La verdad detrás del número de víctimas en Gaza reportadas en los medios internacionales

7 noviembre, 2023 , , , ,
Periodista de la BBC acusa a Israel de bombardear el Hospital al Al Ahli y de provocar 500 muertos cuando la explosión fue ocasionada por un fallido cohete de la Yihad Islámica Palestina y el número de fallecidos se estima en menos de 50 Foto: Captura de la pantalla de la BBC vía INSS

Por el profesor Kobi Michael

Los medios globales de comunicación comenzaron entonces a centrarse en las víctimas palestinas en la Franja de Gaza; mientras líderes y figuras públicas internacionales iniciaban una campaña de condena contra Israel hasta el punto de acusarlo de genocidio y pedir un alto el fuego, sin hacer referencia alguna a los motivos detrás de esta guerra y de las atrocidades asesinas de Hamás.

Los medios de comunicación internacionales y muchos miembros de la comunidad internacional se basan en los informes del Ministerio de Salud palestino en la Franja de Gaza, manejado por Hamás y totalmente sujeto a su autoridad y supervisión. 

Referirse a Hamás como una fuente confiable, a pesar de que es una organización terrorista bárbara y asesina, indica la profundidad del prejuicio y el odio hacia Israel y las fuertes raíces antisemitas.

No hay guerra en la que no haya daños colaterales ni heridas a civiles desarmados. 

Sin embargo, no hay ninguna guerra en la historia moderna en la que los daños colaterales sean tan limitados como en esta guerra. 

Lo que ayuda a reducirlo es la adhesión de Israel al derecho internacional y a las leyes aplicables a los conflictos armados, así como el esfuerzo supremo que realiza para reducir este daño emitiendo alertas tempranas a la población e instando a la gente a desplazarse hacia el sur, al tiempo que abre corredores humanitarios y rutas de tráfico seguras.

La confiabilidad de Hamás es cuestionable y problemática, no sólo sobre la base de la experiencia pasada sino también en general. 

Por tanto, es necesario partir del supuesto de que el número de bajas reportadas es mucho mayor que el número real. 

Además, es importante subrayar que un gran número de víctimas no son ciudadanos inocentes sino operativos de Hamás que actúan vestidos de civil y se asimilan a la población. 

Su identidad es ocultada o disfrazada incluso después de haber sido heridos o abatidos, y se les incluye en el número de víctimas civiles. 

Además, un porcentaje significativo de las víctimas son provocadas por el lanzamiento fallido de cohetes por parte de Hamás y la Yihad Islámica, como en el incidente en el hospital al Ahli. 

También hay ejecuciones de civiles que intentan huir hacia el sur y son fusilados por Hamás.

Las cifras reportadas sobre niños que sufrieron daños también son inverosímiles y exageradas. 

Se trata de una distorsión relacionada tanto con las definiciones internacionales sobre niños (hasta los 17 o 18 años, todo joven es considerado un niño) como con el hecho de que Hamás entrena a niños para el terrorismo asesino desde la edad preescolar. 

Los niños de las escuelas primarias ya participan en campamentos de verano donde reciben entrenamiento que incluye el adoctrinamiento terrorista asesino contra Israel y el uso de armas. 

A partir de entonces, Hamás recluta niños adolescentes y los utiliza como terroristas. 

Muchas de las víctimas reportadas como niños son terroristas activos de Hamás.

Además, muchos de los civiles desarmados o no implicados que murieron como resultado directo de la actividad de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lo fueron porque Hamás los utilizó como escudos humanos dentro de edificios e infraestructuras civiles tales como mezquitas, escuelas, clínicas e instalaciones de la UNRWA, que fueron todas convertidas en instalaciones militares y sitios de lanzamiento de cohetes. 

Esto sirve para presentar la narrativa del victimismo a los medios internacionales y a la comunidad internacional.

Hamás no sólo no busca evitar daños a los civiles palestinos; sino que también actúa con la intención de sacrificar deliberadamente a su gente por la propaganda y los esfuerzos mediáticos.

Una palabra más sobre el discurso distorsionado sobre la proporcionalidad, que tiene sus raíces en la inquietante ignorancia sobre la naturaleza de esta guerra y busca responsabilizar y culpar a Israel por la falta de proporcionalidad –como si pudiera haberla entre el número de víctimas en la guerra del lado palestino y el lado israelí-. 

Esto sugiere que el bien y el mal y lo correcto y lo incorrecto se miden comparando el número de víctimas.

Ignorar el esfuerzo que hace Israel utilizando capital humano y material para desarrollar sistemas que protejan a su población y salven vidas, mientras Hamás roba a su pueblo la ayuda internacional e israelí e invierte todo su capital humano y material para desarrollar medios para matar y operarlos desde dentro de la población civil en tanto que utiliza a su población como escudos humanos, es el punto de vista más distorsionado que los medios de comunicación internacionales y la comunidad internacional pueden presentar como base para culpar a Israel y promover la narrativa del victimismo palestino. 

Cuando la muerte, un valor definitorio a los ojos de Hamás y sus semejantes, logra eclipsar el valor de la vida como valor definitorio de civilizaciones racionales, existen sin duda motivos de preocupación.

Estos son precisamente los mensajes que deben presentarse con firmeza a los medios internacionales y a la comunidad internacional.

Fuente: INSS – The Institute for National Security Studies

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
15 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios