Vida Movahed protesta contra el uso obligatorio del velo en una calle de Teherán Foto: Nazilai Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0

El velo es un omnipresente símbolo de la República Islámica fundada por el ayatolá Ruhollah Khomeiní en 1979 y para muchas iraníes representa la forma visible de la discriminación que sufren, que va mucho más allá de tener que cubrirse la cabeza.

Esta lucha se libra de manera cotidiana en las calles, autobuses o tiendas, sin aspavientos ni eslóganes: muchas mujeres sencillamente han dejado de cubrirse la cabeza con un trozo de tela.

Un gesto en apariencia baladí, pero que puede ser castigado con la cárcel.

DISCRIMINACIÓN DE LA MUJER

«No pienso ponerme el velo», dice Mana, una de las muchas iraníes que han optado por prescindir de esta prenda desde la muerte en septiembre de Mahsa Amini bajo custodia policial tras ser detenida por precisamente no llevarla bien puesta.

La muerte de la joven kurda de 22 años desató las mayores protestas en décadas contra la República Islámica, protagonizadas por jóvenes al grito de «mujer, vida libertad», que casi han desaparecido tras una represión que ha causado casi 500 muertos y en las que han sido ahorcados cuatro manifestantes.

Las protestas han desaparecido, pero muchas mujeres continúan su lucha dejando al aire sus melenas, en ocasiones en llamativos azul eléctrico, morado o rosa, en un gesto de desobediencia ante unas leyes que consideran injustas.

«Estas normas son inaceptables para mí», explica Mana, vecina de Teherán de 40 años, que se siente atrapada en una sociedad tradicional en la que muchos aspiran a una «modernidad» que no acaba de llegar.

Esas normas incluyen la obligatoriedad de velo desde los nueve años y el uso de ropas amplias que escondan las curvas del cuerpo, ley que data de 1983 y que aplicaba la temida Policía de la Moral, ahora supuestamente disuelta.

Pero el velo es solo la punta del iceberg del machismo que sufren las mujeres en la República Islámica de Irán, donde a pesar de la discriminación trabajan y estudian más féminas que en otros países de la región.

Así, las iraníes necesitan el permiso del marido para tener pasaporte, trabajar o estudiar, de acuerdo con el Código Civil del país.

Además, las mujeres no pueden ser jueces, no se les permite cantar en público en presencia de hombres, acudir a partidos de fútbol o incluso conducir motocicletas.

«Si una mujer va de pasajera con un hombre conduciendo la moto está bien. Pero si se desplaza 25 centímetros adelante (hasta la posición del conductor) entonces es algo terrible», explicó la motorista Maryam Talaí, que rompe moldes a lomos de una moto a 160 kilómetros por hora.

ENEMISTAD A LA REPÚBLICA ISLÁMICA

Los actos de desobediencia civil de las mujeres se están multiplicando en los últimos meses y están surgiendo voces que reclaman la imposición de las leyes del velo.

«Quitarse el velo equivale a mostrar enemistad a la República Islámica y sus valores. Las personas que comenten este acto anormal deben ser castigadas», dijo el jefe del Poder Judicial iraní, Gholamhosein Mohseni Ejei.

Días antes, el jefe de Policía del país persa, Ahmad Reza Radan, subrayó que era necesario que una «organización fuerte» imponga el uso del velo.

El conservador ayatollah Ahmad Alamolhoda ha ido más lejos y ha llamado a los ciudadanos a que impongan ellos mismos las leyes del hijab ante la aparente imposibilidad de las autoridades para lograr que las mujeres se cubran.

De momento no se está forzando a las mujeres a cubrirse la cabeza, pero en las últimas semanas se están dando pasos en este sentido.

Las autoridades han cerrado dos farmacias recientemente, en Teherán y en la norteña Amol, porque sus empleadas no vestían un velo y en varias universidades han recordado a las alumnas que se tienen que cubrir.

Pero por ahora muchas mujeres continúan ignorando el velo, prenda que Khomeiní definió como la «bandera de la Revolución». EFE

Compartir
One thought on “La revolución de las iraníes contra el velo”
  1. Dónde están las feministas de occidente tan combativas ellas por causas muchísimo menores que las de las valentes mujeres iraníes?
    Las mujeres iraníes están enfrentando solas a uno de los regímenes más brutales y violentos de los últimos tiempos porque sus congéneres occidentales las han abandonado.
    Lógicamente tienen temas mucho más importantes que atender cómo el Me too, BLM,
    los derechos LGTB y no se cuantas pavadas más .
    A ponerse los pantalones niñas, que esto no es para chiquilinas malcriadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.