A fines de la década de 1950 y comienzos de la década siguiente hubo en Uruguay una ola de ataques antisemitas.

En los barrios con importante población judía de Montevideo, tajeaban la cara de las empleadas domésticas que trabajaban en casas de judíos. Las jovencitas judías en la noche tenían que andar acompañadas, especialmente las que salían de instituciones juveniles judías.

Eso motivó que un conocido profesor de artes marciales, en secreto porque el factor sorpresa era también importante, diera clases de yudo y defensa personal a quienes en esa época éramos “bogrim” (graduados, entre 16 y 19 años) de esas instituciones.

Recuerdo que la primera base que se nos explicó era que en el yudo lo fundamental es utilizar la fuerza del contrario, y no hacer ver las debilidades propias.

Usar la fuerza del contrario es la ciencia fundamental en el yudo, pero esconder nuestras debilidades está en el ABC de todo lo que hagamos en nuestras vidas, con la única excepción de contárselas a un psicólogo o psicoanalista cuando es necesario.

Estamos en guerra, a partir del 8 de octubre pasado una guerra declarada, oficial, contra Hamás y demás organizaciones terroristas de Gaza, pero además una guerra real y antigua contra muchos otros enemigos, que no puede ser declarada oficialmente pero que es mayor en volumen que luchar contra cincuenta o cien mil terroristas rodeados por nuestro ejército dentro de Gaza. Nos referimos a Hezbollah, hutíes, otros tentáculos del terrorismo de Irán, y en forma más indirecta el antisemitismo de muchos otros países (sus pueblos y/o gobiernos).

Si analizamos el armamento que utiliza nuestro enemigo en este conflicto, veremos:

      • Armas clásicas, en parte “caseras” o “artesanales”, lo que no las hace menos mortíferas. Hablamos de fusiles, metralletas, pistolas, bazookas, explosivos de diversas formas y volumen, y proyectiles de distancia.

      • Gracias a la generosidad del gobierno iraní, aparecen también proyectiles de distancia más perfectos, más sofisticados, más certeros y peligrosos, como también los drones, tanto voladores como marinos, pero muy efectivos al explotar en tierras israelíes.

      • Pero las armas más mortíferas, las que más daño nos hacen y que nuestro gobierno aún no ha aprendido a contrarrestar, son las que nos enseñaron cuando teníamos dieciséis años y ninguna posibilidad de andar armados: usar las fuerzas del contrario y esconder nuestras debilidades.

    Podremos ganar batallas militarmente, pero nos están ganando la guerra porque explotan al máximo nuestras fuerzas y nuestras debilidades.

    Explotan nuestras fuerzas físicas porque cuanto más lucha nuestro ejército, más de nuestros soldados mueren.

    Explotan nuestras fuerzas morales reteniendo a los rehenes, vivos o muertos, porque saben el valor que damos nosotros a la vida y a los cuerpos de los caídos, mientras ellos le dan valor CERO.

    Explotan nuestras debilidades. Se ríen de nosotros y de nuestros códigos éticos y morales, y esperan, porque saben que esperando nos verán caer, y ellos no tienen apuro, esperan. Exigen de nosotros la liberación de miles de asesinos porque saben que por nuestros valores morales diremos que sí.

    Mientras tanto nosotros hacemos público ante el mundo todas nuestras debilidades:
    mostramos que estamos divididos en cuanto a los rehenes;
    mostramos que estamos divididos en política;
    mostramos que estamos divididos en religión (leyes de enrolamiento)
    mostramos que estamos divididos con nuestros aliados;
    mostramos que el antisemitismo a nivel mundial es enorme;
    mostramos que ni siquiera podemos silenciar los medios de información que nos pintarrajean con alquitrán a diario;
    mostramos que somos frágiles ante instituciones como la ONU y la Corte Penal Internacional;
    mostramos que no podemos ni siquiera contra la UNWRA;
    mostramos que no nos ayudan los ejércitos de ONU en la frontera norte (Líbano) y en la frontera sur (Sinaí), o más bien ayudan a nuestros enemigos.

    SOLUCIONES – La primera e imprescindible es la renuncia de Netanyahu y formar un gobierno de unidad nacional. Eso ya se vio que es imposible mientras gobierne el señor Benjamín Netanyahu, el principal responsable del 7 de octubre, el responsable de que existan tantos partidos formados por gente que por su culpa tuvieron que abandonar el partido Likud, el responsable de que el Likud hoy mismo no tiene una línea clara sino que hay mucha división interna y claramente a la vista como es el ejemplo del ministro Gallant, el responsable de que en la coalición de gobierno estén incluidos lo peor de la política israelí que es la extremísima ultraderecha, y que hasta quien no pudo ser ministro por veto legal debido a sus antecedentes tiene suficiente fuerza para exigir barbaridades amenazando con tirar abajo la coalición. Al tener un gobierno de unidad y sin Netanyahu, lograremos además el apoyo pleno de nuestros aliados, y sin la menor duda también habrá apoyo de muchos que hoy están en nuestra contra.

    La segunda es que la guerra sea dirigida por un comité especial de no más de tres miembros, todos con experiencia militar, pero que no dependa del gobierno político.

    La tercera es tener separado el gobierno de la acción militar, y el gobierno esté centrado en lo que tenga relación con lo que ayude a lo militar, dejando de lado la discusión de leyes que no se relacionen con la guerra, que puedan quedar relegadas para cuando haya paz, que no dividan al pueblo en momentos en que el pueblo debe estar unido.

    La cuarta depende del cumplimiento de las leyes vigentes: sin discusión porque está legislado, TODO ciudadano apto físicamente y con la edad requerida, deberá cumplir con el servicio militar obligatorio. Se deberá respetar que la ley es igual para todos en una democracia, y quien no obedece está atentando contra la democracia, para lo cual existen penas legalmente establecidas. En tiempos de guerra esta desigualdad empeora la situación.

    La quinta es eliminar todos los ministros sin cartera, nombrar un ministerio de “hasbará”, esclarecimiento y propaganda, que se encargue de pleitear contra todo medio de prensa extranjero o nacional que utilice difamación y mentiras contra nuestro país.  Es vergonzoso que el esclarecimiento lo estemos haciendo quienes desde el periodismo privado luchamos contra la propaganda negativa que hacen nuestros enemigos, lamentablemente con buenos resultados.

    Por último, no dar un solo centavo a ninguna organización perteneciente a la ONU mientras sus ejércitos en nuestras fronteras no hagan algo efectivo para protegernos, y mientras no clausuren totalmente a UNWRA y al mantenimiento de los campamentos de “refugiados palestinos” en distintos países. Eliminando el mecanismo de heredar el carácter de refugiado que solamente tienen los palestinos, quedarían unos pocos refugiados de 1948, quienes tendrían derecho a volver a vivir en Cisjordania o Gaza, bajo un gobierno que no será el de Israel. 

    Dice un refrán: El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás. Por eso debemos dar el primer paso, que es que el señor Benjamín Netanyahu renuncie ya al cargo de primer ministro, para hacer posible todo lo demás, que dicho de otra forma es volver a la normalidad.

    Mauricio Aliskevicius.

    Compartir
    15 thoughts on “Las armas letales de nuestros enemigos”
    1. https://aurora-israel.co.il/las-armas-letales-de-nuestros-enemigos/

      Todo lo que divide divide
      Todo lo que une une.

      Nethanyahu vela por el interés nacional incluso por los que dividen .

      1. No entregar Jerusalén que Dios le dio al pueblo de Israel en manos del Vaticano con el eslogan de los dos estados.

      2. Exterminar como peligro futuro a hamas

      3 liberar a los rehenes.

      Cualquier gente que no esté de acuerdo con estos principios divide.
      Y el dividir es estar en contra del interés nacional y de las mismas generaciones.

      Este artículo divide, divide divide, .en más divide no contra Nethanyahu sino contra Israel..

      Que Dios bendiga proteja fortalezca y de sabiduría a Israel y a México siempre….!!!

      1. El que no está de acuerdo con todo es Benjamin Netanyahu, no yo. Prima sus intereses personales antes que la seguridad de todo el país.

      2. Lamento no estar de acuerdo, en números redondos medio país quiere la renuncia de Netanyahu, a lo que se suma que quieran lo mismo quienes gobiernan países amigos. Lo declaran a diario. Si Netanyahu velara por el interés nacional las cosas serían muy diferentes; que no lo hace es lo que se le echa en cara.
        El tema dos estados, el día después, lo debemos discutir cuando se terminen los conflictos bélicos. Y no depende solamente de Israel, sino que lamentablemente son los países que conforman la ONU quienes deben dar la aprobación final.Incluye el status de Jerusalem, no olvidemos que existen ya viejas resoluciones que legalmente tienen validez. La diferencia entre 1947 y el día de hoy es que hoy tenemos motivos para exigir a la ONU soluciones que nos den seguridad.
        Los puntos 2 y 3 se contradicen en la práctica. Si se intenta exterminar a Hamas es muy fácil, pero peligran los rehenes, y si se pacta la liberación de los rehenes irá en favor del fortalecimiento de Hamas. Supongo que usted lo entenderá si piensa un poco.
        En cuanto a que mi artículo divide, le recuerdo que el arma que más utilizó y sigue utilizando el señor Netanyahu desde su sillón de poder es dividir para reinar. Ningún gobernante anterior usó tan fuertemente el arma de división, y eso es lo malo. Queda muy atrás los otros temas por los que se le está juzgando, la salud y la vida de Israel depende de que Netanyahu renuncie a su cargo. Fíjese simplemente qué hizo con su partido Likud, cuántos partidos se formaron por gente del Likud que no lo soportan.No es eso “dividir para reinar?”.

      1. No sé a quién usted adjudica el término de infeliz. Infeliz es TODO EL PUEBLO DE ISRAEL, hasta los judíos que no viven en él pero sufren los golpes antisemitas. Infeliz pueblo de Israel que no tiene nunca un siglo en el que se pueda decir que vivió en paz. En este momento tenemos dos guerras ante nuestras fronteras, puede decirme quién es el gobernante culpable? Quién gobernaba cuando se dejó hacer a Irán-Hizbollah-Hamas-Jihad Islámica? Quién es responsable de permitir la entrada de enormes sumas de dinero para Hamas por simple odio a la Autoridad Palestina? Quién recibió informes de que se preparaba algo gordo en Gaza y no hizo nada para evitarlo? Le comunico que hasta yo, simple civil, leía en la prensa en agosto y setiembre que en Gaza se estaba preparando algo muy importante, nuestro primer ministro no lee la prensa?
        Sume usted cuántos miembros de la Knesset son ex-Likud gracias a la personalidad de Netanyahu, que será político -en el peor de los sentidos- pero jamás estadista.

    2. https://aurora-israel.co.il/las-armas-letales-de-nuestros-enemigos/

      Todo lo que divide divide
      Todo lo que une une.

      Lucas 11:17

      Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae. 

      Depende lo que quiera Israel. Dividir para ser asolado y caer
      O unirse para levantarse y tener victoria.

      Israel que quieres?
      Muerte o victoria?

      Que Dios bendiga proteja fortalezca y de sabiduría a Israel y a México siempre….!!!

    3. Algunas de las soluciones aquí dadas, son imposible; son sueños que no se dan en ningún país, como separar la guerra del gobierno. Son sueños que rayan en pesadillas.

      1. Los sueños se convierten en pesadillas cuando en la vida real se sufre, sobre todo con la angustia de ver problemas y no ver soluciones.
        No es que no haya soluciones, es que el gobernante actual las hace iimposibles. Y nuestro país no previó una constitución o leyes que nos puedan sacar de esta situación. Por lo tanto, los sueños imposibles hay que tratar de hacerlos realidades posibles.
        Dejar al país en manos de quienes tuvieron la culpa y responsabilidad de lo que pasó el 7 de octubre y sigue pasando, es negar las palabras de Einstein y seguir haciendo siempre lo mismo creyendo que se lograrán resultados diferentes.
        Un parlamento israelí donde una mayoría no tiene experiencia de haber pasado por el servicio militar, no está en condiciones de dictar las normas de combate en una guerra como la actual. Se hizo un pequeño gabinete de guerra con ex-comandantes, y se disolvió por problemas políticos. Otro punto a favor de Jamenei.

    4. vaya «personje» se marca el rollo clamando contra la division, y la solucion que nos ofrece es quitar del medio al PM elegido por los israelis hace algo mas de un ano…..

      1. Suponiendo que usted lee mis artículos y que usted vive en Israel -que no parecería- le informo y aclaro.
        Durante meses, desde el 7 de octubre, pedí que esperemos, que no hay que cambiar de capitán en medio de la tormenta. Ya esperé suficiente, ahora es imprescindible hacerlo para que el barco no se hunda del todo.
        En cuanto a que a Netanyahu lo eligieron los israelíes, no le dan a usted los números para afirmar eso. Netanyahu tuvo que buscar entre lo peor, y prometer cosas nada buenas para el país para “comprar” los votos que le faltaban. Por eso tenemos en el gobierno los extremistas que más daño le hacen al país. Es vergonzoso ver las disputas entre ministros de este gobierno, y esas disputas son el mejor argumento para los antiisraelíes y sobre todo para Jamenei y sus socios

    5. Mucho de lo Aprendido fue gracias a Israel y a los ex soldados de Unidades Élite que firmaron empresas de Seguridad a Nivel Internacional teniendo acceso todo el Mundo.

    6. Alguna ideología puede parecer magnifica, pero aplicarla sin involucrar al Eterno YHVH, talvez sea actuar como los constructores de la torre de Babel, que buscaron su propia honra y no la del Eterno.

    7. En parte coincidimos y en parte no. Ninguna ideología demostró servir en la realidad, el problema es el ser humano y sus defectos. Las ideologías pueden parecer perfectas en teoría solamente. En cuanto a religiones me reservo mi opinión,también fueron creadas por el ser humano.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.