La triste historia de genética nazi que involucró a una cantante de ABBA

Esta historia se hizo popular hace, por lo menos, dos décadas. Para no olvidar otros crímenes de guerra nazis, es importante reflotarla para concientizar a aquellos que aún no la leyeron ni se enteraron.  Heinrich Himmler creó un programa de desarrollo racial ario, para agrandar la tasa de natalidad alemana y que luego se extendió […]

Foto: Wikipedia – CC BY-SA 4.0

Esta historia se hizo popular hace, por lo menos, dos décadas. Para no olvidar otros crímenes de guerra nazis, es importante reflotarla para concientizar a aquellos que aún no la leyeron ni se enteraron.  Heinrich Himmler creó un programa de desarrollo racial ario, para agrandar la tasa de natalidad alemana y que luego se extendió a países ocupados por el régimen.

Este proyecto, llamado Lebensborn, ofrecía a mujeres de los países bajos y nórdicos mantener relaciones con determinados oficiales o suboficiales nazis para “limpiar la raza” y extenderla. Esta “voluntariedad” equivalía a dejar a los recién nacidos en las guarderías del proyecto y si se arrepentían, eran quitados por la fuerza. El proyecto sufrió modificaciones a medida que se iba acercando al año 1945 y, para esa época, ya se aceptaban soldados ocupantes como “inseminadores”.

Anni-Frid Lyngstad, la morocha de ABBA, fue una de las bebés de este proyecto. Pero al haber nacido en noviembre de 1945, las oficinas de la Lebensborn ya habían sido desmanteladas y los alemanes ocupantes se habían retirado. Esto ocasionó que desde su nacimiento, su madre Synni y ella misma hayan sido víctimas del rechazo generalizado de toda la sociedad. Por tal motivo se trasladaron a Suecia a comenzar una vida nueva, pero su madre, víctima de una enfermedad renal, fallece dejándola al cuidado y crianza de su abuela.

Anny, más conocida como Frida, la cantante del cuarteto, creció creyendo que su padre, un soldado  alemán, murió ahogado. Cabe destacar que, a pesar de formar parte del proyecto de supremacía racial, su madre fue seducida por el soldado Alfred Haase, quien abandonó Noruega durante el embarazo de Synni y jamás se volvieron a ver.

Una fanática del grupo, cuyo tío llevaba el mismo nombre y apellido que Frida, se puso en contacto y le pasó los datos. A pesar de haberse encontrado con el ex sargento, e intentar llevar adelante una relación…. Frida no pudo con ello. Comentó en aquella época que quizás si se hubiera enterado de niña o de adolescente hubiera podido manejarlo de otra manera.

Los descendientes del proyecto Lebensborn se agruparon. En el 2002 llegaban a 12 mil personas que rondaban en los sesenta años de edad. Frida fue invitada a participar como miembro activo, hacer pública la historia y lograr un reconocimiento y resarcimiento gubernamental tanto de Alemania como de los países donde funcionó esta  maquinaria de perfeccionamiento ario. Luego de haber sufrido tanto desprecio, el dolor de haber abandonado junto a su familia el hogar por discriminación, luego de depresiones, búsqueda de autoconocerse y poder convivir con el peso de tamaña historia…. Anni-Frid Lyngstad, la Frida de Abba, le pidió a su secretaria que les cierre las puertas por siempre a la agrupación de sobrevivientes.

Los niños que se quedaron en Noruega, producto de la depresión y baja autoestima, no han logrado hacer nada importante de sus vidas. Por eso , aunque no los haya ayudado, valoran lo lejos y famosa que llegó a ser La Morocha de ABBA.

Compartir

#, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Mundo Judío