Ley exime a los ultraortodoxos del inglés y las matemáticas

27 julio, 2016

De noche a la mañana la Knéset promueve una ley curricular que entraría en efecto en 2018 y revertiría la versión anterior que reduce los fondos para las escuelas de la comunidad ultra-ortodoxa que no enseñen materias básicas como matemáticas, inglés, y ciencias.
Treinta y siete legisladores votaron a favor de la enmienda a la ley curricular en su primera lectura, y treinta y tres se opusieron.
La ley, aprobada por el partido Yesh Atid en 2013, proponía recortar la financiación estatal a las instituciones ultraortodoxas -un 55 por ciento-, a un 35% que es el presupuesto que reciben las escuelas israelíes que cumplen plenamente con el plan de estudios básico. En lugar de requerir a las escuelas ultraortodoxas enseñar 10 a 11 horas por semana estudios seculares, como la ley Yesh Atid ha previsto, la ley propuesta dará ahora al ministro de Educación Naftali Bennett discreción para financiar estas instituciones.
En sus acuerdos de coalición tras las elecciones de 2015, los partidos ultraortodoxos exigieron se deje caer la ley curricular. El Comité de Ministros del gabinete y de Legislación recientemente su demanda.
El líder de Yesh Atid Yair Lapid, hablando en el pleno antes de la votación, adoptó un tono conciliador: «No necesitamos luchar. Este problema de la ausencia de las matemáticas y del inglés, a diferencia del tema de la igualdad de la responsabilidad de servir en el ejército y otras cuestiones planteadas aquí, afecta sólo a un pequeño número de personas en la comunidad ultraortodoxa», expresó, dirigiéndose a los legisladores haredíes.
La ley curricular Yesh Atid se estableció para intervenir sobre los 40.000-50.000 estudiantes ultraortodoxos de Israel (de un total de 440.000 de la comunidad, y aproximadamente el 1,8 por ciento de todos los estudiantes israelíes) que estudian en escuelas que enseñan el mínimo absoluto de matemáticas e inglés y otros estudios requeridos por el ministerio.
En un cambio de actitud por Bennett, que había apoyado la ley Yesh Atid, el Ministerio de Educación presentó la semana pasada la legislación modificada a la Knéset para su votación.
Al elogiar la iniciativa, el viceministro de Educación, Meir Porush del partido ultraortodoxo Judaísmo de la Torá, que había condicionado la participación en la coalición de gobierno a la aprobación de la enmienda, dijo que el primer ministro de Israel, David Ben-Gurion había «permitido a todos los judíos ser educados de acuerdo con su estilo de vida; por lo que no se puede obligar a ningún judío a no vivir tradicionalmente».
«Durante 65 años, la Knéset ha operado de esta manera, hasta que el proyecto de ley de Yesh Atid llegó», dijo Porush.
Durante el debate, el diputado de Yesh Atid Micky Levi acusó que los partidos ultraortodoxos «condenan a 40.000 estudiantes al oscurantismo y a la pobreza, y la historia los juzgará por lo que están haciendo».
Bennett, que recientemente llevó a cabo una campaña para impulsar los estudios de matemáticas en las escuelas israelíes y animar a los estudiantes a tomar los exámenes de más alto nivel de matriculación en este campo, «ha condenado a decenas de miles de estudiantes de la comunidad haredí a la pobreza y la ignorancia», añadió Levi. ■

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
16 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios