21 octubre, 2021

Las conversaciones nucleares están en un callejón sin salida: ¿hacia dónde ahora?

La reanudación de las conversaciones sobre un posible regreso al acuerdo nuclear continúa siendo retrasada.

Líder supremo de Irán Ali Khameneí Foto: Khamenei.ir

Por Eldad Shavit y Sima Shine

En los últimos días, altos portavoces de la administración estadounidense han acentuado la amenaza de que si Irán no demuestra pronto que tiene una «visión realista sobre cómo volver a cumplir con el acuerdo» y adopta una posición «de buena fe» que promueva el regreso al acuerdo nuclear, Estados Unidos «está preparado para recurrir a otras opciones», aunque la administración no ha definido públicamente cuáles podrían ser esas «otras opciones».

El enviado de Estados Unidos a las conversaciones también afirmó que Irán está indicando que no quiere volver al acuerdo y que la comunidad internacional debe prepararse para un mundo en el que Irán se libere de las restricciones a su programa nuclear.

Junto a estas declaraciones, figuras de la administración continúan enfatizando que «aunque el tiempo se acaba», la administración aún está preparada para continuar con sus esfuerzos para llegar a una solución diplomática sobre el asuto.

Por su parte, Irán se muestra reacio a volver a las conversaciones: el ministro de Exteriores reiteró que Estados Unidos debe mostrar seriedad, y su adjunto incluso calificó las conversaciones como destinadas a levantar las sanciones, sin mencionar el regreso al JCPOA (Plan Integral de Acción Conjunta).

Al final de la visita del subjefe de política exterior de la Unión Europea (UE) a Teherán, los iraníes exigieron un diálogo con los europeos solamente en Bruselas el próximo jueves para asegurarse de que están «en la misma página» con respecto a la agenda de las discusiones, que se llevará a cabo si se reanudan las conversaciones en Viena.

Israel, por su parte, continúa tratando de presionar a la administración: en las visitas del asesor de Seguridad Nacional y del ministro de Exteriores Lapid, Israel supuestamente instó a Estados Unidos a presionar a Irán a través de sanciones, operaciones encubiertas e insinuaciones de que la opción militar está «sobre la mesa.»

A nueve meses del ingreso de la administración Biden a la Casa Blanca, declarando su disposición a regresar al JCPOA y eliminar a cambio las sanciones a Irán, existe el entendimiento de que es probable que esta estrategia fracase, aunque sigue siendo vista como la mejor manera de detener el programa nuclear de Irán.

Por otro lado, la administración no parece tener un plan alternativo que considere efectivo. En su opinión, lo que Israel está ofreciendo ya se ha intentado y no ha logrado cambiar fundamentalmente la conducta de Irán. Además, la búsqueda de «otras opciones» puede enredar a la administración en movimientos para los que no está preparada y requerir que desvíe más atención a expensas de otros temas, internos y externos, que considera de mayor prioridad.

De cualquier manera, parece que al menos en los próximos meses continuará la incertidumbre y el arrastre en cuanto al futuro del acuerdo. Incluso si finalmente resulta que no hay posibilidad de regresar al JCPOA, es dudoso que la administración tenga la motivación y la capacidad para reactivar una serie de presiones económicas y de otro tipo que logren cambiar los cálculos iraníes.

Fuente: INSS – The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa