Las largas raíces de la debacle de la guerra de Yom Kipur

Las dificultades de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) al comienzo de la Guerra de Yom Kippur de 1973 se debieron a una falla de mando inherente más que a una falla de inteligencia como se cree comúnmente. Las raíces de este defecto se remontan a 1957, cuando el Jefe de Estado Mayor, Moshé […]

Moshe Dayan junto a altos oficiales durante la Guerra de Yom Kipur Foto: Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons

Las dificultades de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) al comienzo de la Guerra de Yom Kippur de 1973 se debieron a una falla de mando inherente más que a una falla de inteligencia como se cree comúnmente. Las raíces de este defecto se remontan a 1957, cuando el Jefe de Estado Mayor, Moshé Dayan, decidió fijar una edad de jubilación anticipada para el personal de las FDI a fin de permitirles emprender una segunda carrera. El ministro de Defensa, David Ben-Gurión, que vio los peligros de la decisión, se opuso, pero no usó su autoridad para revocarla.

Como lección fundamental de la Guerra de Independencia, el establishment de defensa israelí decidió, como dijo el primer ministro y ministro de Defensa David Ben-Gurión a la Knesset el 20 de junio de 1950, que si estallaba una nueva guerra, Israel reaccionaría “llevando la lucha más allá su territorio». Este brillante enfoque operativo quedó obsoleto después de la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando Israel ganó suficiente profundidad territorial para detener a sus atacantes lejos de sus centros poblados.

Pero entonces, en lugar de ajustarse a las nuevas circunstancias geoestratégicas y adoptar una estrategia defensiva que le daría una clara ventaja operativa al desplegarse a lo largo de las nuevas y remotas fronteras, de tal manera que de permitirle al ejército permanente empujar al máximo de fuerzas enemigas hacia “killing zones” donde puedan ser atacadas y derrotadas por las fuerzas de reserva, una vez que se hubieren movilizado por completo; las FDI permanecieron atrincheradas en su estrategia ofensiva contra toda lógica operativa y estratégica.

El precio de este error fue dolorosamente alto. Al comienzo de la guerra de Yom Kippur, Israel sufrió muchas bajas mientras defendía posiciones avanzadas que deberían haber sido desocupadas temporalmente para contener y luego destruir al enemigo en un contraataque de las fuerzas de reserva (como de hecho sucedió finalmente, aunque sin preparación previa y con un elevado coste humano y material). En aquellos días iniciales del conflicto, la conducta operativa del alto mando era seriamente deficiente, librándose batallas divisionales (en palabras de la Comisión de Investigación Agranat) como si fueran batallas entre compañías.

Las raíces de esta falta de profesionalismo en el nivel operativo de mando se remontan a 1957, cuando las FDI adoptaron la noción de que el servicio militar de carrera constituía la primera de al menos dos carreras en la vida de un oficial. El instigador de este enfoque fue el jefe del Estado Mayor Moshé Dayan, quien planteó la idea de otorgar al mando de las FDI la «juventud eterna» haciendo que los comandantes se retiraran cuando aún eran jóvenes (40-42 años) e inyectando sangre nueva en su lugar.

Dayan desconocía los problemas profesionales que crearía este enfoque porque no veía el mando militar como una profesión. “Se debe hacer una separación completa entre un oficial ingeniero en el cuerpo de artillería y el personal operativo de comando”, afirmó. “El personal profesional mejora con el paso del tiempo. Ese no es el caso del personal no profesional [comando operativo]».

La iniciativa de Dayan se topó con una fuerte oposición de Ben-Gurión, quien afirmó que “[…] el servicio militar debe ser una misión en la vida. Solo entonces alguien dará lo mejor que tiene. La misión de una vida es una misión para toda la vida… No podemos sufrir una sola derrota, porque entonces estamos perdidos. Depende ante todo de la calidad de los comandantes, y considero que el problema de la calidad del comandante está indisolublemente ligado al destino del pueblo de Israel y no a un problema puramente militar… Lo que le convenía a la Haganá [organización clandestina] no le conviene a las FDI… Un ejército debe ser un ejército… Dos ciclos [de carrera] son ​​peligrosos para un ejército”.

Ben-Gurión, sin embargo, no puso todo su peso en la abolición del enfoque de dos carreras. Esto condujo a graves defectos en la formación del personal de mando de las FDI, que incluyen:

  • Servicio breve que no permitió dar a los oficiales de carrera la amplia educación en el arte de la guerra que es vital para cumplir con las funciones de mando y plantilla desde el nivel de comandante de batallón hacia arriba, mientras se desvía un tiempo precioso de este breve servicio para obtener la educación necesaria para una segunda carrera (tales como estudios académicos).
  • Pasar muy poco tiempo en puestos y rangos específicos, que surgió de la ambición de comenzar una segunda carrera a la edad más temprana posible y al nivel más alto posible.

El resultado fue que los altos puestos de mando y de plantilla estaban ocupados por oficiales que, por un lado, carecían de la educación adecuada en el arte de la guerra y, por otro, de la experiencia operativa necesaria para compensar esas brechas educativas. Esa es una de las razones por las que las batallas divisionales se llevaron a cabo como si fueran batallas a nivel de compañías.

En la profesión de mando, la edad y la experiencia acumuladas son claves para el desarrollo personal y la preparación para hacer frente a crisis y sorpresas imprevistas. Por esta razón, los roles de liderazgo militar avanzan lentamente. Una vez que un oficial es designado para su primer rol de liderazgo militar (comandante de brigada) aproximadamente a mediados de la cuarta década de su vida, su ascenso puede acelerarse. Las terribles condiciones de la Guerra de Independencia obligaron a las FDI a colocar a oficiales jóvenes en puestos de mando superiores. Pero convertir una necesidad operativa en una ideología fue un grave error que burló la noción aceptada de servicio en el mundo militar.

Se suponía que los comandantes de carrera eran el «cerebro» de las FDI: un ejército de carrera cuyo profesionalismo debía compensar la falta de profesionalismo de la mayoría de los comandantes del ejército permanente y del ejército de reserva resultante de su efímero servicio.

La guerra de Yom Kipur reivindicó la declaración de Ben-Gurión de que “un ejército debe ser un ejército… Dos ciclos [de carrera] son ​​peligrosos para un ejército”. Las semillas defectuosas que Dayan sembró como jefe de Estado Mayor fueron duramente cosechadas por él (y por Israel) 16 años después, cuando se desempeñó como ministro de Defensa.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Hanan Shai es profesor de pensamiento estratégico, político y militar en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Bar-Ilan.

Compartir

#, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Diplomacia y Defensa