9 octubre, 2021

Las crecientes relaciones entre Turquía y Rusia son una preocupación para Israel

Mientras Ankara busca establecer contactos diplomáticos para evitar el aislamiento, es probable que Jerusalén se mantenga suspicaz.

Palomas vuelan frente a un gran cartel del presidente turco Recep Tayyip Erdogan en Bursa. (Foto: Goran Tomasevic / REUTERS)

Por Jonathan Spyer

Durante una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin en Sochi la semana pasada, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reafirmó los crecientes vínculos entre Moscú y Ankara. Las conversaciones de Sochi se produjeron después de que Erdogan no lograra conseguir una reunión con el presidente estadounidense, Joe Biden, al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

En declaraciones a los periodistas después de la reunión con Putin, Erdogan señaló que había propuesto que Turquía trabajara junto con Rusia en la construcción de otras dos plantas de energía nuclear en suelo turco. La empresa rusa Rosatom está construyendo actualmente una central eléctrica en Akkuyu, en el sur de Turquía.

El presidente turco dijo también la semana pasada que Turquía todavía tiene la intención de comprar un segundo suministro del sistema de defensa antimisiles S-400 de Rusia. La compra del sistema por parte de Turquía el año pasado condujo a sanciones estadounidenses contra la Dirección de la Industria de Defensa de Turquía y a la cancelación de la recepción turca del avión de combate F-35.

En una entrevista ofrecida a la cadena CBS, citada por Reuters, el presidente turco dijo que «en el futuro, nadie podrá interferir en términos de qué tipo de sistemas de defensa adquirimos, de qué país y a qué nivel».

El Departamento de Estado de Estados Unidos, respondiendo a la declaración de Erdogan, advirtió que cualquier compra adicional de sistemas de defensa rusos correría el riesgo de desencadenar sanciones adicionales.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el entonces vicepresidente estadounidense Joe Biden conversan en Estambul en 2016 (Foto: Oficina del Vicepresidente de EE.UU. vía Twitter).

Las declaraciones de Erdogan confirman la inclinación turca hacia Rusia y el creciente distanciamiento de Ankara con Washington.

Los últimos movimientos turcos también reflejan una contradicción en el corazón de la estrategia regional turca, entre un deseo inmediato de evitar el aislamiento y el objetivo estratégico más profundo de la afirmación regional unilateral y el apoyo al Islam político sunita que son parte de la perspectiva central de Erdogan y aquellos que lo rodean. Es probable que la comprensión de esta contradicción determine las respuestas israelíes a los movimientos diplomáticos turcos.

El movimiento turco hacia Rusia no solo está determinado por el deterioro de las relaciones de Ankara con Washington. Hay ira y preocupación en Turquía con respecto a un importante acuerdo de defensa naval reciente entre Francia y los rivales tradicionales de Turquía: Grecia. El acuerdo de 5 mil millones de dólares, según el cual Grecia se compromete a la compra de tres fragatas Belharra y tres corbetas Gowind de Francia, servirá para impulsar drásticamente las capacidades de defensa griegas en el Mediterráneo Oriental y el Mar Egeo, en un momento en que las tensiones entre los dos países sobre las disputas en estas áreas están aumentando.

El acuerdo naval franco-griego sigue a un acuerdo el año pasado en el que Atenas se comprometió a la compra de 18 aviones de combate Rafale de cuarta generación, por 2.500 millones de dólares. Junto con la firme postura francesa contra los movimientos turcos en el Mediterráneo Oriental, estos importantes acuerdos de defensa cimentan una alianza estratégica entre Francia y Grecia. Francia está ahora comprometida a acudir en ayuda militar a Grecia si se le solicita.

Con importantes disputas existentes entre Atenas y Ankara sobre los derechos aéreos y marítimos en el Egeo, y los derechos de perforación en el Mediterráneo Oriental, no es difícil ver por qué la dirección de los eventos ha sacudido a Turquía, ni por qué Erdogan está buscando nuevos socios.

Estados Unidos está inmerso en una repliegue generalizado de tropas de la región. Grecia ha participado activamente en los esfuerzos para garantizar a Washington su firme alineación pro-Estados Unidos en cualquier competencia estratégica emergente con Rusia. La ira de Estados Unidos por la compra turca de equipo militar ruso y por las violaciones de derechos humanos, junto con otras alianzas estadounidenses, hacen que Washington no esté disponible como socio para las ambiciones regionales de Turquía.

Turquía, sin embargo, no está en condiciones de cambiar simplemente el patrocinio de Washington por el de Moscú. En varios casos regionales claves, Ankara y Moscú se encuentran también en lados opuestos. En Libia, Turquía apoya al Gobierno de Acuerdo Nacional asociado a los Hermanos Musulmanes con sede en Trípoli. En Siria, crucialmente, Turquía cubre un área residual de control islamista sunita en el noroeste del país. Moscú, mientras tanto, respalda la autoridad con sede en Tobruk del general Khalifa Haftar en el este de Libia. Moscú también está comprometido con la recuperación de la soberanía del régimen de Assad sobre toda Siria. Los bombardeos y los ataques aéreos del régimen y los rusos sobre el enclave turco han aumentado drásticamente en las últimas semanas, incluso mientras avanza la diplomacia turco-rusa.

Para contrarrestar su posible aislamiento, Turquía está buscando un acercamiento con una serie de actores regionales adicionales de los que se ha distanciado en los últimos años. Se están realizando esfuerzos turcos de alcance diplomático hacia los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y, en particular, Israel.

Una segunda ronda de conversaciones entre funcionarios egipcios y turcos tuvo lugar en Ankara en septiembre. Turquía retiró a su embajador de El Cairo en 2013, furioso por el golpe militar que sacó a los Hermanos Musulmanes del poder en Egipto ese año. Con respecto a los Emiratos Árabes Unidos, Erdogan habló por teléfono con el príncipe heredero jeque Mohammed Bin Zayed el mes pasado.

Con respecto a Israel, el presidente Isaac Herzog, con gran fanfarria de los medios, habló con Erdogan en julio. Poco ha surgido desde este llamado. Pero Israel deberá considerar cuidadosamente la sabiduría y el beneficio de cualquier posible acercamiento de corta duración con Turquía, cuando acabará poniéndose en contra de la dirección más profunda de los acontecimientos. Esto es así no solo en lo que respecta a los lazos estratégicos en desarrollo de Israel con Grecia, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Francia, países que han adoptado y es probable que sigan adoptando una postura constante de firme oposición a las ambiciones turcas en el Mediterráneo oriental.

Mientras Turquía continúa su camino de desvinculación de su conjunto de alianzas de la Guerra Fría, es posible que Israel desee considerar la postura actual de Ankara con respecto a los eventos al oeste del río Jordán.

El establishment de defensa israelí considera que Irán y sus ambiciones representan la principal amenaza para la seguridad de Israel. Sin embargo, un desafío estratégico clave adicional a largo plazo que enfrenta Israel es la casi paridad de poblaciones entre judíos y árabes musulmanes al oeste del Jordán. Las principales ventajas de las que disfruta Israel a este respecto son su economía y sociedad civil avanzadas, sus estructuras estatales unificadas y la división de la población árabe en cuatro administraciones políticas diferentes (Gaza controlada por Hamas, la Autoridad Palestina de Ramallah, Jerusalén e Israel antes de 1948). Mantener esta división es de vital interés para Israel.

El único desafío serio para el mantenimiento de esta situación a mediano y largo plazo son los símbolos movilizadores del islam sunita y las organizaciones que buscan hacer un uso político de ellos. Turquía, en gran parte por debajo de la pantalla del radar, ha estado involucrado enérgicamente en los últimos años en la búsqueda de obtener ventajas en esta área. A través de «Dawa» (actividades religiosas y de bienestar) y la TIKA (Agencia de Cooperación y Coordinación de Turquía), la compra de propiedades y el apoyo al activismo islamista en Jerusalén y en otras partes de Israel, mediante contribuciones financieras a Gaza controlada por Hamas, y otorgando domicilio y ciudadanía a operativos de Hamas en territorio turco, Ankara busca presentarse como el protector de los lugares sagrados islámicos y el patrón de la larga lucha contra Israel.

Hay pocos indicios de que este esfuerzo arroje resultados significativos en la actualidad. Pero parece que continuará mientras el AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) asociado a los Hermanos Musulmanes y Erdogan permanezcan en el poder en Turquía. Los esfuerzos continuos de Ankara en esta área, su creciente distanciamiento de Washington, sus movimientos hacia Rusia y su oposición directa a los aliados regionales más cercanos y emergentes de Israel significan que un acercamiento inminente entre Turquía e Israel es poco probable, y un esfuerzo excesivo para lograrlo es inútil y probablemente desaconsejable en el futuro inmediato.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa