estado, a la protección de Tierra Santa, que también es su hogar. “Si Israel nos brinda protección y seguridad, debemos ser parte de él”, afirmaron.

Y los cristianos en Israel respondieron al llamado. Antes de 2012 el número promedio de cristianos que se ofreció como voluntarios para el servicio de las FDI fue de aproximadamente 35 por año, de un reclutamiento potencial de alrededor de 1800 jóvenes graduados de escuela secundaria. Hoy, seis años después, el número promedio de cristianos que se alistan en el Ejército es aproximadamente de 100 por año, unos 600 reclutas en total. El servicio civil nacional ya captó alrededor del 40% del potencial de reclutamiento anual de los jóvenes cristianos. Las familias cristianas que realmente toman este paso entre sus hijos e hijas en la práctica declaran que son cristianos israelíes, una parte integral de la sociedad israelí y del Estado de Israel.

El padre Naddaf junto al primer ministro Netanyahu. Foto: GPO / Kobi Gideon

En junio de 2017 el padre Gabriel Naddaf, quién pagó muy altos costos personales por sus actividades, anunció su retiro de la actividad pública. Cerró la organización que estableció y regresó a la iglesia para servir como jefe de la comunidad ortodoxa griega en Yafia, cerca de Nazaret. En los años en que dirigió el histórico movimiento abrió la puerta, rompió los muros del miedo y mostró el camino. Y los cristianos de hoy lo están siguiendo.

Hoy en día, varias organizaciones pequeñas continúan liderando el camino. La más prominente de estas es la «Iniciativa de Jerusalén», que se enfoca en los cristianos de lengua árabe en Jerusalén y está dirigida por Elías Zarina, un activista social que creció en el Barrio Cristiano de Jerusalén y se educó en Belén.

Debe entenderse que esta es una verdadera revolución. Es un proceso social y nacional de proporciones históricas que también provoca muchas reacciones adversas. Los detractores se manifiestan en campañas y conferencias contra el reclutamiento (algunas financiadas por la Unión Europea), boicots y amenazas contra familias cristianas, actividades dentro de las iglesias para ejercer presión sobre clérigos y activistas que apoyan el movimiento, además de la violencia física dirigida en contra de activistas, familias de soldados cristianos y contra el hijo del padre Naddaf y otros voluntarios que alientan el movimiento histórico.

En contraste con los opositores violentos, hay muchas personas en ciertas comunidades árabes que no dudan. En el pasado, los soldados cristianos tenían miedo de regresar a sus hogares vistiendo uniformes de las FDI para no dañar a sus familias. Hoy en día la mayoría de ellos, a pesar de los incidentes violentos que ellos mismos y sus familias han sufrido, no esconden más sus uniformes en las comunidades árabes y los lucen con orgullo. Otras familias están «mirando desde la barrera», esperando ver cómo se desarrollará internamente todo este proceso histórico, y si la comunidad cristiana (a pesar de estar compuesta por diferentes corrientes y no bajo un solo liderazgo) alcanzará una situación en la que se la reconozca como una comunidad independiente y no como parte de la comunidad árabe. La comunidad drusa es un ejemplo de esto. Se le considera una comunidad independiente con divisiones y presupuestos separados dentro del sistema de gobierno.

Los opositores a este movimiento, entre los cristianos y el sector árabe, temen no solo la tendencia hacia el voluntariado en el ejército, sino también el hecho de que los cristianos recibirían un estatus independiente y separado, como debe ser y tal como sucede con la comunidad drusa. Por lo tanto, entre sus reclamos al Gobierno israelí que apoya la medida afirman que Israel está interesado en dividir y gobernar dentro del sector árabe para debilitarlo.

Los cristianos que lideran el proceso histórico afirman que esta es una de sus aspiraciones, pero no es el resultado de un deseo por debilitar el sector árabe sino por encontrar el lugar único de la comunidad cristiana en la sociedad israelí y en el sistema de gobierno. Destacan su orgullo por su identidad cristiana e israelí. Todos estos años, enfatizan, se nos ha dicho que somos árabes, parte de la nación árabe, pero en realidad no es así. Nuestras raíces estaban ya plantadas en Tierra Santa y Levante muchos años antes de la aparición del islam y las tribus árabes. Si somos parte de la nación árabe, ¿por qué los árabes persiguen y asesinan a los cristianos árabe-parlantes en todo el Medio Oriente? ¿Eso es lo que hacen los hermanos?

Este movimiento histórico de los cristianos en el Estado de Israel es, sin duda, el resultado de la primavera árabe, que se convirtió en un invierno particularmente tormentoso en Siria, Irak y Libia y dañó gravemente a los cristianos. En Israel, sin embargo, condujo a una verdadera primavera entre los cristianos, una primavera creciente.


Amit Barak fue uno de los iniciadores del movimiento histórico para integrar a los cristianos en las FDI y en la sociedad israelí. Amit es un experto en relaciones entre cristianos y judíos en Israel y en el extranjero.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios