La razón de la sinrazón

26 enero, 2023 , ,
Mahmud Abbás - Foto: Wikimedia Commons

Mauricio Aliskevicius.

En el dábamos una solución sumamente sencilla al largo y famoso “problema palestino” (https://aurora-israel.co.il/con-amigos-asi-no-hacen-falta-enemigos/), queremos poner a disposición del lector la opinión de un palestino real, un árabe musulmán, que vive en donde debería haber un país palestino.

Su nombre es Bassem Eid, nacido en Jerusalén Este el 5 de febrero de 1958, y vive actualmente en la ciudad de Jericó. Es un activista palestino por los derechos humanos, además de analista político. Extractamos algunos puntos de su artículo en la publicación “El Medio”:

“Mahmud Abbás, dictador perpetuo, es el verdadero ocupante del pueblo palestino”

 “Es hora de que la nación palestina llegue a un nuevo acuerdo con Israel y la comunidad internacional, aboliendo el régimen dictatorial de Abbás y la OLP y concediendo en su lugar a nuestro pueblo lo que realmente merece: paz con dignidad junto a nuestro vecino, el Estado judío de Israel”

Agrega más adelante:

“…asombroso decimonoveno año del interminable mandato presidencial de cuatro años de Mahmud Abbas…”

“…régimen cleptocrático…”

“La Autoridad Palestina gobierna de forma autoritaria, incurre en actos de represión contra periodistas y activistas que presentan opiniones críticas sobre su gestión”.

“¿Cómo caímos millones de palestinos bajo el control de este tirano y cómo podemos recuperar nuestra libertad?”

“En 1993, el Gobierno israelí, en busca de la paz, entregó el control de los residentes palestinos en Gaza y la Margen Occidental a la Organización para la Liberación de Palestina, notorio grupo terrorista responsable del asesinato de atletas olímpicos israelíes y de escolares, así como del secuestro de cruceros y aviones. A Isaac Rabin y Simón Peres, israelíes bienintencionados pero ilusos, que compartieron el Premio Nobel de la Paz de 1994 con el cerebro del terror de la OLP, Yasser Arafat, cabría repetirles aquella reprimenda de Winston Churchill a Neville Chamberlain: Se le dio a elegir entre la guerra y el deshonor: eligió el deshonor y tendrá la guerra.”

Después de mencionar varios intentos de paz, con generosas ofertas israelíes que fueron respondidas con guerra y atentados terroristas, termina la descripción en el periódico diciendo:

“Lo que queda del gobierno civil de la AP (Administración Palestina) en la Margen es una dictadura absoluta bajo el control exclusivo de Abbás, que cuenta 87 años.”

“En 2008 Mahmud Abbas rechazó una tercera oferta de paz por la que Israel renunciaba al control de la Ciudad Vieja, donde se encuentra el lugar más sagrado para la fe judía, el Monte del Templo. Bajo su mandato, la educación pública y los medios de comunicación palestinos han normalizado totalmente e incluso están saturados de antisemitismo, a menudo con llamamientos explícitos a la violencia contra los judíos. Las declaraciones y discursos públicos de Abbás hacen recaer toda la responsabilidad de la paz en Israel…”

“… Abbás es el verdadero ocupante de nuestras ciudades y de nuestra patria, no nuestro futuro socio, Israel, que siempre ha tenido una mayoría a favor de la paz, ni Benjamín Netanyahu, un dirigente que ha apoyado explícitamente la idea de un Estado palestino siempre que Israel mantenga los controles de seguridad necesarios.”

“Abbás no nos ha ofrecido ni democracia ni independencia, pero seguimos siendo un pueblo libre. Es hora de que la nación palestina llegue a un nuevo acuerdo con Israel y la comunidad internacional, aboliendo el régimen dictatorial de Abbás y la OLP y concediendo en su lugar a nuestro pueblo lo que realmente merece: paz con dignidad junto a nuestro vecino, el Estado judío de Israel.”

Como podemos ver, este señor no dice una sola palabra de Gaza y el Hamás. Debemos suponer que no lo soslaya para no tocar a Hamás que es peor aún que Mahmud Abbás, sino porque evidentemente los palestinos de Cisjordania quieren separar sus problemas de lo que sucede en Gaza.

Además, así como piensa este palestino, y seguramente la amplia mayoría, nuestro proyecto de que el rey jordano tome en sus manos la Cisjordania y haga un tipo de federación, provincia, o como se quiera con Jordania, pero gobernando él con su ejército, policía, sistema legal, etc., les daría un mejor país a los habitantes de Cisjordania, la paz que anhelan, prosperidad. Y se acabaría el demasiado largo “problema palestino” que vive gracias a las donaciones de países europeos y Estados Unidos.

Jordania puede, falta su voluntad, y sin duda que recibirían ayuda tanto económica como tecnológica de muchos países incluído Israel.

                                                                                                                                                         

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios