15 abril, 2020

Liderazgo político durante la crisis del coronavirus

Durante las crisis importantes aquellos en el poder tienen una ventaja sobre sus oponentes si se desempeñan de forma medianamente razonable. Para ser más precisos, no es que los líderes tengan que actuar objetivamente muy bien durante una crisis para aumentar su popularidad. Solo tienen que ser percibidos como si lo hicieran. Con la pandemia […]

Foto: REUTERS/Benoit Tessier

Durante las crisis importantes aquellos en el poder tienen una ventaja sobre sus oponentes si se desempeñan de forma medianamente razonable. Para ser más precisos, no es que los líderes tengan que actuar objetivamente muy bien durante una crisis para aumentar su popularidad. Solo tienen que ser percibidos como si lo hicieran.

Con la pandemia mortal de coronavirus en pleno apogeo un análisis intermedio de cómo se perciben los desempeños de los líderes puede ayudarnos a comprender mejor los futuros desarrollos políticos en varios países. Las comisiones parlamentarias de investigación sobre el manejo de la crisis pueden desempeñar un papel en cómo se desarrollan las percepciones de liderazgo en algunos países.

Una desventaja estructural de los opositores es que la única herramienta que tienen a su disposición son sus palabras. También tienen el problema de que durante una crisis, los medios centran su atención principalmente en los responsables y las medidas que están tomando.

Es de utilidad mirar un caso del pasado: el período previo a las elecciones parlamentarias de Alemania en 2002. En las primeras encuestas, el canciller alemán Gerhard Schröder, socialista, estaba detrás de su oponente cristiano, Edmund Stoiber, líder de la CSU bávara.

En el verano de 2002 grandes precipitaciones comenzaron en la República Checa y el este de Alemania. El río Elba se desbordó y hubo una destrucción masiva. Schröder mostró liderazgo en la crisis, mientras que Stoiber solo podía hablar. Schröder tenía otra ventaja crucial durante la crisis: prácticamente monopolizó la televisión. Esto mejoró enormemente la forma en que fue percibido. Schröder ganó las elecciones por un estrecho margen.

Una evaluación de la situación actual en varios países muestra que la crisis del coronavirus ha ayudado a aumentar la popularidad de varios líderes, aunque no todos. En las elecciones parlamentarias alemanas de 2017 la agrupación de la Unión Demócrata Cristiana/ Unión Social Cristiana (CDU/ CSU), dirigida por la canciller Angela Merkel, siguió siendo la más grande. Recibieron el 33% de los votos, para una pérdida del 8%. La caída sustancial en el apoyo popular se atribuyó principalmente a las políticas de inmigración irresponsables de Merkel desde 2015 en adelante. Las encuestas posteriores mostraron una nueva disminución en el apoyo a la CDU/ CSU a alrededor del 25%.

Sin embargo, en las tres últimas encuestas realizadas en marzo de 2020 esta cifra aumentó a aproximadamente 35%, incluso más de lo que fue en las elecciones de 2017. En muchas de las encuestas previas al coronavirus los partidos cristianos recibieron solo unos pocos puntos porcentuales más que el partido Verde. Ahora tienen en las encuestas aproximadamente el doble de apoyo que los Verdes.

Merkel ha anunciado que no será candidata a canciller en las elecciones de 2021. En 2018 renunció a la presidencia de la CDU. Su sucesor, Annegret Kramp-Karrenbauer, no tuvo mucho éxito y renunció a su cargo en febrero de este año.

No es solo la posición superior la que tiene un efecto volátil en las encuestas de popularidad. Antes del estallido de la pandemia se planearon elecciones para un nuevo presidente de CDU. El principal candidato parecía ser el experto en economía Friedrich Merz, un ex parlamentario alemán y europeo. Desde 2000 al 2002 fue presidente de la facción parlamentaria CDU/ CSU en el Bundestag. En la actualidad, sin embargo, no tiene una posición política y no puede distinguirse particularmente.

El segundo candidato más favorecido, Armin Laschet, es ministro presidente del mayor estado federal de Alemania, Renania del Norte-Westfalia. Por lo tanto, está en una posición algo mejor que Merz. Inicialmente se pensó que el ministro de Salud, Jens Spahn, también se postularía para la presidencia, pero Laschet ha acordado con él que si fuera elegido Spahn se convertiría en su suplente.

Como ministro de Salud Spahn ha tenido muchas oportunidades de ser el centro de atención, y ahora es percibido de manera muy positiva.

A menudo el presidente de la CDU, el más grande de los dos partidos cristianos, es el candidato cristiano preferido para la cancillería. La crisis del coronavirus ha cambiado esta percepción. El primer ministro bávaro Markus Söder ha sido una figura clave en esta crisis en su estado natal. Parece muy decidido y con frecuencia está en la televisión. En el pasado, Söder ha dicho que ve su lugar en Baviera y no como candidato para la cancillería en Berlín, pero se ha convertido en el favorito de muchos en la CDU para este puesto. La pregunta es si cederá ante la presión y huirá.

En Francia, la popularidad del presidente Emmanuel Macron ha mejorado enormemente durante la crisis, aunque diferentes encuestas dan cifras algo distintas. Según el diario Le Figaro a finales de marzo de 2020 43% del público francés estaba satisfecho con su desempeño. Esta es la cifra más alta desde abril de 2018. A finales de febrero la cifra era 32%. El primer ministro Edouard Philippe también ha ganado popularidad. Actualmente, el 42% está satisfecho con su desempeño en comparación con el 36% del mes anterior.

Hay muchos precedentes de que la población francesa se siente más satisfecha con sus líderes en tiempos de crisis. La popularidad del presidente François Hollande, socialista, aumentó después de los ataques de terroristas musulmanes en París en 2015. Del mismo modo, la popularidad del presidente de centro derecha Jacques Chirac aumentó sustancialmente después del 11 de septiembre de 2001.

En Estados Unidos la situación es menos clara en lo que respecta a las elecciones generales. El retador demócrata Joe Biden todavía lidera encuestas con porcentajes variables sobre el presidente Donald Trump. Una encuesta del Grinnell College del 1 de abril encontró que 49% del público aprueba el manejo de Trump de la crisis del coronavirus y 47% lo desaprueba. Una encuesta de Economist/ Yougov del mismo día encontró que 50% lo aprueba y 46% lo desaprueba (las tasas de aprobación de Trump son muy volátiles).

En el Reino Unido, el gobierno conservador del primer ministro Boris Johnson, quien actualmente está hospitalizado con el virus, tiene altas calificaciones de aprobación en general: 73% frente a 24%. Lo mismo se aplica a su manejo del brote de coronavirus: 72% versus 25%. Entre los miembros del gabinete, el canciller Rishi Sunak tiene la aprobación pública más alta con un 77%. El 54% de la población está insatisfecho con el desempeño del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quien fue reemplazado el 4 de abril.

Incluso en Italia, que ha sido muy afectada por la pandemia de coronavirus, hay un gran aumento en la satisfacción del público por el primer ministro Giuseppe Conte y su gobierno: 71% en marzo de 2020. En febrero, la satisfacción con Conte fue de solo 52%.

Según una encuesta realizada por el Instituto de Democracia de Israel, 60% de la población israelí está satisfecha con el manejo de la crisis del coronavirus del primer ministro Netanyahu. El director general del ministerio de Salud, Moshe Bar Siman tov, tuvo una tasa de satisfacción aún mayor, del 68%. Otras figuras públicas fueron vistas mucho menos positivamente por el público. Las actividades del ministro de Salud, Yaakov Litzman, fueron consideradas positivas por el 40% de los encuestados. El líder azul y blanco Benny Gantz recibió el 34% y el ex orador de la Knéset Yuli Edelstein el 31%. El líder de la oposición entrante, Yair Lapid, fue visto positivamente por solo 18% de la población.

La encuesta israelí también solicitó opiniones sobre las instituciones. Los hospitales recibieron un puntaje positivo de 83%, los medios de comunicación 58% y el ministerio de Finanzas 39%.

Este es un período de alta volatilidad en la opinión. Por lo tanto, es importante considerar estas cifras como una imagen momentánea. Las percepciones públicas actuales ofrecen una base para analizar la forma en que las opiniones evolucionan durante y en particular después del final de la crisis del coronavirus. En ese momento, estos líderes enfrentarán una gran cantidad de desafíos en muchas áreas.

Fuente: The Begin Sadat-Center for Strategic Studies


El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado senior en el Centro BESA y ex presidente del comité directivo del Centro Jerusalén de Asuntos Públicos. Se especializa en relaciones entre Israel y Europa Occidental, antisemitismo y antisionismo, y es el autor de The War of a Million Cuts.

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Internacional

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios