15 enero, 2021

La reunión de un funcionario israelí con el rey Hassan II de Marruecos en 1993

De 1992 a 1994, me desempeñé como asesor político del fallecido primer ministro israelí y ministro de Defensa, Yitzhak Rabin. En esas funciones, Rabin me envió para informar al rey de Marruecos, Hassan II, sobre las posiciones de Israel en las conversaciones de paz de 1993 con el líder de la OLP, Yasser Arafat, después […]

El rey Hassan II reunido con Yitzhak Rabin y el diputado Rafi Elul en Casablanca, Marruecos el 30 de octubre de 1994 Foto: GPO/Yaacov Sa’ar ôâéùú øàù äîîùìä éöç÷ øáéï òí îìê îøå÷å çñï äùðé (îùîàì) áàøîåï äîìåëä á÷æáìð÷ä, îøå÷å. îéîéï, ç»ë øôé àìåì.

De 1992 a 1994, me desempeñé como asesor político del fallecido primer ministro israelí y ministro de Defensa, Yitzhak Rabin. En esas funciones, Rabin me envió para informar al rey de Marruecos, Hassan II, sobre las posiciones de Israel en las conversaciones de paz de 1993 con el líder de la OLP, Yasser Arafat, después de una amarga crisis por las responsabilidades de seguridad en los territorios de Judea, Samaria y Gaza.

En vista de la reanudación de las relaciones entre Israel y Marruecos, es importante recordar el encuentro de 1993 con el Rey y tomar nota de su actitud hacia Arafat y la cuestión palestina. Lo siguiente aparece en el libro Between Rabin and Arafat, publicado por el Jerusalem Center for Public Affairs en 2016.

El 15 de diciembre de 1993, mientras el Primer Ministro y Ministro de Defensa Yitzhak Rabin estaba de gira en Gaza, el Secretario Militar Danny Yatom me llamó desde el frente y me informó que se suponía que viajaría al día siguiente con el miembro de la Knesset Rafi Edry a Marruecos – y posiblemente a Túnez, para conseguir el apoyo del Rey de Marruecos y del Presidente de Túnez a la posición israelí en las negociaciones con la OLP.

El encuentro con el rey Hassan II de Marruecos tuvo lugar el 18 de diciembre de 1993 en su palacio de Rabat. El Rey nos recibió cordialmente en su gran salón y la conversación duró aproximadamente una hora, es decir, 20 minutos más allá del tiempo asignado. A la reunión también asistieron el general Qadiri y el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Abd al-Latif Filali. La conversación fluyó, principalmente en francés y un poco de árabe.

El diputado Edry abrió dando al Rey la bendición del Primer Ministro y explicó que nos habían enviado para actualizar a Su Majestad sobre los últimos avances en las negociaciones con la OLP. Señaló que el Primer Ministro informa periódicamente a los líderes mundiales, especialmente al presidente Clinton, al presidente Mubarak, al presidente Mitterrand y a él.

El rey Hassan II dijo: “Primero, déjame decirte todo lo que sé. Me reuní ayer (17 de diciembre de 1993) con Mahmoud Abbas y le dije que mañana me reuniría con el diputado Edri y el Dr. Neriah. Abbas expresó cálidas palabras sobre Neriah y dijo que era un interlocutor serio. En verdad, los palestinos están frustrados con las posiciones de Arafat. Mahmoud Abbas me dijo:

Los israelíes tienen razón y nosotros nos equivocamos. Arafat intenta hablar desde una posición que sostiene que este es un «Estado palestino», mientras que nosotros, sus allegados, le decimos explícitamente que esto es solo una fase de transición. El principal problema, que yo sepa, son los cruces, y en este asunto se podría decir que los israelíes tienen razón. Quien controla los cruces controla la seguridad. Quien entra por un cruce, es como si cruzara en Tel Aviv.

El rey dijo que Mahmoud Abbas le había dicho que se había mantenido al margen durante algún tiempo, y que le había dicho a Arafat que estaría dispuesto a ir a Oslo a negociar con los israelíes, solo si Arafat le daba plena autoridad. El Rey relató que un día antes, Mahmoud Abbas le dijo que había recibido permiso de Arafat, y le pidió al Rey un avión especial para su misión.

“Acepté darle un avión hasta Frankfurt o París”, nos dijo el rey Hassan. “Quiero ayudar a los palestinos, pero no quiero adoptar una posición negociadora. … Veremos que pasa. Arafat es un tirano para todos y no permite ningún progreso. Parece que el hombre se convirtió en un megalómano con un trastorno mental severo. Grita todo el tiempo. Aliena a todos sus leales. Hanan Ashrawi, Faisal Husseini, Haidar ’Abd al-Shafi y Mahmoud Abbas. Ahora está rodeado de jóvenes que no son un contrapeso a sus puntos de vista.

Mahmoud Abbas me dijo que la esposa de Arafat, Suha, emplea al empresario saudí Adnan Khashoggi y a una personalidad económica israelí como asesores económicos. ¿Cómo se puede hacer esto cuando los estadounidenses han emitido una advertencia sobre Khashoggi y han exigido que se ponga fin a cualquier contacto con él? Mahmoud Abbas me dijo que si Suha quería hacer negocios, no debería ocuparse de los asuntos económicos de los territorios. Arafat la apoya y afirma que es responsable de los problemas económicos.

El Rey dijo que el desacuerdo entre la OLP e Israel se basaba en una mala interpretación del Acuerdo de Principios: una interpretación de una persona y no de la OLP, y por lo tanto la referencia a Arafat debería separarse de la referencia a la OLP y no debemos confundirla».

El Rey pidió nuestra opinión al respecto. Expliqué extensamente nuestra posición, el intento de Arafat de ignorar los acuerdos de Oslo, nuestra preocupación por la seguridad y nuestro enfoque fundamental, que es completamente diferente con respecto a la seguridad externa. Le dije que si Arafat hubiera aceptado nuestra posición, las otras cosas habrían sido fáciles de resolver. Arafat está tratando de establecer un Estado palestino, y ya le hemos dicho que esto está actualmente fuera de discusión. La frontera con Jordania y las líneas con Egipto deben estar de acuerdo con la DOP (Declaración de Principios) de la que tenemos la responsabilidad, así como la responsabilidad de los cruces.

Estamos preparados para compromisos que permitirán una fusión para mantener la dignidad palestina y satisfacer las demandas de Israel, pero no a expensas de la seguridad del Estado. He extendido los reclamos y posiciones de Arafat en el área de Jericó. Le conté al Rey sobre las conversaciones que tuve con Arafat en Túnez y le informé que Arafat se presentaba a sí mismo como vicepresidente de la Conferencia Islámica.

El Rey desestimó el estatus de Arafat en la Conferencia Islámica y relató que aconsejó a Mahmoud Abbas que no entrara en el tema de Jerusalén. Este debe ser el último tema de las negociaciones y debe resolverse teniendo en cuenta los sentimientos de ambas partes y no solo una decisión política. El Rey estaba enojado por la declaración de Arafat de que Jerusalén sería la capital palestina e israelí al mismo tiempo. Dijo que se volvió contra Mahmoud: “¿Por qué te estás apropiando de Jerusalén? ¿Y los países islámicos del mundo? El asunto de Jerusalén debe estar dentro del consenso de toda la nación islámica».

Le dejé en claro al rey que si Arafat no “bajaba del árbol” respecto a seguridad externa, era dudoso que el primer ministro Rabin aceptara un compromiso y los palestinos podrían nuevamente perder el tren. Cuando dije que Yasser Arafat quería que pusiéramos una fuerza internacional en la frontera, el Rey respondió: “¿Qué diablos? La ONU me pidió que colocara tropas en el Sahara, y me negué enérgicamente. Esa es mi seguridad. Me está confiado a mí, no a las Naciones Unidas». El Rey señaló que yo gozaba de la confianza de los palestinos y que él también me comprendía.

El rey preguntó por qué su homólogo, el rey Hussein de Jordania, no está de acuerdo con un tratado de paz con Israel [se firmó un tratado en octubre de 1994] y cuáles son las posibilidades de la reunión planificada entre el presidente Clinton y el presidente sirio Hafez al-Assad. Le respondí que el rey Hussein dudaba porque temía a Siria y su situación interna era problemática. En cuanto a Siria, estamos a la espera de la reunión de Ginebra. Si Clinton regresa con el compromiso de Assad con la paz como la entendemos, es decir, fronteras abiertas, relaciones diplomáticas, etc., entonces el primer ministro Rabin tendrá que hacer una evaluación general de la situación y enfrentar decisiones que no tengo claras.

Finalmente, el Rey trató de transmitir al Primer Ministro los siguientes mensajes:

  1. Arafat debe ser separado de la OLP.
  2. La reunión entre Rabin y Arafat no debería celebrarse en la fecha prevista. Dejen que la materia hierva a fuego lento y creen presión sobre Arafat sin romper los platos.
  3. El rey Hassan está dispuesto a enviar un mensajero a Arafat para que «hale sus orejas”, si así lo deseamos.
  4. El Rey apoya plenamente nuestra posición.

Al final de la reunión, fuimos a la casa del general Qadriri, donde nos dijeron que teníamos prevista una reunión con Abu Marwan, el representante de la OLP en Marruecos. No pudimos decir que no.

Mientras esperamos a Abu Marwan, ¿quién entra? ¡Mahmoud Abbas! Nuestra conversación tuvo lugar sin el general Qadiri, probablemente de acuerdo con las instrucciones del rey. Al parecer, trató de establecer contacto directo entre nosotros y los representantes de la OLP, sin ninguna mediación de su parte.

Mahmoud Abbas dijo que no iría a Oslo, a pesar de que el Rey le había puesto un avión a su disposición, porque no recibió el mandato que le había pedido a Arafat y también porque se enteró de que el canciller Shimon Peres había cancelado su viaje a Oslo. Prefirió quedarse en Marruecos hasta el 21 de diciembre, pero Abu Alaa, Yasser ‘Abd Rabbo y Nabil Shaath partieron hacia Oslo. En su opinión, no se debe esperar un gran avance en Oslo porque no ha habido cambios en las actitudes, por lo que equivaldrá a «mantenerse a flote sin hacer avances».

Aproveché la oportunidad y le pregunté cómo ve las cosas. Mahmoud Abbas dijo que Arafat se equivocó al interpretar la Declaración de Principios y que no tenía ninguna duda de que la seguridad externa estaba bajo el control de Israel. En cuanto a los cruces, estos son arreglos abiertos a la coordinación. “Está claro que quienes entren en los cruces podrán llegar a Tel Aviv y Jerusalén. Se trata de su seguridad, ya que se trata de la nuestra”, dijo Mahmoud Abbas.

Dije que si Arafat estuviera de acuerdo con la cuestión de la seguridad externa, habría descubierto cuán dispuestos estábamos a llegar a una solución que mantuviera la dignidad palestina y satisficiera las necesidades de seguridad de Israel. Abbas dijo que el principal problema eran los cruces. Dijo que debía encontrarse una solución que protegiera la dignidad de los palestinos para que pudieran recibir a sus hermanos palestinos del exterior. Dijo que, por supuesto, Israel tendría el veto sobre quién entrara, y esto podría hacerse de una manera encubierta u otra, pero la última palabra debe otorgar a Israel el derecho de palabra sobre seguridad. «No nos engañemos. No hemos firmado por un Estado palestino sino por el autogobierno durante un período de transición, y en dos años, como máximo, discutiremos el estatus final. Se puede decidir que si las cosas funcionan bien, volveremos a discutir los problemas de seguridad en otros seis a nueve meses».

Sentí que la conversación había sido amistosa y fluida, y mencioné de nuevo el difícil encuentro entre Arafat y Rabin en El Cairo. Repetí la posición del Primer Ministro y pregunté qué se había acordado en Oslo sobre la cuestión del área de Jericó.

Mahmoud Abbas respondió sin eludir: “Sobre el tema del ‘Área de Jericó’, acordamos que se debe encontrar un compromiso entre su percepción y nuestra posición (‘Distrito de Jericó’) porque entendimos que allí hay problemas de comunidades, tierra, seguridad, etc. “No son los kilómetros cuadrados lo que importa, sino que es importante que parezca más de lo que otorgó. Después de la transferencia temprana de poderes, podemos expandir los poderes de nuestro gobierno al resto de la Ribera Occidental [Cisjordania] de todos modos».

Le pregunté si alguna vez había oído hablar del concepto de Arafat de «desde el puente Damia hasta el puente Abdullah [dos puntos de cruce en el río Jordán]», con una «ventana» al Mar Muerto y el Monasterio Qarantal en el Monte de la Tentación en el oeste. Mahmoud Abbas desestimó el asunto: la propuesta nunca existió. Pregunté sobre la carretera Jerusalén-Jericó: ¿surgió el problema? Mi interlocutor respondió que nunca existió tal cosa. Tal vez se dijo en una conversación con el adjunto de Shimon Peres, Uri Savir, pero lo que cuenta es lo que está escrito. Incluso sobre el tema de los asentamientos, no hablaron mucho al respecto.

Le pregunté cómo pensaba que se podría salvar la brecha y Abu Mazen [Mahumoud Abbas] respondió que no creía que actualmente se esté invirtiendo en el esfuerzo en las conversaciones de Oslo. Dijo que Abu Alaa (que está familiarizado con el acuerdo y piensa como él) debería reunirse con uno de nosotros («uno a uno») a puerta cerrada durante dos o tres días, y luego no hay duda de que una solución se encontrarán para los cruces, y eso es lo principal. La reunión se puede organizar en Marruecos o en cualquier otro lugar, lejos de los focos de la prensa.

Él mismo actuará entre bastidores y ayudará, y solo entonces será correcto recurrir a Arafat. Expresó su opinión de que no era una buena idea iniciar otra reunión entre Rabin y Arafat mientras tanto. Desde su encuentro, se ha creado una situación cómoda porque, bajo la apariencia de una crisis, y al cabo de un tiempo, se podrá decir: “Esto es lo que queríamos”.

Sobre el tema de los prisioneros y deportados, Mahmoud Abbas dijo que Israel debe ayudar a crear un buen ambiente. Si libera a 100 prisioneros cada semana, esto contribuirá en gran medida a la confianza mutua y a una atmósfera general confortable no relacionada con las negociaciones.

Antes de separarnos, le prometí que tan pronto como regresara, informaría de la reunión con él al Primer Ministro. Si decide que sí, seguramente será posible volver a disfrutar de la cálida hospitalidad del Rey de Marruecos. Nos despedimos amigablemente con la promesa de que me pondría en contacto con él en uno o dos días.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

El Coronel (retirado) Dr. Jacques Neriah, analista especial para Oriente Medio en el Jerusalem Center for Public Affairs, fue anteriormente Asesor de Política Exterior del Primer Ministro Yitzhak Rabin y Subdirector de Evaluación de la Inteligencia Militar Israelí.

Compartir

#, #, #, #, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa