5 mayo, 2021

Las relaciones entre Grecia e Israel ayudan a estabilizar el Mediterráneo oriental

Tres hechos ocurridos en las últimas semanas apuntan a la importancia de las relaciones entre Grecia e Israel: la firma de un importante acuerdo por el cual Israel entrenará a la Fuerza Aérea Helénica; la participación (nuevamente) de la IAF en el ejercicio aéreo internacional Iniochos; y una reunión en Paphos de los ministros de […]

Foto: Capitán Sh. Fuerza Aérea de Israel

Tres hechos ocurridos en las últimas semanas apuntan a la importancia de las relaciones entre Grecia e Israel: la firma de un importante acuerdo por el cual Israel entrenará a la Fuerza Aérea Helénica; la participación (nuevamente) de la IAF en el ejercicio aéreo internacional Iniochos; y una reunión en Paphos de los ministros de Relaciones Exteriores de Chipre, Grecia, Israel y los Emiratos Árabes Unidos.

Esta actividad viene acompañada de una creciente incertidumbre sobre los eventos mundiales y regionales, lo que hace que sea más importante que las naciones con ideas afines se unan y coordinen sus respuestas.

*****

El 16 de abril de 2021, el Ministerio de Defensa griego firmó oficialmente un acuerdo con Elbit Systems, un contratista líder de defensa israelí, para un paquete de entrenamiento integral para la Fuerza Aérea Helénica, que incluye aviones de entrenamiento italianos M-346, aviónica israelí y un conjunto de simuladores de vuelo siguiendo el modelo del propio sistema de entrenamiento de Israel. Evaluado en más de $ 1.6 mil millones durante 20 años, este contrato tiene un alcance e implicaciones estratégicas sin precedentes. El teniente general (res.) Benny Gantz, ministro de Defensa y primer ministro suplente de Israel, señaló que los entendimientos alcanzados con su homólogo griego Nikolaos Panagiotopoulos ponen de relieve la creciente interacción entre las fuerzas armadas israelíes y helénicas.

Lo mismo puede decirse de la participación de elementos de la IAF [Fuerza Aérea de Israel por sus siglas en inglés] (incluidos los jets F-15i y F-16 y aviones de transporte) en el gran ejercicio de tácticas aéreas cooperativas de la Fuerza Aérea Helénica, llamado Iniochos, en abril de 2021 en la Base Aérea Andravida (junto a participantes de EE. UU., Francia, Emiratos Árabes Unidos, España, Chipre y Canadá). La IAF ha estado participando en este ejercicio desde 2015 (cuando la única otra Fuerza Aérea invitada era la [estadounidense] USAF). Los Emiratos Árabes Unidos han participado desde 2017. La voluntad de los Emiratos Árabes Unidos en 2017-2019 de entrenar junto con la IAF era, en cierta medida, una señal de lo que vendría.

Esto debe verse en el contexto de otros ejercicios de cooperación militar recientes entre Grecia y las fuerzas armadas, como el MEDUSA 2020 (principalmente naval), en noviembre-diciembre del año pasado, en el que participaron Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Chipre y Francia. Todos juntos, constituyen los pilares de una alineación estratégica claramente orientada a afrontar diversos peligros para la estabilidad regional en el Mediterráneo oriental.

Con el mismo espíritu, el Ministro de Relaciones Exteriores de Israel y ex Jefe de Estado Mayor de las FDI, Teniente General (res.) Gabi Ashkenazi se reunió con sus colegas griegos y chipriotas, Nikos Dendias y Nikos Christiodoulides, así como con el ex Ministro de Relaciones Exteriores de los EAU M Anwar Gargash en un foro estratégico recientemente establecido en Paphos, Chipre, para discutir una serie de cuestiones que amenazan la estabilidad regional. (El actual ministro de Relaciones Exteriores emiratí, ‘Abdallah Bin Zayd al-Nahyan, participó virtualmente). Por lo tanto, los «Acuerdos de Abraham» se vincularon una vez más a la comunidad de intereses en el Mediterráneo oriental (junto con una percepción compartida de la amenaza iraní) .

Hay ganancias obvias aquí para Israel. La IAF se beneficia de la oportunidad de capacitarse en nuevos y desconocidos escenarios. Lo más significativo de todo es el fortalecimiento de los lazos entre los socios de lo que podría describirse como la cadena de naciones afines de “Abu Dhabi a París”, con la asociación de Israel y Grecia desempeñando un importante papel.

Por razones estratégicas, diplomáticas, militares, económicas, sociales e incluso culturales, esta relación se ha convertido en una prioridad para Grecia. (Un destacado parlamentario griego, el profesor Dimitris Keridis, lo dijo explícitamente a raíz de la victoria del presidente Biden en Estados Unidos). En Israel, estos desarrollos deben verse de la misma manera.

La necesidad de una estrecha coordinación se hace más urgente dada la difícil situación de Turquía y los intensos esfuerzos del presidente turco Erdogan para salir de una situación difícil. Ankara enfrenta una clara frialdad en sus relaciones con Washington. La primera conversación del presidente Biden con Erdogan fue sobre la decisión de Estados Unidos de reconocer el genocidio armenio de 1915, un tema muy cargado para Turquía. En respuesta a este cambio dramático de la actitud a menudo (excesivamente) amistosa de Trump hacia Turquía, la diplomacia turca está tratando de romper la coalición de ideas afines en la región. Esto explica las recientes indicaciones de Turquía de cierto deshielo en los lazos con Israel, la reducción de las tensiones sobre Libia, un posible reinicio con Egipto (después de años de abierta hostilidad hacia el presidente al-Sisi) y el cortejo turco de los sauditas (que están consternados con las políticas de Biden) en Yemen.

En este delicado momento, el interés de Israel no es cerrar la puerta a un posible diálogo con Turquía, sino dejar muy claro que en ese diálogo las necesidades (y temores) de Grecia, Chipre y Egipto deben estar sobre la mesa junto con las preocupaciones de Israel. El apoyo turco a la subversión de la Hermandad Musulmana (incluidas las actividades de Hamas y la incitación en Jerusalén) debe cesar. El mapa de la ZEE [Zona Económica Exclusiva] en el Mediterráneo quizás se pueda volver a dibujar, pero solo si se respetan los intereses israelíes, griegos, egipcios y chipriotas, incluido el acceso sin obstáculos a los mercados europeos, ya sea por oleoductos o por otro modo. Por lo tanto, los esfuerzos de Grecia y Egipto (respaldados por Francia) para garantizar que Libia no se convierta en un complemento estratégico de la política turca deben ser apoyados. Si Turquía desea recuperar el terreno perdido en Washington, debe tener en cuenta estas posiciones.

Para mantener esta posición, es importante que los participantes del “Foro de Paphos” actúen en estrecha coordinación. El desafío inmediato es contrarrestar, desde una posición de fuerza, los intentos de Erdogan de romper la alineación de fuerzas desarrollada en los últimos años.

Fuente: JISS – Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén

El coronel (res.) Dr. Eran Lerman es vicepresidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén, JISS

Compartir

#, #, #, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa