Las piedras del Kotel también «se vacunan» 

Mientras los israelíes se vacunan contra el Covid-19, las piedras del Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalén reciben sus propias inyecciones, con jeringas sorprendentemente similares a las que se usan en el mundo médico. Cada seis meses, específicamente en los momentos previos a Pesaj y a Rosh Hashaná, los ingenieros de la Western […]

Foto: Yaniv Berman-Israel Antiquities Authority.

Mientras los israelíes se vacunan contra el Covid-19, las piedras del Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalén reciben sus propias inyecciones, con jeringas sorprendentemente similares a las que se usan en el mundo médico.

Cada seis meses, específicamente en los momentos previos a Pesaj y a Rosh Hashaná, los ingenieros de la Western Wall Heritage Foundation y de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), inspeccionan cada piedra del Kotel para garantizar su preservación, ya que son sometidas continuamente a la intemperie natural, así como también a la seguridad de los visitantes. Antes del inicio de la pandemia, 12 millones de personas llegaban al Muro todos los años. 

Foto: Yaniv Berman-Israel Antiquities Authority.

En un principio se determina cuáles son las piedras que necesitan reparación. Luego se “inyectan” con un líquido a base de piedra caliza, explicó Yossi Vaknin, responsable para la IAA del Muro Occidental. Cuando el líquido se seca, se reparan las grietas.

Asimismo, cada una de las piedras tiene una “tarjeta de identidad”, que permite hacer un seguimiento de su condición individual.

«Las piedras más importantes del mundo»

“Nuestro trabajo en el Muro no es destructivo, no perforamos la piedra”, señaló Vaknin. El especialista indicó que las inyecciones son “el mejor método posible para ‘curar’ las piedras». Asimismo señaló que se trata de «la mejor defensa contra la intemperie para las piedras más importantes del mundo”.  

El propio ecosistema de la antigua muralla es uno de los principales contribuyentes a la erosión de las piedras. “El Muro se encuentra en un entorno ecológico único que sustenta sus propias formas de vida”, precisó Vaknin. Muchas plantas han echado raíces en las piedras, así como también hay aves que hacen sus nidos en la pared.

“Como parte de nuestro trabajo de conservación, en reconocimiento a la importancia de la flora y fauna únicas del sitio, también preservamos este ecosistema mientras garantizamos la estabilidad de las piedras, asegurando así que el Muro Occidental se mantendrá fuerte durante al menos 2,000 años más”, expresó el especialista. 

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Ciencia y Tecnología