1 junio, 2020

La responsabilidad del gobierno se está poniendo a prueba en la era del coronavirus

Las medidas de distanciamiento social han tenido un gran impacto en la conducta de los parlamentos y los políticos que ahora pronuncian discursos en salas vacías y sin desafíos por parte de periodistas. La nueva construcción social que se está formando entre los gobiernos y las poblaciones en la era del coronavirus está probando la […]

Gantz y Netanyahu en la Kneset. Foto: Reuters

Las medidas de distanciamiento social han tenido un gran impacto en la conducta de los parlamentos y los políticos que ahora pronuncian discursos en salas vacías y sin desafíos por parte de periodistas. La nueva construcción social que se está formando entre los gobiernos y las poblaciones en la era del coronavirus está probando la responsabilidad y la transparencia del gobierno.

El cierre de The Canadian Jewish News y el rescate de última hora de The Jewish Chronicle, el periódico judío más antiguo del mundo, muestran cómo el coronavirus está afectando abrupta y severamente los medios. Este problema es multidimensional y su impacto va más allá de las consideraciones económicas.

El periodismo serio, que ya lucha por años para sobrevivir en la era de internet, se enfrenta a un nuevo obstáculo. Los subsidios del gobierno para salvar la prensa podrían proporcionarle un alivio temporal, pero debilitarán su misión de vigilancia.

Las noticias falsas, por el contrario, siguen ganando terreno. Es fácil y barato difundir historias en línea a través de las redes sociales. Ahora que las personas pasan mucho más tiempo en casa, están usando sus computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes incluso más ampliamente de lo habitual y están consumiendo y redistribuyendo con entusiasmo rumores y mentiras. La incertidumbre rige el día, y los buenos periodistas caminan entre la supervivencia tanto física como económica y una rutina laboral que se ha visto gravemente perturbada mientras intentan cubrir la pandemia.

Un aumento en la discriminación y el odio ha sido claramente visible en línea en las últimas semanas, con mensajes antisemitas que se propagan con la velocidad del virus. El odio a los judíos, como individuos y como entidad colectiva, se está difundiendo en forma de teorías de conspiración sobre los orígenes de la crisis y los beneficios que supuestamente genera. La violencia física y el discurso de odio en línea están ocurriendo en conjunto, un desarrollo que debería alarmar a la comunidad internacional.

¿Cómo debería abordarse este problema en la era del coronavirus? Una respuesta típica en circunstancias más normales sería la colaboración entre Estados, agencias y comunidades judías y las discusiones en los comités de los grupos de trabajo relevantes del Parlamento Europeo. Pero la nueva dependencia del correo electrónico y las campañas digitales, así como el reemplazo de las reuniones presenciales por virtuales, cambian estas dinámicas.

La preocupación sobre cómo manejar el rápido aumento del discurso de odio antisemita relacionado con el coronavirus y la violencia reside en el debate más amplio sobre cómo las democracias están haciendo frente a la pandemia. El coronavirus está influyendo dramáticamente en el modus operandi de los países y sociedades occidentales. En vista de la necesidad de practicar medidas de distanciamiento social, los debates parlamentarios rara vez tienen lugar y los políticos pronuncian discursos en salas vacías, libres de periodistas que de otro modo podrían hacerles preguntas difíciles.

La rendición de cuentas y la transparencia están siendo probadas. La adquisición de bienes y servicios para el manejo de enfermedades puede caer en prácticas corruptas, y el Consejo de Europa ha publicado pautas para prevenir riesgos.

Los parlamentos están intensificando el impulso para emplear configuraciones virtuales. Aunque esto depende del marco legal de cada país y plantea preguntas sobre la eficiencia, algunos países, incluidos Australia y el Reino Unido, están decididos a proceder en línea. La ciberseguridad es una preocupación crítica, especialmente cuando los representantes tienen que votar.

Considere, por ejemplo, el Parlamento Europeo, cuyos miembros reciben formularios de votación electrónicos en sus direcciones de correo electrónico oficiales durante las sesiones remotas para completar y devolver con las firmas. La oportunidad para el caos que implica esta estructura seguramente despertará el apetito de los hackers.

Además, los ciudadanos tienen menos oportunidades para protestar. Una manifestación reciente en Tel Aviv, en la que los participantes se mantuvieron a dos metros de distancia, fue un caso reciente poco frecuente. Por supuesto, las personas pueden expresar sus puntos de vista abiertamente en las redes sociales. Sin embargo, el uso de teléfonos inteligentes para rastrear pacientes y personas en cuarentena durante la crisis está causando inquietud por el uso de datos personales por parte del gobierno.

La nostalgia por la era previa al coronavirus no lleva a ninguna parte. Las democracias deben responder a los desafíos sin precedentes mejorando los instrumentos digitales para generar confianza pública. Como todavía no se ha encontrado una vacuna, la demora pondrá en peligro los valores liberales.

La creatividad tecnológica y el aprendizaje continuo pueden allanar el camino para una participación democrática activa, más inclusión y crowdsourcing. Las oportunidades dejarán de lado los riesgos, en caso de que los encargados de la toma de decisiones y las políticas inviertan tiempo en un proceso participativo en línea, que incluye sesiones de preguntas y respuestas.

En la lucha contra el antisemitismo, un elemento tóxico para la democracia, tanto dentro como fuera de línea, la educación inteligente debe agregarse al arsenal.

Este es un período de prueba para los países occidentales, y el nuevo contrato social que se está construyendo entre gobiernos y ciudadanos se desarrollará en gran medida en internet. El éxito del ajuste de esos gobiernos a esta nueva realidad podría determinar su destino.

Fuente: Begin-Sadat de Asuntos Estratégicos-BESA


El Dr. George N. Tzogopoulos es investigador asociado y profesor del Centro BESA, en el Instituto Europeo de Niza y en la Universidad Democritus de Tracia.

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Todas las noticias

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios